Hay vida después de los seis… Elegir el colegio

Cuando llega el momento de escolarizar a los niños hay un montón de factores que tenemos en cuenta las familias. Nos solemos fijar en el nivel académico del centro y su buen nombre, que por otro lado he de decirte que no has de fi(j)arte y creer a pies juntillas en las estadísticas que arrojan, no deja de ser puro “marketing”. Las opiniones de personas cercanas de nuestro entorno también suelen ser de ayuda, los idiomas, si es religioso o laico, acondicionamiento del centro, nivel tecnológico, si está cerca o lejos… Para los más exigentes certificaciones y reconocimientos… En fin, hay muchos factores que hacen que te decantes en un sentido u otro. Cada familia es única y en cada caso las necesidades pueden tener innumerables variables.

En nuestro caso fueron tres principalmente los factores que nos empujaron a decantarnos:

Por un lado, yo tenía muy claro que no llevaría a un colegio religioso a mis hijos. No soy creyente y no son santo de mi devoción para nada ni los curas ni las monjas (disculpen mi sinceridad, decir otra cosa sería faltar a la verdad).

Por otro lado, y a pesar de que llevo más de diez años residiendo en Cantabria, y al verme obligada a salir de la provincia para buscar un colegio que cubriera todas nuestras necesidades, académicas y no académicas, tal y como explicaré en el siguiente punto, era condición sine qua non que el niño aprendiera euskera. Esto siempre ha sido cabezonería mía, pero pienso que es positivo para él, aun a sabiendas de que fuera de la CAPV poco o nada le vaya a servir, para mí fue la autopista que me llevó entre otras cosas a lograr mi puesto de trabajo actual. El colegio es plurilingüe y he de reconocer que éste fue un aspecto que tomó mucho peso en la balanza.

boy-160168_640Y por último, y por ello no más importante, pero sí determinante, el horario… Sí, has leído bien. El horario. Cuando comenzamos a mirar colegios, en la zona en la que residimos, ninguno se adaptaba a nuestros horarios de trabajo. Nunca he sido muy partidaria de dejar a mi hijo a cargo de desconocidos, por lo que este tema me empujó a, en primer lugar alejarme de la opción de educación pública para centrarme en centros escolares concertados o privados y a buscar centros fuera de mi localidad, que en nuestro caso concreto implicaba directamente, otra provincia.

Hasta aquí todo parece correcto, ¿verdad? Pues es justamente este último aspecto que comento el que hoy, con mi hijo de siete años largos ya, me trae por el camino de la amargura. Estoy encantada no, lo siguiente, con el centro que hemos elegido. El sistema educativo es excelente e innovador. El profesorado, al menos con el que he tenido la gran suerte de trartar hasta la fecha, extraordinario. El seguimiento y la relación con las familias es cercano. Pero… Siempre hay un pero, mi hijo se hace mayor y poco a poco y tardando más poco que mucho, tendrá necesidades que este hecho en concreto nos supondrán un problema. Estoy hablando de las relaciones sociales.

Nunca creímos que fuera un problema, pero ahora pienso que en breve el niño establecerá su círculo de amistades, que generalmente las primeras suelen ser por “roce”, las del colegio. Muy a mi pesar, empezará a querer salir con sus amigos y amigas. Quizá incluso surjan necesidades académicas del tipo “nos vamos a la biblioteca” o “me voy a hacer los deberes a casa de Pepe”

Y de repente, te encuentras en esta tesitura, dos aspectos fundamentales como la socialización de tu hijo por un lado, y la conciliación laboral por el otro. Dos cuestiones que nada tienen que ver y que de repente se han visto contrapuestas y han hecho que todo se tambalee hasta puntos insospechados. Que hacen que te plantees incluso un cambio de residencia (con la que está cayendo), incluso que dejes de lado tus creencias más firmes porque básicamente no te queda más remedio.

Quizá este factor se nos escapó cuando tomamos la decisión, pero yo me pregunto ¿Hubiera cambiado algo el hecho de que lo hubiéramos tenido en cuenta? ¿Nuestros horarios de trabajo tal vez? Me temo que no.

Pues en esas estamos… En plena vorágine de ideas y nuevos planteamientos, ¿Cómo lo ves? ¿Se nos escapan ciertos aspectos futuros cuando nos sumergimos en la búsqueda de colegio? ¿En qué nos centramos realmente cuando buscamos el centro escolar para nuestros hijos?


“Hay vida después de los seis años” es una iniciativa en la que queremos implicar al mayor número posible de blogs con el fin de hacer más visibles los problemas y situaciones que viven las familias con niños que han dejado ya atrás la primera infancia. Hijos en edad escolar, preadolescentes, adolescentes… todos tienen cabida aquí. Si estás interesado en aportar tus experiencias sobre el tema propuesto, no tienes más que publicar bajo el hashtag #hayvidadespuesdelos6 el tercer lunes de cada mes.

33 pensamientos en “Hay vida después de los seis… Elegir el colegio

  1. Pingback: Escuela Infantil GRANVIA Vistahermosa » Archivo del weblog » Blogs de papás y mamás: sobre fauna maternal en el parque, pezoneras de plata y más

  2. Menudo dilema. A mí me pilla un poco lejos este tema, pero eso no quiere decir que no me interese, porque tarde o temprano me llegará el momento de elegir.

    De momento estamos tanteando el terreno y hay 3 cosas que tenemos claras: que queremos que sea en modelo B o preferiblemente D para que el euskera lo tenga bien asegurado, que sea dentro de Bilbao y que den mucha importancia al inglés.

    En fin, ya nos irás contando cómo lleváis el tema, mucho ánimo y a ver si llegáis a buen puerto. ¡¡Besos guapa!!

    Me gusta

  3. ¡Que buen post! A Vikingo aún le quedan unos años, pero es algo que me planteo mucho. El colegio que le toca está bajando las escaleras de casa y cruzando una calle, me gusta mucho la ubicación pero no tanto el sistema educativo. Por otro lado tenemos uno en el centro que se adapta por goleada a la educación que queremos para él, pero claro supondría coger bus todos los días y es una paliza. ¿Vale la pena? No lo sé aún, lo iremos meditando durante los años que nos quedan, pero también pensé en lo que comentas, no es lo mismo irse a casa de Pepito aquí en el barrio, que estar en el centro de la ciudad. ¡Vaya lío! Un abrazo.

    Me gusta

  4. En nuestra época nos llevaban al colegio que nos tocaba por zona y punto. Ahora nos mareamos en hacer encajar todas las piezas que quisíeramos que tuviera el colegio de nuestro hijo a lo hora de elegirlo. ¿Podrían ser tantos los parámetros a valorar? y siempre nos dejaremos alguno. Yo prioricé que me gustara el proyecto educativo de la escuela y la cercanía a casa. Antes ni sabía que cada escuela tenía su propio proyecto educativo y sistema de enseñanza, pensaba que todas las públicas eran iguales y ¡qué va! Yo ahora siempre recomiendo preguntar e informarse del proyecto de la escuela, de la relación que existe entre padres-Ampa-equipo educativo y si la directora o director están en ese cargo por vocación o porque no había nadie más para ocuparlo. Para mí son los tres pilares de una escuela.

    Me gusta

  5. Yo reconozco que hasta que no empecé a leer blogs de madres y padres siempre pensé que uno iba al colegio que le tocaba por residencia y que no había más que hablar. El papá de la bichilla y yo siempre hemos ido a centros públicos, pero en el Pueblucho Infernal resulta que más de uno de estos centros son eso, infernales. Que si alumnos en barracones prefabricados, vete tú a saber qué programa educativo (algunos sospecho que eso no saben ni lo que es) y claro resulta que cuando llegue el momento no será un tema tan fácil como pensábamos. Luego está el tema económico, por lo que uno privado quedará descartado desde el principio y el concertado ¡a mí me parece de pijos! Total, que me encuentro en terreno de nadie y con ninguna idea clara al respecto. Menos mal que me quedan 2 años para encontrar solución a todo esto. Eso sí, espero no tener que salir del municipio ara encontrar lo que necesitemos.

    Me gusta

  6. Yo también pienso a veces en el cole..aún nos quedan dos años pero vivimos en un barrio plagado de gente joven con niños y bebés y es muy difícil tener plaza.. Por un lado me gustan los coles públicos pero el horario no me llega a convencer..los otros coles son uno privado del opus (NI DE COÑA), otro concertado católico y otro que es concertado pero no te aclaran si es católico o no.. Con lo cuál..qué nos queda? Creo que llevarla al último cole donde yo estudié, enfrente de casa de mis padres, católico pero no mucho..y aguantar con las chorradas variadas.. La verdad es que es una leche…prefiero no pensarlooooooo!!!
    Suerte para vosotros!! Besos!

    Me gusta

  7. Que complicado, yo siempre estoy dándole vueltas al tema y mira que no tengo intención de llevarlo hasta los 3 años… en fin. En el pueblo tenemos ikastola y concertado. Ikastola tengo claro que no, me decanto más por concertado pero porque no me queda otra opción. Me gustaría poder llevarlo a alguno de los privados de Donosti, pero estamos en las mismas, vale sólo son 30 min en coche pero, cada mañana? ¿trabajando los dos aquí? es complicadísimo. ánimo, yo estoy contigo, el círculo de amigos empieza desde ya, aunque si es muy sociable, no tendrá problemas. Ya nos contarás, un besazo a tus preciosos niños!

    Me gusta

  8. Muy importantes tus puntos, yo pase hace un par de años por eso y te comento que aquí en USA mi Pequeña va a un colegio publico porque los particulares son religiosos (muy pocos católicos, que es mi religión) aparte son costosos, lejanos y hasta el curriculum e infraestructuras son iguales que los colegios públicos que me ha tocado conocer, no me puedo quejar y ya vamos dos años muy bien felizmente, me alegro visitarte y que nos contaras tu experiencia en esta nueva aventura que es el inicio del colegio. Cariños y

    ¡FELIZ DIA!ॐ
    http://mamaholistica.com

    Me gusta

  9. Ya he hablado una vez en el blog de la elección del cole y cómo en ciudades pequeñas como la mía sinceramente creo que los concertados no me aportaban nada a nivel educativo y sí mucho de “postureo”. Como entonces sus horarios eran incompatibles con los míos era una opción inviable. Pero lo que tú dices es absolutamente cierto, que hasta determinada edad, el círculo social del niño es, básicamente, el de su clase, al margen de que pueda tener algún amigo fuera pero eso será, sobre todo, si son hijos de amigos de los padres. Total, que yo he tenido suerte, porque la mayor tiene una clase maja y hemos tenido siempre buena relación. Con la pequeña tampoco me quejo, pero sí que hay algunos elementos un poco más rarillos. Total, que hay muchísimos factores que no valoramos porque en ese momento ni se nos pasan por la cabeza que vayan a ser importantes…
    Muchas gracias guapa por estar ahí en el #hayvida

    Me gusta

  10. Pues fíjate que yo es el primer punto que miro, que este cerca para que el día de mañana pueda tener los amigos cerca. A mi coger el coche para ir al colegio no lo veo, no. Pero si que es verdad que ahora me planteo cosas que antes no, como por ejemplo la educación que tiene el centro hacia los alumnos, las maneras de enseñar, etc…
    Aun me queda para pensar en ello jejej, me encanta esta iniciativa pero como me pilla tan lejos aun no os leo casi nunca, y debería!
    Besazos

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Te queda… Pero son cosas que es mejor tener claras. A la hora de mirar seguro que te facilita las cosas.

      A mí no me hace gracia, cada vez menos, que el niño esté casi dos horas en el autobús entre ida y vuelta. Me da pena porque es tiempo que podría estar durmiendo o jugando y porque aparte me da miedo. Pero como digo en el post cuando lo hice, no me quedaba otro remedio. ¿Cómo compatibilizas los horarios cuando la diferencia es de casi dos horas entre unas cosas y otras? Complicado. Por eso nos tocará tomar otra serie de medidas o decisiones…

      Te invito a que te pases en la próxima edición. El tema es muy interesante y tengo un post en el horno muy útil. Seguro que te gusta.

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  11. No te veo yo mujer que no sepa sortear obstáculos! Estoy segura de que encontraréis la solución. No veas el problema, céntrate en la solución 😉 Pero te entiendo, ahora puede ser más fácil que se relacione con grupos cercanos ajenos al cole, pero si no es sólida la amistad, quizá sea más fuerte la relación con los del cole, y ahí vendrá lo que comentas… Me pasó en el instituto y mis padres se mudaron. Pero también sé de amigos que mantenían lazos tan fuertes de amistad fuera del cole e instituto que disfrutaban de ambos cuando “tocaba”. No te preocupes, lleva tu sangre y sabe sociabilizar 😉 Pero sí, haces bien en abrir el abanico de posibilidades: nunca sabes dónde habrá un gran amigo esperándote! Besitos!

    Me gusta

    • ¡Hola Débora!

      Así es. Hoy es el día que yo misma mantengo contacto con antiguas compañeras del colegio (y mira si ha llovido).

      Nos tocará sortear esto porque además no nos queda otra. Y lógicamente seremos nosotros los padres los que nos tendremos que adaptar a sus necesidades. Aunque de cara al año que viene estoy barajando la posibilidad de un cambio de colegio. Como le decía a Marta, ahora, ya cuentan con un servicio de apoyo tempranero. Por otro lado no te creas, que me da mucha pena sacarle del cole en el que está, pero hay que tomar decisiones. En cualquier caso tengo todo este curso para madurar el tema y la balanza se tendrá que inclinar hacia un lado u otro.

      ¡A ver cómo termina la cosa! Seguro que lo salvamos airosos 😉

      Me gusta

  12. Yo no he pensado en el círculo de amigos, y de hecho, creo que este año, comomucho tardar, cuando la petite acabe infantil, cambiaré a mis hijas de colegio. En edades tempranas la amistad no es tal, sino que es más por el roce que tienen todos los días. Más adelante, ya se verá, pero si son realmente amigos, siempre pueden mantener el contacto. Aquí, por lo menos es fácil, vivimos en una isla!

    Me gusta

    • ¡Claro Marta! En edades tan tempranas el concepto de amistad no tiene nada que ver. Hasta ahora todos juegan con todos, todos son amigos hoy y mañana no y al revés… Pero yo ya empiezo a darme cuenta de un tiempo a esta parte que eso está empezando a cambiar. Se van definiendo los gustos de cada uno, limando las afinidades de unos y otros… Y ves que te empieza a hablar de varios niños en concreto. Poco a poco van definiendo su círculo social. Digo que están empezando, !ojo!

      Nosotros estamos valorando un cambio de centro, porque AHORA, justo este año, cinco después desde que escalarizáramos a Nano, por fin han puesto un servicio de apoyo madrugador que le llaman, en el centro que por cercanía cumple con nuestras preferencias y que por otra parte es el que nos corresponde por zona. ¿Pero qué ocurre? Que plazas para un tercero de primaria serían casi un milagro… Y por otro lado, un cambio de colegio más allá de esa edad es posible, y si hay que hacerlo se hace, pero yo creo que a los niños les cuesta más que haciéndolo cuando son más peques. No todos los niños se adaptan igual a los cambios. No sé si me explico.

      ¡Besotes!

      Me gusta

  13. Eso es algo que tuve en cuenta ala hora de elegir colegio para Alfonso, el futuro círculo de amigos. El hecho de que yo conociese a muchas de las madres de los futuros compañeros del niño por verlas toda la vida en mi cole, en fiestas, bares, vamos, que se mueven en los mismos círculos…me hizo darme cuenta de que,al menos, los niños que están en clase de Alfonso tienen padres “parecidos” a nosotros, y eso para mí cuenta mucho. Luego aparte, el uniforme lo tuve en cuenta, la cercanía con la casa, las opiniones de familiares que llevan allí a los niños, en nuestro caso sí buscábamos que fuera religioso porque somos creyentes…. Yo, por ahora, estoy encantada. Lo cual no quiere decir que en su clase no vaya a haber individuos, de esos no se libra casi ningún colegio…

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Eso es genial. El hecho de que tengáis opción de elegir un centro que cumpla todas vuestras necesidades. Luego como sea cada niño, si hay alguna “pieza de museo” como digo yo, es otra cosa. Eso no lo podemos controlar.

      El problema viene cuando a pesar de tener un centro adecuado (ya sabemos que cada uno tenemos nuestro criterio de lo que es adecuado, y todos son buenos si nos satisfacen) cerca de casa, el único inconveniente sea que el centro no se adapte a los horarios familiares. Y vamos, no es que yo pida un horario a la carta, es que yo creo que en este país no seré la única que entra a trabajar a las 8 de la mañana… ¿Cómo lo hacen esos padres? ¡Yo es que no veo la forma! Y francamente, es triste que, a pesar de que el niño esté en un cole maravilloso, faltaría más, que después de irnos incluso de provincia fuera malo, tengas que pagar un centro concertado porque es completamente imposible conciliar. No es que el centro no te guste, no, es que no te queda otra. Esto seguramente de vivir en una gran ciudad no pasaría, el abanico se abriría bastante. Pero no es el caso.

      En fin, que nos tocará hacer de chóferes al menos durante unos añitos… 😉

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  14. Yo elegí y creo que me equivoqué. Tenía 3 opciones y una de ellas muy clara. A dos minutos andando de casa, las amamas a la misma distancia, era ideal. Con el tiempo se ha convertido en una losa para mí, mi hija es extrovertida y se lleva genial con todos, pero no sé porque razón , yo no he logrado conectar con la “masa social” o “grupito mayoritario” de su clase. Eso hace que nuestro círculo social fuera de ahí se vea muy reducido y casi nulo. En clase genial, pero fuera, no hay contacto y eso me duele. Yo trabajo a turnos, la llevo siempre pero la recojo semana si, semana no y quizás sea eso. Tenemos una mini “cuadri” pero sólo quedamos los viernes y algún dia muy puntual. Las relaciones sociales en los colegios son un asco!!!!! sobre todo si no estas en el grupito de whatsapp jajajajaja

    Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      Bueno… Las relaciones sociales a las que nos vemos obligados a establecer los padres cuando nuestros niños van al cole, ¡ese tema daría para otro post! Nosotros grupo de Wassap sólo hemos creado en el equipo de fútbol. En clase creamos un grupo vía correo electrónico para organizar cumpleaños y yo a final de curso sufría de taquicardias cada vez que veía un email en la bandeja de entrada, un desastre.

      No creo que te hayas equivocado en tu decisión. Ten en cuenta que dentro de unos años, ahora la peque aún es pequeña, tendrá un círculo amplísimo de amiguitos y amiguitas alrededor, aunque su mami no “case” con el grupo de madres. Y lo mejor de todo, las tendrá al lado de casa.

      ¡Un besote guapísima!

      Me gusta

  15. Mi pensamiento???? Que aún a veces me pregunto si he escogido bien, si van al colegio adecuado……….

    Hace 11 años elegí… Con la mayor y parece que la decisión con el paso de los años es la acertada…… Hace tres escogí de nuevo…. El mismo…… Y aún está por ver la evolución porque hasta 3 de primaria no podemos ver muchas cosas que hay que ver como madre.

    De momento elección buena, buen círculo de amistades, valores, respeto, compañerismo, buenas instalaciones, patios, muchos deportes y cerca de casa……

    Me gusta

    • Bueno, estoy segura de que si acertaste la primera vez, la segunda será igual de buena.

      En tu caso conciliar tu trabajo con los horarios escolares (aunque sea haciendo encaje de bolillos) ya tiene premio.

      En unos años hablamos… Pero seguro que todo va genial.

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  16. Bueno , para mí fue fundamental a la hora de escoger colegio que estuviera cerca de casa , y luego el nivel académico y demás fue cuestión de comparar todos los que tenía cerca , pero no fui ni soy exigente en eso , porque yo les apoyo en casa. Los míos no quedan demasiado con los chicos de clase , y ahora en la ESO quedan para hacer algún trabajo en el mismo colegio y hay niños que viven muy lejos y vienen , pero son trabajos muy esporádicos.Ellos tienen sus amigos en sus clubs deportivos . Con todo , la distancia colegio-casa es fundamental , porque es tiempo que te ahorras en desplazamientos y demás. Todo es cuestión de probar , yo nunca fui a un colegio religioso y los míos sí van a uno , y estoy encantada con la enseñanza . Conozco muchos casos que se han venido a Colegios de este tipo porque en los públicos donde estaban eran desastrosos, pero en fin, cada uno escoge lo que mejor y más le guste.
    Pero tu niño tiene que estudiar lejos , ¿no? Porque si estudia Euskera , aquí en Cantabria no puede ser.

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      El nivel de la educación en los colegios religiosos suele ser muy alto como norma general. Pero para mi forma de pensar y sentir sería incongruente escolarizar a mis hijos en uno. Pero una cosa no quita la otra. Al César lo que es del César 😉

      La distancia es fundamental. En nuestro caso, el peque está casi una hora para ir y otro tanto para volver en autobús… ¡Osea que figúrate! El inconveniente llega cuando eres consciente de todo eso y sin embargo tu jornada laboral y el horario escolar no casan los mires por donde los mires. Te pongo en antecedente: yo entro a trabajar a las 8:00 de la mañana y me tengo que desplazar 24 kilómetros para llegar a mi trabajo. El horario del centro escolar aquí donde vivimos comienza a las 9:30… No cuentan con servicio de atención temorana ¡Hablamos de más dos horas si contamos los desplazamientos. Quiero decir, que a veces conscientes o no, la realidad no nos permite hacer las cosas de otra manera.

      Respondiendo a tu duda, el cole está a 24 kilómetros de casa. Vivimos en Castro Urdiales, casi casi en el límite con Bizkaia.

      De todas formas quiero recalcar que no he pretendido criticar a los colegios religiosos. Simplemente los descarto por mi sentir y mis “no” creencias. 🙂

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  17. Ay el colegio, nosotros tenemos que buscar para el año que viene y este es uno de los temas que se nos plantean, por un lado donde vivimos hay colegio esta muy bien por las relaciones sociales pero por el trabajo nos pilla de pena ya que esta a 30 minutos de donde vivimos y al principio si se hace pis y te llaman como la digo yo a mi jefa que me tengo que salir para ir a cambiarla? lo que supondría una salida de una hora como poco. Tenemos una amiga que ha echo algo parecido a lo tuyo, lleva al niño a un cole que la pilla cerca del trabajo y por la tarde le lleva a extraescolares donde viven y de momento parece que funciona. Yo de momento optaría por la idea de las extraescolares y cuando no quede más remedio tocará hacer de “chófer”.
    Bssssss

    Me gusta

    • Yo sinceramente, te aconsejaría que te decantaras por la cercanía a vuestra casa, siempre que el colegio sea de vuestro agrado. Supongo que lo que comentas de la ropa es un ejemplo… Pero normalmente siempre hay que llevar una ropa de repuesto cuando son peques, precisamente para estas cosas. Si se ponen malos, o hubiera algún accidente también dependerá de lo comprensivos que sean en vuestro trabajo. Pero lo que está claro es que, al menos durante los primeros años, a no ser que vosotros os mováis en círculos con niños de la misma edad, las primeras relaciones sociales son generalmente con los niños del cole… Es una decisión compleja en la que intervienen muchos factores y no sólo es cuestión de preferencias.

      Nosotros de momento echaremos mano del recurso extraescolar y de no encontrar otra vía alternativa, nos tocará pasearnos con el coche hasta que sea “independiente”…

      ¡Un besote!

      Me gusta

  18. Qué tema tan interesante. En nuestro caso estamos valorando el idioma, la cercanía, otras opiniones y también el aspecto de la socialización. Es decir, que los amigos de mi hijos vivan por la zona, que pueda jugar con ellos a la salida del colegio, irse a dormir a casa de uno o a la biblioteca después de clase. Es un aspecto importante y del que depende mucho la felicidad del niño (y la de los padres por no tener que andar llevándolo, trayéndolo y recogiéndolo) Seguro que acabáis buscando una manera de conciliar todo. Al final, no creo que exista el colegio 100% perfecto, será cuestión de dar prioridad a unos aspectos o a otros

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Así es, es un aspecto MUY importante. No tanto en las edades más tempranas, pero sí a medio-largo plazo.

      Supongo que tendremos que valorar la situación, tomar decisiones e inclinar la balanza hacia el beneficio del peque, de los peques (aunque al otro aún le quede, todo llegará).

      En nuestro caso, como digo, el tema principal que nos llevó a desplazarnos fueron los horarios. Ningún colegio tenía servicio de acogida temprana. Y claro… ¡El trabajo, es el trabajo!

      Con todo lo que indicas no me cabe duda de que vuestra elección fue estupenda 😉

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  19. ¡Hola! Pues no me queda muy claro el problema de las relaciones sociales. Imagino que te refieres a que está a bastantes kilómetros de tu casa, aunque no especifiques. ¿no hay un bus de zona o algo así para cuando quiera moverse él solito? La verdad que son muy prácticas tus apreciaciones y consejos, los tendré en cuenta que el año que viene me toca buscar… ufffff qué perezaaaa. Besos

    Me gusta

    • ¡Hola Monste!

      ¡Claro que hay autobús! Pero yo creo que es aún demasiado pequeño y que aún le queda para alcanzar ese grado de autonomía… Me refiero a ir a la parada del autobús, hacer veinticuatro kilómetros, moverse por un sitio que no conoce, ¿llevar móvil?… Creo que es aún muy pequeño para todo eso, sin embargo las necesidades siguen estando ahí. Y aunque ahora no tenga edad para salir sólo, a medio plazo llegará, sin embargo bajo mi punto de vista no será lo suficientemente mayor como para darle esa independencia. Eso, lógicamente llegará, pero no ahora. No sé si me explico.

      La verdad es que es una decisión muy seria, que no debemos tomar a la ligera.

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  20. La elección de colegio creo q es tan determinante que asusta!
    Nosotros elegiremos este año, aunque creo que lo tengo bastante claro…
    Tu hijo va a empezar a necesitar quedar con sus amigos en breve… que difícil situación!
    Desde aquí animo que todo tiene solución 😉
    Un beso!

    Me gusta

    • ¡Hola Isabel!

      Supongo que nos tocará estar de “chóferes” y adaptarnos a esta situación. Lo que está claro es que es una cuestión que está ahí y hay que salvarla. Yo recuerdo que a su edad ya salía solita por el barrio. Ahora me parece impensable dejarle salir sólo. Pero ese momento llegará y no tardando demasiado…

      ¡Qué bien que lo tengas claro! ¡Seguro que aciertas! 😉

      ¡Un besote!

      Me gusta

  21. La socialización de los hijos fuera del colegio puede ser un problema por el horario laboral de los padres, eso está claro. Yo prefiero no agobiarme hasta que llegue el momento, pero seguiré leyendo blogs de madres con hijos mayores para ir aprendiendo de vuestras experiencias.
    Un abrazo!

    Me gusta

    • Nosotros de momento hemos optado por una extraescolar de judo fuera del colegio. Vamos dos días a la semana y así el niño se relaciona y conoce a otros niños de aquí. Porque el parque también es una opción, pero aquí el invierno es largo y lluvioso y siendo realistas, es un sitio donde hacer amigos de una tarde es viable, pero no sé hasta qué punto esas “amistades” pueden llegar a fraguar…

      También hacemos actividades de fútbol para que el niño esté con sus compañeros y amigos, pero esto nos supone estar con el coche para alante y para atrás y la verdad ¡es un rollo!

      En fin… Supongo que al final tendremos que tomar deciosiones.

      ¡Un abrazo guapa!

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s