Mi diccionario maternal: EPÍLOGO.

Tras veintisiete ediciones desgranando y desnudando mi maternidad, compartiendo de alguna manera ese camino que he ido recorriendo a lo largo de estos últimos años para poder (re)construir mi lar particular, unas veces con la ironía, otras con la sonrisa, otras desde el enfado y la indignación, muchas otras con los sentimientos a flor de piel, pero siempre, siempre desde el corazón, hoy cierro este diccionario que tantas cosas buenas me ha reportado. Aprendizaje sobre mi yo mujer y sobre mi yo madre. Este diccionario es y será para siempre mi Yoda particular. Porque en él también ha quedado vuestra huella en cada uno de los post y de cada uno de ellos una lección quedó aprendida.

Hoy hace nada más y ni uno menos que 2555 días que mi vida cambió por completo. Jamás fui a la universidad y sin embargo ese día, éste día de hace siete años, tras treinta y nueve semanas de embarazo y un largo y agotador parto, a las doce y treinta minutos del mediodía me licencié en maternidad. El once de mayo de 2007 mi hijo decidió nacer, abriéndose camino a este mundo a través de mi cuerpo. Ese día sentí por primera vez lo que era tener a mi hijo entre mis brazos, su calor, su pequeñez y a la vez su grandeza. Un ser diminuto que me enseñó en ese mismo instante otra forma y el verdadero significado de la palabra amor. Una forma diferente de sentir, un quiebre inesperado. Es como si él, ellos, me hubieran arrebatado el alma sin premeditación y alevosía. Ese día me convertí en madre, en la suya. La única. Porque madre no hay más que una.

Diego

Pero la maternidad no es un camino fácil. En realidad nadie dijo que lo fuera. La crianza de los hijos es una de las mayores responsabilidades que asumiremos a lo largo y ancho de nuestra vida. Al principio todo es relativamente fácil… Sí, es cierto que miles de hormonas revolucionan nuestro cuerpo, un jolgorio interior revoluciona todo aquello que creíamos bajo control. Durante algún tiempo incluso te sientes perdida, inmersa en un agujero del que crees que no saldrás jamás. Un giro de 180° que afecta a cómo entendías y vivías la vida hasta ese momento, deseado por otro lado, pero inmenso. Es entonces cuando hemos de hacer una parada en el camino y visualizar todo lo que nos rodea. Salir de nuestro YO y ver desde fuera que eso es sólo una etapa, dura, muy dura, pero en realidad tan efímera, que cuando se haya ido nunca más volverá. Llegarán otros retos, diferentes, ni mejores, ni peores, sencillamente diferentes.

La maternidad nos trae cambios físicos, de esos que dejan tu cuerpo con forma de guitarra, dejando curvas peligrosas que anuncian que alumbraste una vida. Tu piel se abre para recordarte que un día esa vida creció en tus entrañas. La gravedad hace de las suyas en los montes de Venus, para que nunca olvides que ellos fueron fuente de alimento. Cambios físicos que tatúan en tu cuerpo que eres fuente de VIDA.

Durante mucho tiempo tu propia intimidad queda relegada a un segundo, tercer, incluso cuarto plano. Aviso para navegantes, cuidado con lo que metes en tu bolso. O ¿he de decir SU bolso? 😉 Pero somos animales y actuamos por puro instinto. Estamos preparados para asumir ese reto y muchos más. El ñaca ñaca tardará tiempo en ser el mismo con tu compañero de viaje… Son las prioridades, que en el preciso instante en el que os convertisteis en padres cambiaron. Pero es maravilloso ver cómo avanzáis en la misma dirección. Los lazos se estrechan, os unen y el círculo de vuestra familia va poco a poco cerrándose.

Luego llegan los mil y un dilemas, ¿Lo estaré haciendo bien? ¿He tomado la decisión correcta? ¿Es este realmente el camino que quiero seguir con ellos? ¿Y si me estoy equivocando? Fobias que te embriagan y te paralizan pero que has de asumir y enfrentar. Algunas se superan, otras son literalmente saltadas cual carrera de obstáculos… Pero ojo, que siguen en el camino y en la siguiente vuelta ahí estarán, impasibles, como si el tiempo no hubiera pasado. Implacables. Las tan esperadas o temidas primeras veces… La primera separación, la primera “itis”, la primera caída, la primera rabieta… Aquí me viene a la cabeza la voz en off de mi querida suegra “Son niños, tenéis que armaros de paciencia”… La primera palabra, la primera sonrisa, el primer diente que cae y la emoción de preparar la llegada del inestimable Sr. Ratón Pérez, el primer cuento acurrucados en la cama…

Y de ese sabor agridulce de la maternidad asoman eclipsando cualquier momento gris y devolviendo el color a tus pensamientos todos esos momentos en los que le miras y sientes que esa personita que tienes delante es parte de ti. Es tú a fin de cuentas. Tu carne, tu sangre, un apéndice de ti, y sientes que esa unión es tan fuerte que nada ni nadie puede romperla. Que ese cordón umbilical que os unió durante tanto tiempo siempre permanecerá ahí, y como madre que eres sientes una sensación de orgullo que es muy difícil de explicar. Por ti, por él. Por sus avances, por cada pasito hacia adelante que dais juntos.

Y de repente un buen día te miras al espejo y ves en tu rostro líneas que antes no había. Ves a alguien que nada o poco tiene que ver con esa imagen que el mismo espejo te devolvía hace tiempo… Han pasado siete años.

Giras la mirada y ves que tu pequeño bebé ya no está. Un pequeño verborreitor ha tomado su cuerpo. Se ha convertido en un hombrecito en miniatura que tiene las cosas muy claras y viene pisando fuerte. Un ser que antes, no hace tanto, dependía total y absolutamente de ti y que hoy sin embargo es capaz, muy capaz de tomar sus decisiones…

¡Ama, quiero kiwi…!
What?
– Disney Channel no ama… Trae el mando que zapeo.
– ¿Cómo?

Y a pesar de todos los altibajos, de esa montaña rusa que supone la maternidad, hoy celebro con todo el amor del mundo que mi niño mayor hace siete años que entró en mi vida. Y queda claro qué es lo que gana cuando la balanza se inclina… Con el mismo amor e ilusión esperamos hoy a Xabier, esa pequeña vida que me ha dado la oportunidad de revivir mil sensaciones. Ese pequeño ser que en muy poquitos días cerrará nuestro círculo.

Gracias hijo mío por todo lo que me has dado.

¡Felicidades!

54 pensamientos en “Mi diccionario maternal: EPÍLOGO.

  1. Boquiabierta me has dejado……has cerrado esta etapa por “la puerta grande”…… La maternidad te enseña muchas cosas, pero sobretodo a amar intensamente, sin límites!!!!

    Por otro lado no puedo irme sin decirte que gracias a este super proyecto, nuestras vidas se cruzaron y no podría estar más contenta por ello!!!!!

    Me gusta

    • Así es Blanca. Este diccionario es mucho, muchísimo más que las publicaciones de nuestros blogs. Ha significado un antes y un después en nuestro paso por la blogosfera. Es un proyecto precioso que ha hecho que nos encontremos.

      Creo que el significado de la palabra amor no se conoce realmente hasta que no se es madre. A tu pareja la puedes amar, sí. Pero a un hijo… No hay palabras para describirlo.

      ¡Un besazo, preciosa!

      Me gusta

  2. Precioso Vero! Genial post para poner punto y final (qué penita me da esto) al AZ, nuestro AZ. Si el de Trimadre me ha parecido un gran broche de oro, el tuyo no puede ser menos y está a la misma altura. Gracias por tantos y tantos momentos vividos y compartidos. Me identifico en muchas de tus definiciones de maternidad, así que desearte lo mejor para el cierre de ese gran círculo con la llegaba de Xabier. Un besazo enorme!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias Noe!

      La verdad es que ha sido un año (No me canso de repetirlo…) lleno de muchas emociones y sentimientos compartidos a través de este diccionario. Con todas vosotras he reído, he llorado, he reflexionado, he empatizado… Y mil cosas más. Recopilar en un sólo post todas las palabras ha implicado mucho más que aglutinar 27 palabras en una sola entrada.

      Un besazo y deseando estoy de leer vuestras entradas que sin duda nos tocarán las fibras. Eso seguro. 😉

      Me gusta

  3. No había posibilidad de un epílogo mejor. Tus entregas del AZ han sido de lo mejorcito que se ha podido leer en mucho tiempo por la blogosfera, emociones a flor de piel, risas y lágrimas por un montón de palabras que cobraban sentido a través de tí. Un placer leerte!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias Marta!

      De verdad que cuando he leído el comentario por primera vez… Me has emocionado y todo. Un halago, de verdad.

      Es cierto que he puesto en cada entrada (bueno… La de kiwi no cuenta) todos los sentidos y sentimientos y que el diccionario al completo dice mucho de mí. Me alegra que te haya transmitido cosas y que de alguna manera te sientas identificada.

      ¡Un besote! 🙂

      Me gusta

  4. Te leí el viernes (y lloré), pero mi móvil decidió rallarse en pleno comentario. No sé si fueMurphy o fueron los planetas, el caso es que he vuelto a leer el post y he vuelto a soltar lágrima. Es precioso, Vero. Está lleno de emotividad, de sensibilidad y de amor. Y además ha sido como hacer un repaso a un año de amistad: audios de coña, selfies y fotos compartiendo cualquier cosa, pensamientos, problemas y alegrías…
    Me ha encantado!
    Un besazo!!

    Me gusta

    • Cierto Noni…

      Siempre lo he dicho y no me canso de repetirlo. El AZ de la maternidad ha supuesto sin ningún tipo de duda mucho, muchísimo más que un simple carnaval bloguero. Con el que hemos reído, hemos llorado, nos hemos conocido un poquito mejor a nosotras mismas y a las personas que poco a poco se han ido involucrando en él. Pero lo que me llevo de todo esto vale mucho más. Un amistad con grandes mujeres con las que despierto casi casi cada día.

      ¡Muchas gracias preciosa! Un besazo hasta el infinito y más allá… Con Spotify Gyn Tonic incluido 😉

      Me gusta

  5. Es un post precioso Mixka, de esos que hacen que la alergia al polvo te saque unas lagrimitas de los ojos y sonrías. ¡Que ha sido la alergia, señores, que no soy una ñoña!, snif, snif… Felicidades.

    Me gusta

  6. Tarde pero seguro, muchas felicidades a ese príncipe hermoso!! (Preciosa foto, que energía y vida que irradia tu peque) Dios lo colme de bendiciones y de cosas maravillosas el resto de su vida, a tu peque en camino y a ti también. Muy pero muy hermoso este post, lleno de sentimientos, lleno de vida, pero sobre todo lleno de un amor desbordante por tu hijo. Siempre he admirado a las madres que derrochan ese sentimiento tan puro y tan grande por sus hijos, así como tu… que te sale hasta por los poros y puedes plasmarlo perfectamente a través de las palabras. Espero más pronto que tarde tener la dicha de tener a mis hijos acá en la tierra. Pero conozco ese amor, ese amor incondicional por esos seres pequeñitos que llegan a iluminarnos la vida y nos la cambian por completo.
    Nuevamente, Dios bendiga inmensamente tu familia. 🙂 Te mando un abrazo…y que sepas que unas lagrimillas me has sacado.
    Besos
    Elena

    Me gusta

    • ¡Ay Elena…!

      Nunca es tarde para recibir comentarios llenos de cariño y sentimiento como este.

      Estoy segura de que ese día que tanto ansías llegará. Porque ha de hacerlo si tan fuerte es tu deseo. Me consta que te lo mereces. El amor por un hijo surge desde el primer instante en el que conoces que hay vida dentro de ti, y por eso sé que sabes perfectamente qué y cómo siente una madre.

      Muchas gracias por tus buenos deseos preciosa.

      ¡Un abrazo enorme y fuertote!

      Me gusta

  7. Me has dejado boquiabierta!
    Pero que gran post que has hecho, que bonitas palabras recordando todo tu diccionario y mostrando el gran amor que tienes por tu pequeño.
    Que bonitos 7 años!!
    Te deseo muchos más y nuevos con Xabier que esta por llegar!
    Besitos a los 3!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias guapa!

      Siete añazos que parecen toda una eternidad y realmente son sólo un pequeño suspiro. El tiempo vuela y me da una pena tremenda ver cómo se me va escapando de las manos su niñez… Que yo creo que sin querer, cuando llegue el peque, “le haremos” más mayor todavía…

      ¡Un besazo enorme de vuelta! 😉

      Me gusta

  8. Jo, maja, vaya entrada tan hermosa, qué bien hilada y qué entrañable…
    ¡El listón se está poniendo muy alto!
    Leyéndote hoy, no he podido evitar sonreír recordando tus entradas con cada palabra del AZ.
    Un besote enorme para ti y para tu peque de 7 añazos. Y una caricia en la barriga para Xabier 😉

    Me gusta

    • ¡Gracias Arusca!

      ¡Sí! A mí también me ha ayudado a rememorar cada una de las entradas. Ha sido muy bonito escribir este post, la verdad. Un montón de recuerdos, un añazo de diccionario, que se dice pronto ¿eh?

      ¡Un besazo! ¡Con muchas ganas de iros leyendo a todas! 😉

      Me gusta

  9. ¡Vaya cierre para el diccionario! Cuando hablas de las secuelas físicas del embarazo lo haces de una forma tan sutil que me replanteo mi post parto y quiero dejar de verlo en forma de tetas caídas y piel estriada y fláccida. Tengo que mentalizarme mejor en esto de que lo más importante es la bichilla preciosa que tengo y no el tipo de vaca-burra estropeada que se me ha quedado.

    Me gusta

    • Jajajajajajaja Hombre… Lo más importante es la bichilla seguro. Pero las “secuelas” físicas son las que tú has descrito perfectamente, lo que pasa que yo lo he dicho más sutilmente por aquello de que nos lea alguna futura mamá… ¡Porque la verdad desanima un huevo!

      Lo de las estrías yo creo que depende mucho de la piel de cada una, y no todas las padecemos igual (Siempre hay alguna suertuda). Eso sí… Los pechos… Los pechos… ¡Ay los pechos! Que ahora viven tristes y cabizbajos, escurridos y lánguidos… ¡No quiero ni pensar cómo quedarán con el segundo!

      De todas formas… Vaca-burra seguro que es mucho decir, ¿No?

      ¡Besotes guapa!

      Me gusta

  10. El post te ha quedado bien guapo, todo perfectamente hilado e impregnado de sentimiento, pero muchísimo más guapo está Nano!! Me encanta la alegría y la vitalidad que transmite, está hecho un hombrecito. Si tuviese una hija ya sabría a quién fichar de yerno… 😉
    Muchísimas felicidades en su séptimo cumpleaños, y a disfrutar estos últimos días pre-Xabier a tope, que en nada ya nos encontramos un post anunciando que ha nacido.
    Un besazo enorme 🙂

    Me gusta

    • ¡Gracias Isa!

      Sí… Es una foto increíble que transmite felicidad en estado puro. Un fiel reflejo del día que pasamos. Lo que ocurre es que le tengo ya comprometido con la hija de Marta… (Diario de algo especial) Jajajajajajaja. ¡Vaya dos casamenteras estamos hechas!

      En nada asoma las orejillas mi bebote grandote. 😉

      ¡Un besazo preciosa!

      Me gusta

  11. Aish… Que ayer me quedé a medio post porque el móvil se quedó sin batería… ahora porfín he podido leerlo hasta el final.
    ¡Qué bien hilado hija mía! Te juro que me intrigaba ver cómo ibas a enmarcar el kiwi y te ha quedado de miedo!! Jaajajajaaa!! Grande! Trimadre dejó el listón alto y tú no has hecho más que consolidar la cota. Estamos apañadas el resto!! 😀

    Me gusta

  12. Felicidades a tu niño!!! Mañana es el cumple de la mía, 3 añitos, y aunque un poco menos profundo, mi entrada también está dedicada a mi pequeña, aunque no puedo estar más de acuerdo, mil besos!!!!!

    Me gusta

  13. Sabes que suscribo cada una de tus palabras!! Estoy tremendamente orgulloso de nuestro pequeño nano!!! Y espero con ansia al pequeño Xabier para poder celebrar no uno sino 2 cumples y estar doblemente orgulloso para siempre!!!
    Te quiero amor!!!

    Me gusta

  14. Felicidades a tu niño!!! Es curioso cómo las necesidades de los peques van cambiando desde q son seres completamente dependientes de nosotras a personitas q cada vez son más autónomas! Lo increíble es q nuestro papel de madres no termina,ya lo somos para siempre, aunq mucho me temo q en unos años no harán caso de todos nuestros consejos…en fin, la maternidad es un proceso, nunca se deja de aprender!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias!

      Sí, y hacer ese recorrido con ellos es increíble. A veces pasa tan rápido que da un poquito de vértigo… Pero es cierto que resulta muy curioso.

      Nuestro papel será desde el momento del parto y para el resto de nuestros días el de madres. Igual que el de las nuestras. A mí me ha hecho ser mucho más consciente de todos sus esfuerzos, de ver y sentir que siempre está, están ahí. Y también es cierto que siempre se aprenden cosas nuevas con ellos.

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  15. Precioso vero, lo bonito de la maternidad escrito muy bien. Te felicito a él primero por supuesto que estará super ilusionado y a ti!!!!
    Muchos besitos.

    Me gusta

    • ¡Gracias Raquel!

      Él está emocionado… ¡7 años! 😉 No he podido pasar el día completo con él, este año no ha podido ser. Pero ha disfrutado muchísimo.

      El post, un pequeño recopilatorio de 27 post en los que he puesto un trocito de mi experiencia. De mi maternidad. Aunque aún me queda tanto por aprender…

      ¡Besotes gordos!

      Me gusta

    • ¡Gracias preciosa!

      No tengo ninguna duda de que aprenderé un montón de cosas nuevas. Y estoy ansiosa, porque además afronto esta nueva etapa con una mochila llena de recursos que antes no tenía. La experiencia que la propia edad te va dando y además… Os tengo a golpe de tuit a todas vosotras para asomarme a esa ventanita y pedir auxilio si os necesito… Jajajajajajaja

      ¡Un besazo enorme!

      Me gusta

  16. Vero… que preciosa manera de cerrar tu diccionario maternal. Me emocionaste en cada frase. FELICES 7 AÑOS DE MATERNIDAD. FELIZ CUMPLE PARA EL NANO! ♥
    Coincido con Vero Tri, es una de tus mejores entradas. Flor de broche de oro en este día tan especial en tu vida.
    Parece ayer cuando entraste tímidamente al az con todo ese ALMA y te quedaste y te comprometiste con el proyecto 🙂
    Te dejo un besote enorme y siete tirones de orejas para los dos. A disfrutar de este maravilloso domingo, che.
    Abrazo transatlántico.

    Me gusta

    • ¡Gracias por tus palabras Pao!

      Un día muy especial y el idóneo para cerrar este gran diccionario de la maternidad, en esta ocasión el mío. Un broche de oro en un día muy significativo para mí. Aunque en breve le irán sucediendo los demás.

      Cierto también… Recuerdo esa primera entrada perfectamente. Ha sido un año lleno de emociones y sentimientos compartidos y mucho más… 😉

      Muchas gracias por estar ahí. ¡Un besazo de los fuertes y apretujados directos a Argentina!

      Me gusta

  17. Precioso Vero! Me han encantado tus palabras, como siempre, la facilidad para dar nombre a tus sentimientos y tocarnos el corazon. La siguiente soy yo, y me han dejado las dos un liston muy alto, espero estar a la altura. ¡Olé tú!

    Y muchísimas felicidades al peque por sus 7 maravillosos años, que se dice pronto. ¡Un beso enorme a los cuatro!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias guapa!

      Hoy es un día muy especial para mí. Cada cumpleaños lo es. Pero este año es doblemente especial. En pocos días repetiré maternidad.

      Ha sido increíble compartir este proyecto con todas vosotras. Con algunas antes, con otras después. Increíble igualmente. Deseando leer tu broche de oro 🙂

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  18. Impresionada me hallo, Vero!! Chapeau! Creo que es uno de los mejores posts de los que he leído en este rinconcito. Has hecho un compendio increíble de todas tus entradas en el AZ, y creo que lo has conseguido siendo fiel a tu estilo y llenando los párrafos de sentimiento materno. Una reflexión preciosa sobre lo que ha supuesto la maternidad en tu vida, y como colofón, una inevitable mención a la ilusión que se viste con el nombre de Xabier. ¡REDONDO!
    Un abrazo emocionado!!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias Vero!

      Un compendio de nada más y nada menos que veintisiete post en los que he/hemos ido desnudando parte de nosotras. En pelotilla picada nos hemos puesto mil veces, a corazón abierto. Y el cierre no podía ser menos que el resto.

      Un besazo y gracias por tus palabras… 🙂

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s