Tu primer cumpleaños

Por más vueltas que le he dado en la cabeza a este post, no he podido evitar de ninguna manera que me saliera un pastelón. Pero es que pensar en ti despierta en mí tal grado de ternura que cualquier otro tono nada tendría que ver con lo que realmente siento… Unas dosis “diabéticas” de mimos y empalagosismo supino. Sigue leyendo