En el saloncito con… Mujeres y madres Magazine

¿Y si os digo que hoy cumplimos los “saloncitos de plata“? ¡Qué! ¿Cómo os quedáis? ¡Veinticinco!, son nada más y nada menos las personas, mujeres, hombres, madres y padres, que han pasado por aquí. Y hoy para la ocasión me pongo de tiros largos y ¡ala! A falta de una, ¡once! Once mujeres increíbles están hoy en esta sección para contarnos algunas cosas sobre ellas. Para descubrirnos un poquito más. 😉

Una conversación de Facebook, así como si tal cosa las llevó a unirse. Ahora son además de un equipo, un grupo de amigas que han creado un punto de encuentro en el que, como ellas dicen, tú eres la protagonista. Porque si eres mujer y madre Mujeres y madres magazine es tu espacio.

En apenas dos meses de andadura superaron las cien mil visitas, y es que en este ameno magazine digital se han propuesto hacernos reír, llorar, reflexionar,… Y lo hacen como sólo ellas podrían hacerlo, con el corazón. (Ala, ahí me he gustado, ¿eh?)

Sin más, me dejo de prolegómenos, y os dejo con ellas. ¡Disfruten!

Sigue leyendo

En el saloncito con… Planeando ser padres

Hoy retomo la sección del saloncito con una mujer muy especial. Ella es Lucía. La primera persona que comencé a seguir en este alocado pero intenso mundo de la blogosfera maternal. Prácticamente desde las primeras semanas pude vivir “de cerca” con ella el embarazo de su bichilla, y sin duda me quedé enganchada a su blog. Por su frescura, su sentido del humor y porque sabe llamar a las cosas con su nombre.

¡Vamos allá! Sigue leyendo

¡NO SIN MI TETA! Porque mañana puedes ser tú

no-sin-mi-teta

Tal como digo en el título del post, mañana puedes ser tú, tu hija, tu madre, tu hermana, tu amiga… Tu mujer. Aproximadamente una de cada ocho mujeres padece cáncer de mama.

Con los avances de la medicina, cerca del 85% de las mujeres pueden superar la enfermedad. Sin embargo, aquellas que para vencer al cáncer han de pasar por una mastectomía, tendrán que esperar listas de espera de entre cinco y ocho años para que se les practique la reconstrucción del pecho extirpado. Decirlo cuesta poco, pero parémonos un momento a recapacitar, ¿Cinco, cuatro, seis años? Lo más curioso es que parece ser que no en todas las comunidades autónomas debe de ser así ¿Hay ciudadanos de primera y de segunda en este país?

París, una mujer que está viviendo en primera persona la lucha contra el cáncer, con todo lo que ello lleva implícito, psicológica y física y moralmente, alza la voz, grita y nos pide a todos, mujeres y hombres que nos unamos a su grito, porque recuerda, mañana puedes ser tú. No es el único caso que conozco, que para superar las secuelas psicológicas, las propias afectadas… (Y siempre que económicamente se lo puedan permitir), han tenido que costearse la operación de reconstrucción para no tener que vivir con la imagen de su cuerpo mutilado. Era eso o esperar las interminables listas de espera de la Seguridad Social. Es muy triste que en este país en el que se presumen ciertos derechos universales como la salud, sólo puedas ejercerlos a golpe de talonario. Porque si no te mata el cáncer, quizá te mate la depresión.

Y es por ello que hoy nos movilizamos y te instamos a que tú también lo hagas llevando el mensaje lejos. Porque ES NUESTRO DERECHO. Escribe sobre el tema, difunde el mensaje en las redes sociales ¡grita! Es tu derecho.

Sigue leyendo

Esos secretos que hay y no hay en mi bolso

2013-10-22-11-34-22_deco

Aunque ya en su día hablé de él aquí, de ese particular desastre que me caracteriza, hoy me uno de nuevo a la iniciativa de mi querida Terenya. Coincido con ella en que el bolso de una mujer dice mucho sobre nosotras y nuestra manera de ser y hacer las cosas… Aunque en mi caso es curioso… Porque cualquiera que hiciera una incursión en él pensaría que soy el desastre y el desorden personificado y más bien todo lo contrario. Soy una tocapelotas persona muy preocupada por el orden. Cada cosa tiene su sitio y su sitio está perfectamente definido. Rozo quizás la obsesión. O-D-I-O que la gente dejé cosas en mi mesa de trabajo de cualquier manera, nunca, jamás de los jamases dejo mi lugar de trabajo desordenado… Sin embargo, mi bolso es todo lo contrario, curioso ¿Verdad? Quien me conozca un poco puede dar fe de esto que digo.
Sigue leyendo