Tres meses desde que me volví a enamorar

Hoy hace tres meses que te declaraste a mí y dije sí, te quiero. Viniste al mundo para revolucionar mi corazón, para descubrirme la capacidad infinita que una madre tiene para querer a todos sus hijos, sea uno, sean cinco, de igual forma, incondicionalmente. Llegaste para poner mi mundo emocional patas arriba, y te doy las gracias hijo, porque dudo que una felicidad mayor sea posible. Ese día cerraste el círculo de nuestra familia… Una línea que gira y gira, sin principio ni fin, infinita. Sigue leyendo

Loading… 20% ¡Recargando baterías!

Tras un año muy intenso en el que he vivido muchas cosas junto a todos y todas vosotras, llegó la hora de presionar pause. Me voy unos días de vacaciones.

Intentaré dar una tregua temporal a mi cabeza, que últimamente es puro despiste y realmente NECESITO una recarga completa de baterías.

Aunque de antemano os digo que la vuelta al blog será probablemente una terapia antiestrés en toda regla. ¡Y es que las vacaciones escolares son muy largas! 😛 Escribir este post con un niño de siete en el oído cantando spanglish mientras te refriega medio tubo de crema solar en la espalda no me diréis que no tiene mérito…

wpid-wp-1406888288399.png

Con la vuelta a los estudios este próximo curso, me plantearé publicar de manera más regular y organizada, pero más espaciada y no como lo he venido haciendo últimamente, que lo he hecho a salto de mata, cuando he podido básicamente y escribiendo post en fascículos y a través del móvil desde los lugares más insospechados. Entre teta y teta, llanto y llanto y tiro porque me toca. Continuaré con las secciones habituales del blog, las entrevistas, la biblioteca, y haré propósito serio y firme de responder a todos vuestros comentarios.

Sin más sólo puedo desearos una feliz desconexión a todos y a todas. A los y las que no tendréis vacaciones, paciencia y muchos ánimos.

Seguiré activa en las redes sociales habituales, que tampoco hay que abusar… 😉 y además con alguna sorpresita…

¡Hasta septiembre!