Anecdotario. Sabe más el diablo por viejo…

A todos y a todas nos molesta o nos escuece al menos un poquito que nos digan con voz categórica y con algo de suficiencia quizá también, aquello de “Te lo advertí“… Pero es que, qué leches, nos lo advirtieron.

Dijo alguien una vez que la curiosidad mató al gato. Y desde luego matarlo no sé si lo mató, pero teñirlo en nuestro caso, lo tiñó. De amarillo limón concretamente. Monísima y graciosa estaba la felina, las cosas como son. Pero observar con mis propios ojos el desaguisado que el pequeño animal peludo ocasionó en un abrir y cerrar de ojos… O mejor dicho, en un entrar y salir de un cubo, fue poco menos que apoteósico.

Cuando creé esta minisección pensé… ¡Qué exagerada eres! Seguro que no vuelves a publicar una anécdota en meses… Sólo dos semanas nos han hecho falta para lucirnos como se debe.

Una que es de Bilbao, de las afueras pero Bilbao a fin de cuentas, manifesta su síndrome del nido a lo grande ¡Que en Bilbao somos así, cagoenlaostia! Y no se me ocurre mejor momento que liarme a pintar parte de la casa, ahora, 28 semanas de gestación, en plena ciática, con anemia y en resumen, hecha una porquería. Pero oye, una es burra y es lo que hay…

Sábado, 15 de marzo de 2014. 22:00 horas… Sólo nos queda una manita de pintura al salón, recoger un poquito, limpiar ¡Y arreando que es gerundio!

– “Dejad las puertas y ventanas abiertas durante la noche. La pintura tiene mucha humedad y así no condensará la habitación. Quizá deberíais dejar cerrados esta noche a los gatos en la cocina… No vaya a ser que hagan algo con la pintura y se líe una buena”.- Dijo el padre de ella…

– Baaaaaah… ¡Que no hombre que no! Si los gatos seguro que con sólo oler la pintura se van corriendo…- Dijeron ellos con total y errado convencimiento.

image

Y este es el resultado de una noche gatuna rumbera, con inmersión en el bote de pintura y paseíllo incluido, que implicó nada más y nada menos que una mañana y parte de la tarde de domingo de trabajo intensivo limpiando huellas de gato de absolutamente TODA la casa. ¿Quieres caldo? ¡Pues taza y media!

Y es que ya lo dice el refrán, que más sabe el diablo por viejo que por diablo.

17 pensamientos en “Anecdotario. Sabe más el diablo por viejo…

  1. Pues sí, hija, pocas frases me desquician de mi madre como el “yo ya te lo dije”. Y vosotros, avisados estabais… Me puedo imaginar tu cara. Pero, una cuiosidad, cómo limpiasteis al animalito?

    Me gusta

  2. Ya me tienes por aquí, estoy intentando ponerme al día, que aunque no haya comentado, me llegan tus entradas y te leo, pero necesito ordenador para comentarte!
    Antes que nada, o después… buenos días!

    ¿Conseguistéis quitarle toda la pintura? Y las escaleras se quedaron relucientes o quedaron manchas??
    Piensa que el gato te ayudó a tener el síndrome del nido, necesidad de tener todo limpio y ordenado antes de que nazca el bebé, jajaja.

    Me gusta

  3. Mareee la que te ha liado!!!!! Son muy masocas si, el mio hizo también de las suyas hace tiempo cuando vivía en casa de mis padres y se pinto el pasillo. Se ve que les mola….xD
    Un besazo!!!! Raquelnita

    Me gusta

  4. Jajaja, me imagino esa mañana al despertar y ver todo el desastre, y ella con carita de “yo no fui” jajaja. Dicho sea de paso, las mechas le quedan bien, eh? Si es que…la curiosodad es muy mala!

    Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s