Cógeme y abrázame.

Estoy tumbada. Pegada a mi cama, en ocasiones en una silla. No puedo levantarme. Mi columna está completamente adherida. Muevo enérgicamente mis brazos, mis piernas. Necesito salir de ahí. Estoy rígida, atrapada.

Noto como mi gesto va cambiando, mi ceño se entristece. Mi mirada lo dice todo. Emito sonidos que se alejan mucho de lo que son las palabras. Me miran, pero parecen no entender mi desesperación. O tal vez sí. Pasan de largo. Ignoran mi angustia. Emiten palabras para relajarme en vano, en la distancia. No hay tacto. Rompo a llorar. No sirve de nada. Mi mirada pide auxilio y sólo puedo gritar. Me ahogo en mi llanto. Me asfixio. Mi zozobra aumenta, recorre mi cuerpo y no puedo explicar cómo me siento. Sólo puedo llorar cada vez más.

Pasa el tiempo y los gigantes caminan a mi lado. Pasan de aquí para allá, me dedican miradas cortas, les intento transmitir con mis ojos, mis manos, mis brazos, mis piernas. Me revuelvo, me sacudo. Intento levantarme, me giro, no puedo. No consigo trasladar mi cuerpo. Estoy atrapada.

Me llevan a un cuarto. Apagan la luz. Reina un silencio helador. No puedo ver nada. Tengo miedo. Necesito tenerles aquí, su tacto. Vuelvo a gritar. Siento un frío helador que recorre mi cuerpo. Sólo se escucha mi llanto rodeado de silencio. Estoy sola una vez más.

A lo lejos se abre un hilo de luz, veo el cielo abierto. Vuelvo a sonreír. Estás ahí. Pero todo era un espejismo. Tu mirada acusadora espeta “¡cierra los ojos!”. No comprendo nada. Estoy aquí porque tú me has traído. Vivo presa en un mundo al que tú me has transportado.

Durante mucho tiempo me diste abrigo, calor, caricias, susurros y alimento. Ahora me dejas en cueros ante un mundo desconocido e inmensamente grande para mí. Sólo quiero tu mano, tu tacto, tu calor. Que seas mis pies, que seas mis manos, que me muestres el mundo desde tus ojos. Que comprendas que el mejor aprendizaje es contigo. Que el mejor amor es el tuyo. Que el mayor sosiego sólo tú eres capaz de dármelo, con tu voz, dulce y calmada. Con tus susurros dulces al oído. No me grites, no reprendas mis temores, sólo intenta entender mi indefensión y ayúdame a superarlos.

gustav_klimt

Imagen: Gustav Klimt

IMG_20140917_120944

53 pensamientos en “Cógeme y abrázame.

  1. Pingback: Mis blosg favoritos de maternidad: 6-12 octubre

  2. Madre mía! Me has dejado sin palabras!! PRECIOSO! Que forma de ponerte en la piel de un bebe y exprimir sus sentimientos!! Yo ya intentaba ponerme mucho en sus lugar pero con esto me he dado cuenta que aun hay mucho por empatizar!
    De verdad, super bonito! Lo tngo como proxima lectura para el papi para ablandarle un poco más el corazón, que a veces no sabe ponerse en el lugar de la piccola!
    Que grande que eres!
    besos

    Me gusta

    • ¡Gracias preciosa! Me voy a ruborizar…

      Ya me contarás cuál es la impresión del papá cuando lo lea 😉

      Si aplicásemos la empatía más a menudo, las cosas irían mucho mejor. Nuestros hijos son completamente indefensos, nos necesitan. ¡Y es contranatura negarles esas necesidades! Y es más creo que para hacerlo habría que reprimirse. ¡Yo no soporto ver a mis hijos llorar!

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  3. Precioso! A ver si enteran ya todos esos que dicen que tener a los bebés en brazos es malcriarlos de que donde mejor puede estar un bebé es en brazos, siendo acariciado, abrazado, protegido…
    Me ha encantado el post. Lo comparto.
    Besos

    Me gusta

    • ¡Gracias Yolanda!

      Es que hay mucha gente que no ha oído hablar de la exterogestación… 😉 Desde luego no encontrarán lugar mejor que el regazo o el pecho de su madre o el abrazo y los mimos de su padre.

      Y ojo, hablamos de bebés, pero ídem con los niños más mayores. También nos necesitan, y mucho.

      ¡Un besote!

      Me gusta

    • ¡Gracias París!

      Sólo he tratado de ponerme por un momento en su piel… Tenía al niño en brazos y pensaba lo cruel que sería. Y la de gente que lo hace pensando que es educativo… ¿Educativo de qué? Sólo es cuestión de empatizar, y de no hacer a tu hijo lo que no quisieras que te hicieran a ti.

      ¡Un besote!

      Me gusta

  4. Creo que es la mejor forma de expresarlo, intentar ponernos en su lugar. Ahora me encantaría que todas y cada una de las personas que me decían que se iba a “acostumbrar” leyeran esto. Lo bueno es que en mi caso, mi propio bebé los escarmentó a todos, porque con 2 meses no quería colo (es un independiente de la vida jeje) y cada vez que alguien lo quería coger protestaba y protestaba. Y sino lo hubiera cogido me quedaría sin haberlo disfrutado…
    Comparto porque me encanta!!

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Es que no sé por qué motivo hay gente que piensa que a “los veinticinco” van a seguir pidiendo brazos… Vamos a ver, que han estado nueve meses dentro de nuestro vientre. ¡Que nuestro calor, y el de su padre es su refugio!

      Y lógicamente cada niño es un mundo y tiene su propia personalidad. Unos son más de contacto y otros menos. ¿Pero ignorar su llamada? No lo entiendo. De verdad que no.

      ¡Un besote gordo!

      Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      Es que tiene que ser feo lo que sienten cuando son ignorados. Un niño no llora por vicio, ni gusto, ni por fastidiar. Llora porque necesita algo, porque algo le inquieta, le asusta, le duele, le estresa, le… Algo le ocurre. ¿Cómo obviar esa llamada? No lo puedo comprender.

      ¡Un besote!

      Me gusta

  5. Uf es uno de los mejores posts que he leído hasta la fecha.
    Me ha transmitido angustia, ansiedad y mucha pena.
    Yo NUNCA dejo llorar a mi hija. Salvo que por algún motivo no tenga otra opción.
    Lo peor de todo es que hay gente que piensan que dejándoles llorar les hacen un bien porque si no van a ser caprichosos y consentidos.
    A mí hoy me ha dicho un familiar muy muy cercano: “¿ves? Te dije que se acostumbraría a los brazos. Ya está llorando para que la cojas, déjala que llore”
    Y a veces tienes que morderte la lengua por no mandar a la porra a todo el que te dice eso sea quien sea.
    No concibo que alguien pueda creer que eso es bueno para la educación de un niño. De verdad deberían hacérselo mirar porque creo que tienen un serio problema.
    BRAVO POR TU POST. De verdad. De lo mejor que he leído.

    Me gusta

    • ¡Gracias cielo!

      Desde luego que no se les hace ningún bien. Claro que no.

      Sé de lo que hablas. Tengo que escuchar cuchicheos muchas veces porque tengo a mi niño mucho en brazos. Porque es a lo que le estoy acostumbrando… Y lo peor es que aunque intentes convencer o exponer tus argumentos, es igual. Da lo mismo.

      Yo ya no doy explicaciones. Al que no le guste, que no mire. Pero es una pena que aún haya padres que dejen llorar a sus hijos mientras les miran pensando que les están dando una gran lección de vida. Si supieran lo errados que están…

      ¡Un besote!

      Me gusta

    • Así es. ¡Pero si dependen completamente de nosotros! Yo siempre suelo decir que para ser la especie que más arriba está de la pirámide evolutiva, somos a la vez los más dependientes, y a la vez los más desnaturalizados… En fin, menos mal que cada vez somos más conscientes de eso y estamos cambiando… ¿Porque estamos cambiando, no?

      Me gusta

    • ¡Gracias guapa!

      Pues mucha gente lo hace porque se deja influir por terceros, otros quizá por falta de información, y otros, a lo mejor, porque no se han parado nunca a pensar qué implica. Qué sienten sus hijos realmente. Quizá una mezcla de todas esas variables. No lo sé.

      ¡Un besote!

      Me gusta

  6. 👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏 Sin palabras!! Tremendo post que todo el mundo debería leer, para comprender, para empatizar, para no juzgar a quien no quiere que su hij@ se sienta tan angustiado. Me ha encantado.

    Me gusta

  7. ¡¡Precioso!! Realmente creo que es algo así lo que deben de sentir, y me parece terrorífico, escalofriante, sentir ese vacío.

    Yo también he tenido que escuchar la típica frase “¡déjalo llorar, que no le pasa nada!” ¡¡Es que yo NO QUIERO QUE LLOREN!! Me gusta ver a mis hijos reír, abrazarlos, besarlos, cogerlos en brazos, “no que se acostumbran”. ¡¡Eso es lo que quiero!! Que se acostumbren a mí!! a mis besos y abrazos, porque yo ya soy totalmente dependiente de los suyos.

    Un dato nada mas, el Dr. Estivill no puso en práctica su método con su nieto… No digo mas.

    Un besazo Vero.

    Me gusta

    • ¡Hola guapísima!

      Sí, tiene que ser horrible sentir que tu llanto causa total indiferencia, que te están escuchando y te ignoran de manera consciente. ¿Y si le hiciéramos eso a un adulto?

      Me dejas boquiabierta por un lado con el dato del Sr. Estivill, aunque por otro lado no me sorprende. ¡Quizá su hija o su hijo, lo que sea, tienen algo más de conocimiento y sentimiento que él!

      ¡Un besazo gordo!

      Me gusta

    • ¡Gracias cielo!

      ¡La verdad es que no pensé que iba a ser tan leída! ¡Y está recibiendo un montón de visitas!

      Sólo traté de empatizar un poco, intenté por un momento ponerme en el lugar de esos niños cuando lloran.

      ¡A compartir se ha dicho! 🙂

      ¡Un besazo!

      Me gusta

    • Esa es la cuestión… Que no es “aprendizaje”, es pura resignación. Quizá dejen de llorar, pero el sentimiento de soledad y falta de cariño está ahí. Nos necesitan mucho.

      Justo ayer veía en Twitter una imagen con un texto, no recuerdo de quién era la frase, en el que decía algo así como que el ser humano es el más cruel de todas las especies con sus mujeres y sus crías. ¿Y sabes una cosa? ¡Que es terroríficamente cierto!

      ¡Un besote!

      Me gusta

    • Ains… Yo me estoy tomando esta maternidad con mucha, mucha calma. Y me he dado cuenta de que antes de llegar al llanto nos lanzan muchas señales.

      Cuando esas señales no son (Co)respondidas supongo que es cuando llega el llanto.

      Con mi mayor fue todo completamente diferente. Las circunstancias, mi manera de pensar, en fin, todo. Ahora no le dejo llorar, salvo cuando no puedo o no me queda otro remedio. Pero eso es pocas veces. 😉 Cuando llora porque le molesta algo lo paso tan mal…

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  8. Me ha encantado, ¡gracias por escribirlo! Se lo pasaré a la gente que me mira mal cada vez que quiero coger en brazos a mi bebé de dos meses, en vez de dejarlo llorar.

    ¡Dependen de nosotros! Como dices, los trajimos a este mundo y ahora no podemos dejarlos sólos e indefensos…

    Muy buen post!

    Me gusta

    • ¡Gracias guapa!

      No debemos dejarnos llevar por lo que dicen terceros. Abraza y coge a tu bebé todo lo que puedas… ¡Porque el tiempo vuela! Y crecen demasiado deprisa. ¿Cómo dar amor y calor puede ser malo? ¡Eso es antinatura!

      ¡Un besote! ¡Gracias por comentar y compartir! 🙂

      Le gusta a 1 persona

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s