#DuérmeteConmigo Duerme feliz

Yo misma suelo decir que es peligroso escupir mirando hacia arriba ya que corres el riesgo de que te venga de vuelta al ojo… O como diría mi madre ¡Ningún cagao’ se huele su mierda! Yo, soy la misma que hace ya algún tiempo era de las que miraba de reojo a las mamás que dormían con sus hijos. Entonces ni siquiera sabía que aquello tenía un nombre… Ya os conté aquí la forma en la que por puro desconocimiento, o tal vez dejándome llevar por los patrones que marcaba mi entorno, me parece demasiado hablar de sociedad… Crié de una manera totalmente diferente a mi hijo mayor. Hoy lo veo distinto… Algunas personas lo llaman apego, otras maternidad consciente, respetuosa… ¡Qué más da cómo se llame! Las etiquetas nunca han gustado demasiado. Hoy, simple y llanamente me dejo guiar por lo que quiero hacer, lo que me nace desde mis padentros, por aquello que creo que es lo mejor para mi familia y para mis hijos. Hoy soy la misma mujer con una forma de ver y vivir su maternidad completamente diferente.

Con motivo del día del Sueño feliz, quiero aportar mi granito de arena contando mi experiencia. Cómo hemos vivido en casa esa transformación de la que os hablo anteriormente y de qué manera en casa velamos porque nuestro peque despierte cada mañana tranquilo, feliz, sin llorar.

No nos habíamos planteado durante el embarazo la forma en la que viviríamos el tema del descanso de nuestro bebé. Fue algo que no hablamos. Compramos la cuna, la instalamos en la habitación, la decoramos y acondicionamos de la mejor manera que supimos pensando en el pequeño Xabier. Tonos cálidos, tejidos suaves, un adorable móvil de cuna en forma de mamá pata que te da la posibilidad de grabar tu voz para calmar el llanto de tu bebé, y unas luces en forma de estrellas que se proyectan en el techo de la habitación… Un mes después del nacimiento del chiquitín todo está por estrenar.

El 26 de mayo a las 23:55 llegaba al mundo un ser completamente indefenso que me estrujó el corazón. En el hospital nos pusieron una fría minicuna de metacrilato al borde de la cama. La primera noche tras el duro trabajo que supuso llegar al mundo durmió allí. Dos, quizá tres despertares para prenderse del pecho y poco más. Estaba agotado. Estábamos agotados. Pero el segundo día mi niño ya nos dejó muy claro que aquel lugar no se parecía en nada al lugar que durante nueve meses le había estado dando abrigo, mecido, incluso cantado con aquel boom boom constante de mi corazón. En su segundo día de vida y desde entonces en nuestra cama somos tres.

Los primeros días en casa nos daba mucho miedo aplastarle. Yo prácticamente no dormía. Permanecía con un ojo abierto y otro cerrado vigilando que el papá no se girara sobre el niño, o le tapara con las sábanas. Supongo que a él le pasaba los mismo… Queríamos continuar así pero veíamos que no era del todo viable. No descansábamos lo suficiente y el agotamiento empezaba a pesar. Nuestra solución, la nuestra, ha sido la de instalar una cuna-nido en la cama. El espacio se nos reduce bastante, pero nosotros dormimos mucho más tranquilos.

wpid-cuna-nido-portatil-supreme.jpgEs una solución algo aparatosa, pero a nosotros nos ha brindado la tranquilidad de tenerle cerca evitando cualquier posible peligro.

Para nosotros el colecho nos ha supuesto:

  • Tenerlo al lado nada más abrir los ojos y poder verle sin movernos de la cama. ¿Qué padre no se queda aguantando la respiración sin hacer ruido para observar que su hijo respira?
  • Nos ha hecho más cómoda la lactancia a ambos. Primero porque no tenemos que levantarnos y segundo porque el bebé no tiene que esperar ni un segundo a que mamá saqué la “cutu” (Yo la llamo así, Cutumelia 😛 )
  • Nos resulta más fácil a los dos, a papá y a mamá calmarle cuando tiene el sueño agitado o está molesto por algo.
  • Nos permite el contacto físico con él (¡Le encanta que le toquen los piececillos!)

No quiero terminar sin decir que practicar colecho con tus hijos es una decisión estrictamente personal que sólo los padres pueden tomar. Han de hacerlo en consenso, estando de acuerdo ambos. Existe mucha controversia y no está científicamente demostrado que sea beneficioso o no para el bebé. Os dejo dos artículos muy interesantes al respecto, uno de la Asociación Española de Pediatría y otro de Bebés y más en los que podréis por un lado leer las precauciones que han de estremarse en caso de decidir colechar y por otro la posible relación que podría existir con el Síndrome de muerte súbita del lactante. Os recomiendo su lectura.

Colecho seguro, duerme tranquilo, duerme feliz.

Puedes leer más posts sobre el Sueño Feliz en el blog de Madres Cabreadas, o seguir la iniciativa en Twitter bajo el Hashtag #DuermeteConmigo

29 pensamientos en “#DuérmeteConmigo Duerme feliz

  1. Hola.
    Yo seré mamá en Enero, por primera vez, y todo son dudas… Hemos pensado en comprar una cuna colecho, de las grandes para que nos sirva más tiempo, y para los primeros meses usar una cuna nido para que el bebé esté un poco más arropadito y por si se hace necesario que duerma en nuestra cama.
    Estoy dudando entre esta o el colchón cocoonabay. ¿Esta de Surround no tiene el colchón demasiado finito?
    Muchísimas gracias,
    Bea

    Me gusta

    • Sí, esta que tengo yo tiene el colchón finito, pero date cuenta que la vas a poner sobre el colchón de vuestra cama, con lo cual ese no sería problema. Yo el problema o pega, por ponerle alguna que le puedo poner es que la funda del colchón es de plástico, y en estos días de verano si hace calor, se nota. En tu caso si el bebé nace en enero no tendrías ese problema.

      Nosotros no planeamos colechar, por eso nos decantamos por esta opción, pero si lo tenéis muy claro, yo me decantaría por una cuna anexa a vuestra cama. Creo que es mucho más cómodo para todos. Lógicamente esto es una decisión muy personal.

      Espero haberte resuelto la duda.

      ¡Un abrazo y que todo vaya genial! 🙂

      Me gusta

  2. Como tu bien dices es una decisión totalmente personal y no se debería juzgar ni esa manera ni ninguna otra. Cada padre y madre debería vivir la experiencia de la paternidad/maternidad como mejor le apetezca y como crea que le será mejor tanto para ellos como para el peque. Enhorabuena por haber encontrado vuestra manera :9

    PD: si pasas por mi blog podrás recoger un premio que te he dejado jeje.

    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  3. ¡Hola preciosa! ¡Qué gran invento esa cuna-nido! Cuando te leía parecía como si estuviera leyendo lo que vivimos con Emma 🙂 Nosotros tuvimos una minicuna empotrada a la cama que usamos muy poco y ahora jamás volvería a comprar y probaría otras opciones: la cuna-nido que propones me parece ideal y también probaría con los pañuelos para envolver a los bebés, como hacen en muchas sociedades que no tienen cunas ni otros inventos.
    ¡Ah! Del pediatra Ramón Ugarte aprendí que el colecho del que hablas, que también fue el nuestro, se llama colecho reactivo. Por si te apetece leerlo… http://madreprimeriza.com/colecho-cultural-asumido-y-reactivo/
    Y con tu permiso, enlazo tu post al mío de la minicuna. ¡Gracias!

    Me gusta

  4. Qué pasada!!! No sabia que existía esto!!! Nosotros colechamos pero soy yo la que está en medio de mis dos hombres =). Tenemos una cuna de colecho pegada a la cama… Pero este invento…lo más!

    Me gusta

  5. Que invento!!! ME parece de lo más util para cuando se tiene miedo de achafar al piccolo… aunque como dice siempre mi padre, “Si lo aplastas un poco no pasa nada!” jajajaja él es muy despreocupado! Pero encuentro muy bien este invento si te debe dar más tranquilidad! 🙂 Creo que el colecho es lo mejor que puedes regalarle a tu peque!

    Me gusta

  6. Es una buena solución, al principio siempre da cosilla y crees que sin saber como, vas a aplastarlo, pero inconscientemente siempre te mueves con cuidado.
    Yo nunca pensé en colechar, hasta poco antes de parir leí sobre ello y lo vi practico. Nada más nacer la peque la metí en la cama conmigo, es lo que me pedía el cuerpo y en casa, lo vi claro, habia que colechar o si no, no dormía tranquila y así seguimos, encantadas 🙂

    Me gusta

  7. ¿Qué es ese invento que has comprado? A mí ya creo que me pilla tarde porque lo veo estrecho para el cuerpazo tremendo de mi bichilla. Yo no temo hacerle daños prácticamente desde el primer día, pero su papá aún sigue con el alma en un vilo cuando la meto en la cama y lo peor es que desde que cumplió los 7 meses ¡dormimos con ella cada noche! Este hombre, o pierde los temores o se me va a quedar a medio camino en la paternidad.

    Me gusta

    • Jajajajajajaja Sí… Te pilla algo tarde ya. Este invento sólo es apto hasta los 4 ó 5 meses de edad del bebé. Todo en función del tamaño que tenga lógicamente, todos los niños no son iguales. Nosotros lo hemos comprado en liquidación. Su precio original es bastante caro para el poco tiempo que se utiliza. Pero para nosotros ha sido la mejor solución. Era eso o lucir ojos de oso panda en nada… Ahora aunque también lo hago a saltos duermo un poquito más.

      Supongo que cuando la cuna-nido se quede pequeña adaptaré la cuna grande para pegarla a nuestra cama. Mi padre es bastante manitas y algún invento haremos seguro.

      A mí me maravilla ver como mi marido se duerme plácidamente estando el niño en la cama. Yo no puedo, me resulta imposible…

      Me gusta

  8. Yo con mi primer hijo me vi abocada al colecho porque siempre ha sido un niño muy de contacto y en la cuna no pegaba ojo. Esto me facilitó muchísimo la lactancia que durante las primeras semanas tampoco fue fácil.
    Por otro lado no tuvimos ningún problema para trasladarle a su cama cuando con un año la nuestra se nos quedó pequeña para los 3.
    Con la nena no llevo ideas preconcebidas pero dada la experiencia imagino algo similar ^_^
    Besotes

    Me gusta

  9. A mi también mi segundo hijo.me cambió el modo de ver el mundo. Con el primero hacía todo lo imposible porque duerma en su cuna, a los seis meses empezó a dormir en su cuarto. Mis amigas colechaban (aunque sin conocer el término) y a mi me parecía terrible. Pero el mismo se encargó de hacer cambiar mi opinión, cuando, al año y pico decidió que quería colechar. Con el segundo fue distinto, desde el principio supe que lo quería cerquita mio, y si no durmió en nuestra cama de chiquito fue porque el mayor aún dormía con nosotros, así que tuvimos que invebtarnos una cuna de colecho!

    Me gusta

  10. Olee!! Nosotros tampoco teníamos pensado colechar la primera noche me levanté tantas veces que dije ya no más! Ahora he instalado la cuna a mi lado para pasar le cuando este dormido pero ya veremos….
    Besotes

    Me gusta

  11. Yo he participado subiendo una foto con el hastag, quizás me anime a poner un post sobre el colecho… No sé, hay limite de tiempo? es decir, el día del sueño feliz ya pasó,no se si debería hacerlo ahora.
    Yo lo de la cuna en medio no lo veo (para mí, digo)… Aquí es que somos más de tocarnos y abrazarnos jaja, la verdad es que nosotros dormimos bien, él se mueve poquito y la cama es enorme así que no hay problema.

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Hasta el viernes puedes hacer tu aportación 😉

      A nosotros la cama de 1,35 se nos queda pequeña. Por eso tenemos miedo de aplastarle. Cuando sea una gotita más mayor ya veremos cómo hacemos. La cuna-nido sólo vale hasta los 4-5 meses. Supongo que también influirá el tamaño del bebé.

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  12. A nosotros nos pasó algo parecido, y acabamos colechando mas por necesidad que por convencimiento. Es una de esas cosas que no pensé que haría, pero como bien dicen, no se puede decir de este agua no beberé, y el colecho nos ha permitido dormir mejor a nosotros, pero sobre todo a ella. Hay que dejarse llevar por el instinto y hacer lo que mejor te vaya como familia. 🙂

    Me gusta

  13. A nosotros nos pasó lo mismo con los dos niños, la noche en que nos los metíamos en la cama, xq los veíamos intranquilos, no dormíamos nada. En nuestro caso tampoco la solución de la cuna nido nos hubiera servido, mis niños han sido recién nacidos trepadores cual Spiderman, con lo que podían acabar tranquilamente en nuestros pies,jaja… Optamos por la cuna de siempre, y descubrimos que, con los dos, la primera noche que durmieron del tirón fue en su propia habitación. Son grandes dormilones en silencio pero con los ruidos (cuando vamos de hotel, casa rural y dormimos todos juntos) se despiertan cada poco, y al día siguiente estamos todos de peor humor, ellos incluidos. Así que yo creo que no hay mejores formas de dormir, lo importante es que todos nos levantemos habiendo descansado para afrontar bien el día!!!!

    Me gusta

  14. Hala, no sabía que existían esas cunas. Muy chula. Yo tenía la cuna al lado de la cama, pegadica a mi borde. Y cuando tenía que mamar, la acercaba a mí, y luego ya… Ahí se quedaba.
    Esta claro que las cosas importantes son las que nos pide la cabeza -y el corazón- hacer, fuera de entornos y comentarios.

    Me gusta

  15. A mí sobre todo lo que más me tira para atrás es que le puedas aplastar, ahogar o cualquier cosa. Quizá porque una amiga mia perdió un nene por muerte súbida del lactante eso me acojona más. Este sistema me merece más confianza que no tener al peque allí en medio de los dos. Estoy segura que yo no hubiera dormido ni una noche con el sueño tan fino que tengo y mi insomnio con el nene en medio. Buena entrada.

    Me gusta

  16. Me encanta vuestra solución a medio camino, la cuna nido en la cama es increíble, no la conocía. Creo que a nosotros nos habría venido bien, porque nos pasaba como a vosotros, que teníamos miedo de aplastarle y no descansábamos del todo. Yo solía tener pesadillas creyendo que se estaba ahogando entre nuestras sábanas. Enhorabuena por haber encontrado vuestra solución y que sigáis disfrutando del dormir 🙂

    Me gusta

  17. Nosotros también hemos dormido hasta ahora con Cachorro y genial desde el primer día a nuestro lado y jamás ha tenido una mala noche y disfrutamos todos de los mimitos. Un beso

    Me gusta

  18. Hay que seguir el instinto. Y cada uno sabe amoldarse, como habéis hecho vosotros. Realmente no es seguir manuales porque sale solo. Así estáis tranquilos los 3.

    La cuna?? Pues eso, 14 meses lleva al lado de la cama, jajajjajaa en mi caso es peor, que ya sabia que no la iba a usar jajjajaja.

    Feliz colecho!

    Me gusta

  19. ¡Pues me alegro mucho por vosotros! Nosotros lo hicimos sin pensarlo. Quiero decir que en el embarazo no leí nada porque quería ir descubriendo yo las cosas. Eso tiene mucho de bueno, y también sus cosas de malo, claro. De lo bueno me quedo con que empezamos a colechar simplemente porque nos pareció algo natural, que nos permitía descansar más y que hacía más cómoda la lactancia. ¡Y lo he disfrutado mucho! Ahora duerme en su cuna, pero por las mañanas se viene a remolonear aún un ratito a la cama ¡¡y lo que lo agradezco!! Deseando tener otro para tenerlo toda la noche bien cerquita 😉

    Me gusta

  20. Qué curioso; dos hijos dos formas diferentes de ver las cosas…seguramente como tú dices por desconocimento.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el colecho es una decisión personal de cada familia, hay que estar cómodos y ser felices…y tener claro que no es una cosa u otra; o se colecha o se deja llorar, aunque no se coleche se puede velar por el sueño feliz de nuestros hijos de forma muy respetuosa.

    Nosotros también colechamos y estamos encantados.

    Besos felices.

    Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s