La biblioteca… Leeremos sobre la aceptación a uno mismo y a los demás

logo-boolino

Muchos niños y niñas al igual que los adultos se sienten acomplejados y diferentes al resto, y en cambio otros dejan de lado a otros niños por tener alguna diferencia que no consideran “normal”. Esto muchas veces puede causar un gran malestar que no debería producirse en nadie y mucho menos en un niño.

El trabajar a edades tempranas la aceptación de uno mismo y los demás, es muy importante para crear adultos respetuosos y felices, ya que la perfección y “lo normal” no existe: Cada uno posee unas cualidades y diferencias que le hacen único, y eso es lo que precisamente hace bellas y especiales a las personas. Intentar ser como los demás no nos hará mejores, ni más felices, por eso hay que hacer ver a todos los niños y niñas qué hay dentro de ellos que les hace especiales, únicos y por eso mismo lo deben potenciar. Se trata de trabajar desde el interior las fortalezas, focalizarse en las habilidades y no centrarse en intentar trabajar o cambiar los que no se posee.

Siempre exteriorizamos en nuestra apariencia cómo nos sentimos internamente y por eso desde boolino os queremos recomendar una serie de libros infantiles para hacer ver a los niños y niñas que en lo especial y diferente está la perfección de ser uno mismo.

image

Malena Ballena del autor Davide Cale y la ilustradora Sonja Bougaeva, editado por Libros del Zorro Rojo (+ 3 años).

Malena pesa mucho y cada vez que le toca ir a la piscina las niñas de su clase se ríen de ella, por eso, a Malena, no le gusta nada el agua. Sin embargo un buen día, el profesor de natación le explica un truco con el que conseguirá empezar a cambiar su vida y cómo la ve el resto de la gente. Porque si se esfuerza Malena puede ser una roca, un río, un pájaro, un pez y hasta una gran ballena.

En Malena Ballena veremos la importancia de la reflexión, el poder de la mente y la aceptación de uno mismo como herramientas para trabajar la autoestima. No podemos cambiar lo que demás piensan o dicen de nosotros, lo que sí puede hacer Malena es trabajar en sí misma y en la aceptación de su apariencia física. Un tema duro tratado con sinceridad, inocencia, dulzura, humor y solucionado con soltura e inteligencia.

Las plásticas imágenes de Malena Ballena dotan de gran expresividad a una historia que, en clave de humor y mucho optimismo invita a la superación de los complejos y apuesta por la aceptación de la diversidad física. A través de la dulce y tierna Malena veremos cómo es posible aceptarse a uno mismo con humor y positividad.
image

El cazo de Lorenzo de la autora e ilustradora Isabelle Carrier, editado por Juventud (+7 años).

Con sencillez, tanto en ilustraciones como en el texto, la autora de este libro, Isabel Carrier, ha encontrado una excelente manera para explicar lo que representa ser diferente o tener una diversidad cognitiva en particular y hacer entender a los más pequeños qué supone.

Con poco se puede decir mucho y este libro es un ejemplo. Un relato tierno y al mismo tiempo divertido, donde la autora recrea el día a día de un niño con sus dificultades, cualidades y obstáculos a los que se enfrenta. Este libro conmoverá al lector, sea cual sea su edad.

Realmente, todos somos especiales y diferentes, solo hay que seguir adelante arrastrando un cazo si hace falta como Lorenzo, el niño protagonista.

El texto es equilibrado, esencial, poético y muy real. Los dibujos refuerzan todo lo que se cuenta y le dan expresividad a la historia, además de acercarlos al lector infantil por su trazo sencillo y fácil. Un libro para reflexionar sobre la diferencia, pero también esperanzador porque nos ayuda a comprenderla y aceptarla desde dentro y desde fuera.

imageNo soy perfecta del autor e ilustrador Jimmy Liao, editado por Barbara Fiore (+9 años).

Genialidad e imperfección en este libro de Jimmy Liao, que través de una niña llamada Perfecta, muestra mediante ilustraciones de su cara (protagonizando casi todas las páginas del libro), la idea de que la perfección absoluta no existe, de ahí la dedicatoria del comienzo del libro en la que nos dice que debemos dejar de buscar la perfección:

“Este libro está dedicado a los niños y adultos que han dejado de buscar un mundo perfecto”

Como muchos de los libros del autor, este libro nos hace reflexionar, en este caso, sobre lo perfecto y lo imperfecto. La protagonista, Perfecta, sabe que no lo es, incluso por eso quiere cambiarse el nombre, ¿en qué pensarían sus padres? Ella se da cuenta que la perfección es aburrida. Nadie es perfecto, aunque lo intentemos maquillar, todos vemos el mundo de diferente manera, y por eso lo que puede ser perfecto para alguien para otros no lo es.

¿Quieres compartir algún recurso? ¿Conoces algún caso o lo estás viviendo en primera persona y te gustaría compartir cómo lo habéis abordado?

¿Quieres hacernos alguna aportación?¿Te gustaría que tratásemos algún tema en particular? ¡Adelante !Haznos tu propuesta!

.

15 pensamientos en “La biblioteca… Leeremos sobre la aceptación a uno mismo y a los demás

  1. Muy buenas aportaciones, conocía los dos primeros, no el último. Aunque es cierto que hay que hacerles ver a los niños las desigualdades, y que no todos somos iguales, y que no por ello debemos burlarnos de los demás, también considero que a cada niño hay que recalcarle lo bueno que es en determinados campos: eres muy obediente, organizado, colaborador…
    Es recalcar lo bueno. Ya me entiendes :p

    Me gusta

  2. Yo con mis hijas, sobre todo con la mayor, tengo un problema. A pesar de que es una niña empática, tolerante y muy afable, le da mucha importancia al aspecto físico. Más que al suyo -todavía está en esa edad en la que una no tiene complejos- al de los demás. Ese niño es gordo, ese niño es delgado, el que tenía la cabeza grande, la profesora jamona… No lo hace con malicia, pero lo hace y a mí me disgusta bastante porque en casa no le hemos inculcado eso. Además, cuando se lo dices y reflexiona se siente mal. Así que un par de estos libros me parecen muy interesantes para tratar el tema con ella!!! Gracias por la recomendación.

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Bueno, el hecho de que dialogando con ella sea consciente de que eso no está bien, ya es algo. Por probar no pierdes nada. En algún comentario anterior menciono un cuarto título que me han recomendado, por si quieres echarle un vistazo. ¡Suerte! Aunque contigo como mamá, no tengo duda de que lo conseguirás 😉

      ¡Un besote!

      Me gusta

  3. Muy recomendables si, si. Me los he apuntado para regalar a los sobrinos la verdad porque tia yo no soy quien para meterme en como cada una educa a sus hijos pero la falta de respeto hacia los demás cada vez lo veo mas en niños, y vale los niños son niños pero joolin nadie piensa que si así siguen que sera de ellos de adultos? En fin….. genial esta sección, me encanta!!!

    Me gusta

    • Los niños que en un futuro serán adultos…

      En realidad me parece muy buena idea lo de regalar a los sobris, o primos este u otros tipos de libros. Tampoco vas a llegar y le vas a decir a su madre “Mira, le he comprado este libro porque creo que haces fatal” Jajajajajajaja No… Pero quizá sea una forma de hacer un click en la mente tanto de niños como de padres.

      Está claro que si los papás no están sensibilizados con el tema… ¡Apaga y vámonos!

      ¡Muchas gracias guapa! ¡Me alegro de que te guste la sección! 🙂

      Me gusta

  4. Qué buen post! me alegro mucho de que alguien se interese por incluir estos temas en la literatura infantil. Está todo tan lleno de guapas princesas y valientes príncipes… que a veces dejan el mundo real repleto de complejos. Además estoy de acuerdo con Madremaya, ya está bien de gritar a los 4 vientos que todos somos iguales, porque no es así, todos somos diferentes y son esas diferencias las que nos hacen únicos y especiales, por lo que no hay que limarlas, sino cultivarlas. No hay que confundir igualdad con igualdad de derechos. Sí que tenemos todos los mismos derechos, pero siendo cada uno de la forma particular que sea.

    Me gusta

    • Totalmente de acuerdo. ¡NO SOMOS IGUALES!

      Y creo que tú también has dado en el clavo con tu comentario. Has tocado un tema clave. Al margen de que sobreprotejamos a nuestros hijos, que no voy por ahí, es cierto que les mostramos o intentamos mostrar un mundo perfecto, de color de rosa y en el que las ranas siempre se convierten en maravillosos y apuestos príncipes azules… Lo cierto es que la vida real no es así. Tampoco se trata de hundirles en la miseria… Noooo. Pero tampoco esconder u ocultar la realidad de las cosas.

      Debemos enseñarles a valorar a las personas por quiénes son, no por cómo son, y como digo en el comentario anterior, también a quererse a sí mismos tal cual. Porque son únicos e irrepetibles. Aunque no tengan coronas 😉

      Le gusta a 1 persona

  5. ¡Qué importante es este tema! .Básico y elemental para una buena educación y convivencia , y para respetar a los demás si queremos ser respetados . Un principio básico que le enseño a mis hijos es : “No hacerles a los demás lo que No te gustaría que te hicieran a tí”.
    Los libros son preciosos ,con unas ilustraciones que atraparan la atención de los niños.

    Me gusta

    • Así es. Totalmente de acuerdo contigo. Me ha gustado cómo lo has expresado “Respetar a los demás, para ser respetado”. Aunque también debemos enseñarles a quererse a sí mismos. Tal y como son. Yo creo que ambas cosas son complementarias y muy importantes.

      ¡Los libros son geniales! Otro título que me han recomendado hoy sobre el mismo tema es: “Orejas de mariposa” 😉

      ¡Un abrazo y gracias por pasarte!

      Me gusta

  6. Me parece un tema super interesante. Siempre he escuchado que hay que enseñar a los niños que “todos somos iguales” y no estoy nada de acuerdo, me parece un completo error. No hay dos personas iguales, ni física ni emocionalmente, y eso es lo bonito. Nuestro deber como padres, y como sociedad, es enseñar a los niños a respetar a los demás por su condición, por su diferencia, por aquella característica que los hace únicos e indispensables, pero además, debemos enseñarles a valorar sus propias diferencias, sus defectos, y a no permitir que los demás les hagan sentir mal por nada.

    Aceptarse tal cual uno es no es fácil, a mi misma me costó años darme cuenta de que no todo el mundo me miraba y criticaba por tener barriga (que no era para tanto, pero yo la veía enorme), y que no todos le daban tanta importancia a aquel grano que me molestaba tanto… Creo que no fue hasta los 19 que empecé a darme cuenta de que yo también tenía cosas bonitas que ver y que mi físico también atraía a los hombres. Pero me cerraba en mí misma y complicaba las cosas.

    Por lo mal que lo pasé no me gustaría que mi hijo viviera lo mismo y que, aunque sea difícil de conseguir, se valorara desde el principio por como es, con sus virtudes y limitaciones. Los libros que propones me parecen perfectos, y un complemento maravilloso a la educación que debemos darles. ¡Un beso!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias por tu aportación!

      No puedo estar más de acuerdo. Y creo que tú muy bien además, has dado la clave del asunto. Quizá el error sea (aunque sea bienintencionado) inculcar a nuestros menores que todos somos iguales. Y nada que ver con la realidad. Cada individuo es único e irrepetible, con sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. Hemos de enseñar a nuestros hijos a ver en sí mismos y en el resto de personas las cosas buenas, aceptar las malas o no tan buenas, e incluso a que sean conscientes de que lo que para nosotros a veces es algo negativo otros ni siquiera lo ven así. En función de los ojos que miren, la visión será distinta.

      Creo que este tema es una de las bases fundamentales del respeto y la convivencia del ser humano. Y a veces los niños… Son muy crueles…

      ¡Un besote!

      Me gusta

  7. El de “Malena Ballena” me ha encantado. Curiosamente hace unos días recordaba con mi madre como en el colegio, yo nunca he sido especialmente delgada, los niños la tenían tomada con una compañera que debía pesar más o menos como yo. A mí nunca me atacaron personalmente con el tema del peso, mientras que a ella la tenían martirizada. En este caso, el carácter de aquella niña creo que influía mucho en que el resto de niños, ya de por sí crueles, se aprovecharan de su condición física para herirla, mientras que yo era más sociable y jamás me dirigieron un insulto de este tipo. Yo me muero sólo de pensar que a mi bichilla llegasen a ofenderla de esa forma y yo no me enterase o no supiese cómo ponerle remedio.

    Me gusta

    • Los niños a veces son muy duros con sus iguales…

      Quizá esa falta de seguridad y el hecho de ser más introvertida marcaba la diferencia entre esa otra niña y tú. En cualquier caso, queda claro el importante papel que tenemos que desempeñar los adultos desde edades tempranas con nuestros peques.

      Enseñarles a quererse y valorarse tal cual son es fundamental. Y ello les dará mucha seguridad para afrontar este tipo de situaciones. Por supuesto el respeto a los demás… Bá-si-co.

      ¡Gracias por compartir tu experiencia! 🙂

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s