“Mentir está muy feo” Vs “El espíritu de la Navidad”

Jamás he tolerado la mentira. Es algo que odio desde lo más profundo de mi ser. Creo que es un valor que me esfuerzo mucho en inculcar a Mayor, y que por otro lado, mis padres se esforzaron mucho en transmitirme a mí. “Pase lo que pase, la verdad siempre vaya por delante. Asume las consecuencias de tus actos, y no mientas”.

Y sin embargo… Desde que empiezan a tener un poco de uso de razón empezamos a mentirles. No es que sea una madre deshumanizada… Claro que creo en la magia y en la inocencia de los niños y las niñas. En la ilusión. Claro que creo. Pero, es una paradoja, ¿no os parece? Sigue leyendo

El día que perdieron la inocencia

Hoy por fin ha llovido. Hemos abierto la ventana al despertar y un gran manto de agua emborronaba el cerezo que alegremente me da los buenos días cada mañana. Me he acercado con una sonrisa a su cama. Siempre es agradable ver cómo duermen, cómo descansa ese cuerpo tan acostumbrado a una actividad frenética, incansables, inquietos y hambrientos de aprendizaje. Sigue leyendo

¿Te arrepientes de tu vida?

Cuando alguien te dice un buen día de buenas a primeras que su vida, y por ende, la tuya, ha sido un error desde el principio, que no debería haber existido, que no debería haberse producido, duele, duele mucho. Da rabia, mucha rabia y después piensas, reflexionas y te das cuenta de que en realidad no vale la pena pensar más en eso. Pero hasta que llegas a ese pensamiento y aterrizas de nuevo en tu realidad, la racional, esa de la que no deberíamos apartarnos jamás, son muchas las cosas que transitan por tus pensamientos.
Sigue leyendo

Beso, verdad o atrevimiento…

verdadd¿Quién no ha jugado en la niñez a este juego alguna vez? Por unos momentos me traslado al ayer y ¿qué veo? A una niña más bien pequeña, esmirriada (quién lo diría, ¿Eh?), gritona y alegre que se decantaba siempre por la verdad… no vaya a ser que eligiendo atrevimiento luego me tenga que arrepentir… A ver si me van a mandar una prueba de estas que te ruborizan hasta las orejas… ¡Quita, quita! El plan “B”, siempre beso. Sigue leyendo