“Mentir está muy feo” Vs “El espíritu de la Navidad”

Jamás he tolerado la mentira. Es algo que odio desde lo más profundo de mi ser. Creo que es un valor que me esfuerzo mucho en inculcar a Mayor, y que por otro lado, mis padres se esforzaron mucho en transmitirme a mí. “Pase lo que pase, la verdad siempre vaya por delante. Asume las consecuencias de tus actos, y no mientas”.

Y sin embargo… Desde que empiezan a tener un poco de uso de razón empezamos a mentirles. No es que sea una madre deshumanizada… Claro que creo en la magia y en la inocencia de los niños y las niñas. En la ilusión. Claro que creo. Pero, es una paradoja, ¿no os parece?

Primero, empezamos con sus magestades los Reyes Magos, después, en muchas casas llega también Papá Noel. Nosotros que vivimos a caballo entre dos comunidades autónomas, “envidamos” cinco más, y le agreganos el Olentzero… El ratoncito Pérez o en su defecto el Hada de los dientes, y suma y sigue…

Nos esforzamos en que esa ilusión se mantenga durante muchos años, que no nos descubran “in fraganti”, hurdimos planes imposibles de cómo y de qué manera hacer para no ser descubiertos. Nos colamos a hurtadillas en sus habitaciones cual ladrones de guante blanco, escribimos cartas que jamás llegarán a destino, guardamos como oro en paño esos primeros dientes, mientras les decimos con voz categórica, “¡Mentir está muy feo!” Nos disgustamos más nosotros los padres cuando descubren la “cruel realidad”, que ellos mismos y ansiamos que ese momento no llegue jamás. También quizá, por ser sinónimo de que se hacen mayores…

wpid-wp-1419678456179.jpeg“Ama, ese no era Papá Noel. Esa barba era de mentira” “¿Cómo es que los Reyes pueden estar en tantos sitios a la vez?” “¿Cómo que igual no me pueden traer eso que he pedido? Son mágicos, tienen que poder” (Aquí tu cara de sota es ya para morirse. Tierra trágame que ha pedido un pony la criatura) “¿Y por dónde entran?” “Pues me voy a mantener toda la noche despierto para esperarles” Y del mismo modo, ves cómo tus argumentos se van enredando, entrando en continuos contrasentidos. Que donde dijiste digo, ahora dices Diego y luego dices… No sabes lo que dices. “¿¡Cómo no va a ser de verdad esa barba!? ¡Qué cosas tienes!” “Porque envían a sus pajes a todas las ciudades del mundo a hacer su papel y a recoger todas las cartas de los niños y niñas” “Uy, porque sois muchos niños, cariño, y los Reyes no son ricos… Mira tú si todos pidierais un pony…” (Lo sé, es una excusa muy cutre…) “Pues entran por la puerta. ¿Por dónde van a entrar? Son magos, no necesitan llave” “Si no te duermes no vendrán. Porque si les ves, se les acaba la magia”

En cualquiera de los casos, ¿no os parece irónico? ¿Lo habíais pensado alguna vez? Ilusión y magia versus engaño y mentiras piadosas… Y ese miedo que de alguna manera tenemos los padres y las madres de que descubran la cruda realidad. La vida, tal y como es.

¿Recordáis cómo supisteis la verdad? En mi memoria permanece así:

“No recuerdo exactamente la edad que tenía. Podría decir cuatro, cinco, pero lo cierto es que no sé a ciencia cierta con qué edad ocurrió. Sé que era bastante pequeña, eso sí lo recuerdo.

Me acosté con mucha ilusión, como todos los niños y niñas del mundo, y la impaciencia superó con creces a Morfeo. Amanecí muy temprano y de repente escuché ruidos en la cocina. Una emoción infinita me invadió. ¡Los Reyes magos estaban en la cocina de mi casa! Me levanté todo lo rápido que pude, no se fueran a marchar… Y cuando llegué, allí estaba mi madre, colocando los regalos con toda la ilusión del mundo.

No se lo esperaba. No me esperaba. Quizá en otro momento hubiera podido inventar alguna “mentirijilla”, pero lo cierto es que ambas nos sorprendimos al vernos la una a la otra.

No recuerdo traumas ni disgustos. Aunque supongo que algo de ello habría. Un hada murió en aquel momento, y una niña perdió la inocencia.

Sin embargo recuerdo aquellos momentos con mucho cariño. Recuerdo bajar a la pequeña tienda de chuches del barrio con mi madre cuando se me caían algún diente. Ilusionada. Estábamos juntas y JUNTAS, elegiríamos mi recompensa”.

Mi mayor ya tiene siete años… ¿Hasta cuándo durará la magia? ¿Cómo lo vivís en vuestras casas?

¿Habéis mandado ya vuestra carta? 😉

25 pensamientos en ““Mentir está muy feo” Vs “El espíritu de la Navidad”

  1. A ver… que llevo muuuuuchos días queriendo comentarte esta entrada.
    Te quería decir que yo conocí a una mamá que nació en una familia que no era creyente y ellos celebraban la navidad igualmente, con la variante de que desde el principio se decía a las claras que es una época de estar en familia y de hacer regalos. Ella no tenía ningún trauma y estaba firmemente decidida a seguir esa misma forma de ver la navidad con su retoño. Ellos no querían mentiras y chispúm.
    A mi me parece muy aceptable que haya personas que elijan esta opción desde el principio y con todas sus consecuencias. En mi caso… pues yo soy de las que eligen la mentirijilla, el crear la magia y la ilusión y defender a capa y espada que los Reyes Magos son magos y por eso están en chorrocientos centros comerciales a la vez y con un disfraz distinto
    Besotes

    Me gusta

  2. Acabo de descubrir tu blog a través de maternidadcontinuum, me gusta, y lo añado a mi lista 🙂
    Yo se lo pregunté directamente a mi padre y me contó que los reyes sí que existieron hace muchos años pero se murieron y dejaron encargados a los padres la misión de los regalos. Me pareció una explicación buena y no recuerdo ningún trauma. Además, dije: ¿entonces los regalos ya están en casa? ¿por qué no los abrimos ahora? jajaja, y fue la primera vez que abrimos los regalos el 5 por la noche.

    Me gusta

  3. Pingback: Mis blosg favoritos de Maternidad: Navidad 2014-2015

  4. Chica, al leerte el otro día, pensé en un comentario super molón, estilo a los tuyos, contándote que una de mis mejores amigas del colegio me lo contó en el autobús escolar y que fue llegar a casa y preguntar a mi madre, y me salió con algo parecido a tu historia.
    Pero chica, tengo las ideas congeladas, yo creo que mantener la ilusión es buena, cuando tengan 12 años y te pidan dinero para comprarse ropa o videojuegos, no será lo mismo. Esa ilusión no es mentir, somos las ayudantes de los reyes, y las que mantenemos a la familia unida.

    Me gusta

  5. Es un tema complicado, si somos sinceros ¿matamos la magia, la ilusión? Es cierto que nos contradecimos con este tema, pero a la vez los estamos ayudando a que crean en algo que aunque no ven puede ser posible. Yo también recuerdo cuando descubrí que los Reyes eran los padres, me lo callé durante un año porque los vi con tanta ilusión que me dio pena decirles que ya lo sabía. Al final nos enteramos de una forma o de otra, pero la magia pienso, sigue estando ahí. Un abrazo.

    Me gusta

  6. Qué complicado es el tema. Quizá lo hayamos hecho nosotros más difícil, con tanta mentira, tantos personajes que traen regalos y tantas tradiciones… El fondo de la historia está muy bien, peeerooo. No lo sé.
    Yo también me sentí mal y me enfadé al enterarme, me sentí tan tonta… Y me enfadé con mis padres. Pero había que seguir con el paripé por mis hermanos. Después te das cuenta de que les pasa a los demás niños y te olvidas. En fin…
    Un beso y feliz navidad 🙂

    Me gusta

  7. Jajaaja pues a todas las mentiras “piadosas” añadele no estar en España en Reyes, ni en #laisla para Father Christmas … Que si le dejamos un mapa a papá noel para que llegue a Gijón, que si los reyes de la que van a España pasan por Inglaterra ….. Locura total, difícil de sostener mucho tiempo!!!!!
    Yo no recuerdo a que edad me lo dijeron, fueron mis primas y me quitaron la ilusión de un golpe, aunque como sigo cultivando al niño que hay en mi, la recupero todos los años!!!

    Me gusta

  8. Pues si, es muy contradictorio. Intentas inculcar buenos valores y por detras vas tejiendo una tela de araña, que tarde o temprano, se rompe. No creo en la Navidad, soy atea, pero reconozco que me siento invadida por el espíritu navideño y que no seré yo quien rompa la magia ni la inocencia de mi hija.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Exacto guapa!

      Eso es justamente lo que he querido significar, y además lo vivimos de la misma forma. Justamente a eso me refería, incluso tengo que decir que me gustan estas fechas. Pero porque para mí, en mi caso particular, implican ver a mi familia, reunirme con ella, ver a los niños ilusionados… Pero una cosa, no quita la otra.

      ¡Un besote!

      Me gusta

  9. Yo recuerdo que me lo contaron en el cole y yo me enfadé porque yo defendía a mis padres…si ellos decían que los reyes magos existían, era cierto. Qué decepción cuando llegué a casa y mis padres me contaron la verdad. 😥 Se acabó la magia…sentí que me habían timado y engañado durante años. Fue mi primer trauma infantil jajajaja Y aunque me duele hacerle lo mismo a mi hijo es él quien ha introducido la tradición de Papa Noel en casa. No puedes escapar a los rituales sociales.

    Me gusta

  10. A mí me lo contó mi hermano, me disgusté un poco pero no tengo traumas ni me sentí estafada o engañada. Yo soy super sincera, no puedo callarme nada!!! Pero es una “mentira” piadosa, son unos años en los q se disfruta tanto q yo no quiero quitarles la ilusió, pero no sólo x los Reyes o Papá Noel, sino con todo en general, x eso “maquillas” ciertas realidades. Aunq no sea comparable el ejemplo, a un enfermo yo no le contaría la gravedad del asunto, x no desmoralizarle..

    Me gusta

    • Noooooo, yo tampoco tengo traumas, ni me creó malestar el saberlo. Tampoco he recriminado a mis padres nunca nada, salvo igual alguna vez de broma, en plan, “anda que… Mira que dejaros pillar” jajajajajaja, pero sin tono de reproche, para nada.

      Y sí, también estoy de acuerdo en que es una “mentira” piadosa. Como digo, yo misma me esfuerzo en que mi hijo mayor mantenga la ilusión el máximo tiempo posible. Por él, por ellos. Ya tendrán tiempo de ver y saber cómo es exactamente la raza humana… Pero no deja de ser un contrasentido, ¿no?

      No sé si consigo explicarme bien… Ains, qué impotencia, jo…

      Respecto al otro tema de comentas, yo creo que eso deberíamos dejarlo a elección de cada persona. Yo misma, siempre digo a las personas de mi entorno, que si algún día enfermo de gravedad, con alguna enfermedad fatal e irreversible, no quiero saberlo. Sin embargo, igual hay gente que prefiere saberlo. Nos empeñamos en proteger, que está muy bien, ojo, pero olvidamos que en este caso, es un derecho del enfermo el saberlo. Pero este es otro tema completamente diferente… Jejejeje

      ¡Un besazo guapa! 🙂

      Me gusta

      • Pues si, hay que contagiarles la ilusión porque tendrán tantos años para saber cómo está el mundo, que al ,menos disfruten los primeros años de vida pensando que todo es maravilloso, sin excederse, claro está!
        Lo de la enfermedad sí que es un tema complejo, pero es que debe ser tan duro que te digan una verdad dolorosa que por eso no sé si sería capaz de decir la verdad, pero bueno, espero no tener que verme en esa tesitura.. Un besazooo

        Me gusta

  11. Estoy de acuerdo. El otro día discutía con papá Sapo por ese asunto. Es que con 4 años, sapito mayor ya sabe que papá Noel no existe. Y a él le molesta que le quite la ilusión. Pero es que no puedo imaginar que un día venga otro nene, que quizás sepa que papá Noel no existe porque tiene un hermano mayor, le cuente la verdad y, entonces, él sienta que le he mentido. Supongo que el más pequeño lo sabrá desde antes. Casualmente, este mes escribí un post sobre ese tema.

    Me gusta

  12. Siento contradecirte pero quizás somos los padres los que vivimos una mentira, no los niños… Quizás nos empeñamos en que la verdad es un mundo sin ilusión, con horarios, problemas, papeleos, la cola del paro… mientras pensemos que esa es la verdad, lo será tristemente. Cuando empecemos a ver la vida con la sencillez de los niños, su fe, su curiosidad, su sonrisa con pequeños detalles… querremos tener siempre su verdad y, sobre todo, no arrebatársela antes de tiempo. ¿No lo habías pensado así tú? 😉

    Me gusta

  13. Eso mism lo hble yo con amorcin el otro dia.. Es que me parece fatal engañarlos.. Yo me entere teniend 6 años y se lo conte a todos mis amigos.. Yo me llegue a sentir que mis padres me habian tomado x tonta.. N se..
    Pd: yo tambien pdia un pony jaja

    Me gusta

  14. Ufff yo no recuerdo cuando lo descubrí pero es cierto que surtimos toda clase de engaños con nuestros hijos jajaja nosotros la ultima fue el papa vestido de rey negro para el cole..David en las fotos que era papa y yo convenciéndolo de que no porque papa no es negro y Rafa hijo confirmaba que no era papa por no ser negro claro ..a lo que David insiste que en el cole papa si era negro aunque Ahora no..😒 o sea que al final tuve que ceder y decirle que era un ayudante del rey baltasar jajajjajajaa
    Bendita inocencia

    Me gusta

  15. Yo no tengo ni idea de como lo descubrí, no lo recuerdo jaja. Imagino que eso es bueno. Mi hijo recién está descubriendo ahora la navidad así que por ahora no me he parado a pensar en esas cosas. Pero lo haré algún día y entonces revisaré archivos y post jeje.

    Me gusta

  16. Tienes razón pero yo creo que esa magia, ese despliegue de imaginación y de energía, bien lo merecen! Hace poco escribí en mi blog un artículo hablando de esto y tras darle muchas vueltas, llegué a la conclusión de que en mi casa, los Reyes existen! Un besazo

    Le gusta a 1 persona

  17. jo pues por un lado tienes toda la razón del mundo pero por otro es tan bonita, feliz y mágica la infancia que no me gustaría quitarle eso. Yo recuerdo muy feliz esos días de Navidad, de regalos, de ilusión, de magia… Veo a mis sobrinos súper emocionados y pienso que vale la pena! Me acuerdo cuando me entere ( q me lo dijo un niño en el colé… Jajajaj) fue como chocar contra la realidad no? De repente te haces mayor y ya no volvió a ser nunca mas lo mismo y menos cuando la familia ya sabe que lo sabes. Así que si puedo le mantendré esa ilusión aun que implique mentir, cuando sea mayor ya se le podrá explicar todas esas teorías no crees?
    Besotes

    Me gusta

  18. Parece que cada vez hay mas familias que se plantean estas contradicciones, y la verdad es que me parece muy positivo, siempre que no impliquen a los demás (y esto es difícil por lo que comentas de los niños que se van de la lengua), pero sobre todo que no se sientan por encima de los demás por tomar una decisión u otra, que también ocurre (y, si lo pensamos, también entra en contradicción con lo que les pedimos a los niños). Yo tengo una división interna en este tema, en general suele ganarme la razón pero en este caso el corazoncito tira bastante… menos mal que todavía no tengo que tomar ninguna decisión definitiva! Jajaja Una reflexión interesante, tienes toda la razón.

    Me gusta

  19. Lo que comentas lo he pensado muchas veces, pero no veo muchas opciones… Si les decimos la verdad les quitamos la ilusión, y por ejemplo en el cole de mi hija hay un niño que ya lo sabe y no para de meter la pata y se le escapan cosas hablando con los demás. Es un poco cuestión de integración social, aunque no nos guste demasiado…

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Está claro. Y yo soy la primera que intenta que el peque no se entere, que no me cace, que mis argumentos calen el mayor tiempo posible… Pero no dejo de pensar que por un lado le inculco algo, que por el otro yo misma no cumplo… Lógicamente todos sabemos que todo forma parte de la magia y de la ilusión, y que sería muy triste perderlo. Tiempo tendrán de darse de bruces con la realidad. Pero es un contrasentido brutal.

      Te voy a contar un secreto… Jajajajajaja, cuando yo me enteré, también me lié a “cascarlo” por ahí. A alguien le jorobé la Navidad, seguro. Vaya tela…

      ¡Un besote!

      Le gusta a 1 persona

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s