La crisis de los seis años…

No, este no es un post “de libro”, ni mucho menos… Empezamos el año con fuerza y mucha energía… Léase en tono irónico, obviamente. Llevamos una temporada en la que las salidas de tono, las malas contestaciones, las muecas y hasta los cortes de manga (Sí, tal cual… El primer día que le vi hacerlo, los cables cerebrales me hicieron masa) son el pan nuestro de cada día.

He probado diferentes técnicas:

  • Dialogar y explicarle que esa no es la forma de conseguir cosas.
  • Si gritas, no te oigo…
  • Ignorar su actitud.
  • Montarme en el rinoceronte naranja y hacer rodeo… Osea, lo que viene siendo gritar…
  • Imitarle (Reconozco que esta técnica sólo suele tener resultados en niños o niñas más pequeñas…)
  • Castigarle.
  • Tirarme de los pelos.

image

Pero lo cierto es que ninguna de las opciones ha funcionado. Podría engañarme diciendo que el embarazo ha podido influir, pero, seamos francos… Esta actitud viene de meses atrás. Es cierto, que en alguna ocasión ha manifestado su ira contra su futuro hermano… Pero realmente creo que no radica ahí el problema.

No creo que mi peque sea el niño malo ni problemático, no, realmente no lo creo. Pero lo cierto es que no alcanzo a entender de dónde puede venir tanta mala leche

La profesora le tiene como niño modélico en clase. Participativo, comunicativo, proactivo, inquieto y con ganas de aprender y ayudar a sus compañeros y compañeras de clase… Y con unas notas muy buenas. Los entrenadores de Futbol y Judo, comentan lo mismo… Obediente, activo, atento…

Y yo me pregunto ¿Dónde queda el niño que me describen? ¿Qué estamos haciendo mal? Lo cierto es que no sé cómo enfocar o re-encauzar su actitud. Nano es un niño al que no le gusta expresar sus sentimientos y cualquier intento de diálogo suele ser infructuoso. Quiero pensar que esto será pasajero… Pero tampoco quiero quitarle importancia, e ignorar el tema como si no pasara nada.

Y donde dije digo… digo Diego… Y se transforma en el niño más dulce del mundo… Es decir, que no es una actitud constante. Pero sí hemos llegado a unos términos en los que tememos que el pequeño Goliat haga acto de presencia… Otra vez. Por lo que sí, reconozco que la situación provoca tensiones en casa.

La verdad, me siento algo perdida. He dudado mucho sobre si escribir este post… Mas que por escribirlo, por publicarlo… Pero he pensado que aparte de recibir vuestras opiniones y sugerencias, también es una forma de visibilizar que no todas las conductas, ni todos los niños son modélicos… Que no todas las maternidades son idílicas, ni mucho menos, y que quizá “tú” que estás pasando por lo mismo te veas reflejada en mis palabras.

Conozco muchas técnicas conductistas (Refuerzo positivo, negativo, modelado…), pero pienso que son fórmulas poco naturales… Muy teorizadas y las considero para otro tipo de problemas, problemas de conducta serios, problemas de verdad. No creo en el “no hay que decir NO”. No creo en la crianza sin límites establecidos, no creo en la educación basada en el consentimiento automático para evitar la pataleta. Y siendo totalmente sincera, a estas alturas me veo vacía de recursos…

¿Alguna sugerencia…?

50 pensamientos en “La crisis de los seis años…

  1. ¡Hola Vero!
    Ya lo ha explicado arriba Merak Luna requetebien. Yo, como ella, creo también que estos enfrentamientos son tan propios de la edad, como necesarios. Han de enfrentarse al orden establecido por los adultos y pobre del que no lo haga. Lo que cuentas (y que nos sucede a muchas), que el crío sea bueno fuera y rebelde en casa, transmite que es un niño sano. Lo que no sería lógico es que se cuadrara en casa y se desmadrara fuera… Es en casa, y con los que hay confianza donde nos permitimos cosas que fuera no haríamos. Pienso que preocupante sería lo contrario. Pacienciaaaa… ¡Un abrazo! 🙂

    Me gusta

    • ¡Hola Nuria!

      Sí, viéndolo así tienes razón… Como se suele decir y sin extenderme demasiado, donde hay confianza da asco. Jajajajajajaja La verdad es que este ha sido un post con grandes aportaciones. La de Merak me hizo pensar mucho, como ya le dije en su día… Fue una ” patada en la espinilla” 😉 Y esas son las grandes aportaciones.

      ¡Un besazo preciosa! Gracias…

      Me gusta

  2. AY,dios! Ha sido leerte y entrarme sudores frios,por todo el cuerpo.
    Por miedo,de que llegue a mí esa época.Que llegará.Claro que llegará!
    Y porque ahora yo estoy pasando por la nada fácil,crisis de los dos años.
    Ya sabes.. rabietas por todo! El yo,yo.. y nadie mas que yo! ♫ ♪♫ ♪
    Pero aunque difíciles,son etapas por las que tienen que pasar y hemos pasado todos.
    Pero claro,no es lo mismo.. verlo desde la barrera,que ser nosotras las que tenemos que
    torear y coger al toro por los cuernos!
    Aún así,estoy segurísima de que tu como #supermamá es mayúsculas,conseguiras encontrar soluciones.Al menos,formas de intentar sobrellevar estos baches.
    Y después de superarlos,aquí estaré yo,para aplaudirte.. y hacerle la olaaaaaa!!

    muaks,preciosa!!

    Me gusta

    • ¡Gracias cielo!

      Sí, lo conentaba más abajo con Merak Luna… Cuando una se hace adulta se olvida de que un día hizo cosas ¿muy similares?¿iguales? que estos pequeños… Que hoy nos traen de cabeza. Pero es que verlo desde el otro lado de la barrera como tú dices, pues fíjate si no se lo habremos hecho pasar mal a nuestros papis… Jajajajajajaja

      Paciencia a ti también. ¡La de los dos añitos es dura!

      ¡Un besote fuerte!

      Me gusta

  3. Pufff yo que me estoy librando de la de los dos años temo que venga la de los 6 en 2×1 jajaja.
    No sé que decirte, sólo que intentes no perder tú la calma porque es peor.
    Yo creo que igual un poco sí tiene que ver el embarazo no?
    Probad a hacerle muy partícipe, que se sienta hermano mayor con responsabilidades jejeje (Mi madre dice que eso me fucionó, y pasé por el nuevo hermanito justo a los 6 jeje)

    Un besotee

    Me gusta

    • Ay Macarenaaaa…

      ¡Tevacaga tú cuando crezca la pichurrina! Jajajajajajaja… Nano tiene un carácter muy fuerte de por sí. Amaya tengo la sensación de que aunque también tendrá el suyo es más buenina. No puedo quitarme la imagen de ella abriendo los regalos en reyes…

      Sí, después de leeros a todas, mayoría chicas, creo que el embarazo algo tiene que ver en todo esto… Estoy preparando un post sobre lo que dices de hacerle partícipe. Porque el otro día conseguí que se abriera un poco sobre este tema. Lo conseguí proponiéndole un juego 😉

      ¡Un besazo y gracias, preciosa!

      Me gusta

  4. Hola Mixka!
    Creo que das en el clavo al decir que es una fase, es problable a tu peque le este molestando algo y lo manifieste de esa manera. Es complicado dar consejo desde fuera y sin saber la situación. En estos casos sí hay algo que me gusta recomendar y es partir del reconocimiento de la emoción de los niños, me explico. Ante un mal gesto o mala contestación “Hijo, veo que estás muy enfadado y no te ha gustado nada…(lo que sea) per ¿te parece una buena respuestas? Ahora mamá-papá está triste y enfadad contigo” y luego podemos aplicar alguna consecuencia como que se quede en su cuarto y nos haga un dibujo para hacernos sentir mejor. También me parece muy importante pensar con el peque respuestas alternativas cuando algo no nos gusta (en lugar de sacar el dedito) Y recordar que nuestro ejemplo es esencial, más que lo que decimos es lo que hacemos. Ah y por supuesto necesitamos la colaboracióna activa del papá y la mamá.
    Buf menos mal que no quería dar consejo!
    Si necesitas más ayuda me mandas un mensajito! Un abrazo

    Me gusta

    • ¡Hola!

      No, de verdad… ¡Todo lo contrario! Me encanta que me vayáis dando pistas. Porque de todos los tips que me dais, voy o al menos puedo ir construyendo mi propio sistema “apagafuegos” 😉

      Si te he entendido bien, aparte de aplicar una consecuencia a una acción/reacción negativa, ¿Te refieres a pactar con él una “contraseña” que no sea sacar el dedo para manifestar su malestar? Me ha parecido entenderte eso… Y si no te referías a eso, me has dado una idea, Jajajajajajaja

      Como le decía a Marta acabo de empezar un curso de “Gestión emocional y resolución de conflictos familiares”, espero poder sacar cosas en claro y alguna pista útil… Ya os contaré. Intentaré hacer un post resumen del curso.

      ¡Un abrazo y muuuuuchas gracias!

      Me gusta

  5. Hola guapetona,
    Cuando te leí ayer por la tarde, no sabía que ponerte, el no haber llegado como madre a esa etapa de los 6 años, me impedía pensar más allá de lo que estoy viviendo con mis Genovevas.
    Pero la noche hace pensar, o la almohada, o ¡qué sé yo! El caso es que estos cambios que experimenta el peque deberías preguntarle a él directamente. Ya tiene una edad en la que se puede dialogar con él. Yo lo sentaría en la silla, y tú enfrente de él, y le preguntaría ¿qué te pasa? Estás molesto por algo, triste… Ayúdale a expresar sus sentimientos o emociones.
    Y en cualquier caso, los ataques se pasan con el “despiste”, es decir, cuando esté en la fase de Hulk, dale un abrazo y háblale bajito al oído, ya verás como lo desarmas, y se vuelve a poner todo mimoso.
    Besos especiales!

    Me gusta

    • ¡Hola guapísima!

      Sí, creo que el curso de “Gestión emocional y resolución de conflictos familiares” me va a venir de perlas. Trata precisamente de eso. Espero que me den alguna herramienta o algún “juego” mediante el que favorecer ek diálogo con él.

      Lo de jugar al despiste no lo he probado nunca… Cuando se pone en fase Hulk la verdad es que no pienso en eso… Jajajajajajaja pero te haré caso 🙂

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  6. Aayysss guapa!
    Lo primero paciencia.
    Lo segundo…con un mal comportamiento NO se consigue nada. Nunca, y eso aquí es innegociable, por muy importante o razonable que sea, si lo pides mal, te aguantas. Eso si…al cabo de un minuto, si ya la pataleta o el mal rato se pasa, pues vale, tampoco he exigido que se pida perdón de rodillas ni nada por el estilo.
    Piensa si no es cansancio, que los extraescolares están muy bien… Si no les dejan agotados. O si es algo exterior, que otro familiar le dé “caprichos” que tu no le das y búsque la manera de conseguirlos
    A mi, lo que me sigue funcionando es el no atender, sin más, no castigo, no cambio mis rutinas, ni las que les tocan, si hay que cenar, les pongo la cena, y yo me pongo a cenar, si no ponen la mesa pongo la mía y dejo su plato en la cocina, que deciden cambiar y sentarse a cenar, pues como si no hubiera pasado nads, que siguen dando cabezazos a la pared… Pues ya les pondré una tirita .
    Recuerda que la llegada del hermano les complica la vida, pero que tu vas a estar más tiempo en casa y le puedes llevar y traer del cole, y si ahora no puedes hacerlo, es un tiempo precioso para disfrutarlo juntos.
    Y que los bebes no entienden lo que dices, yo no hablaba con María, exactamente, le contaba lo que fuera a Pablo mientras la atendía, a ella le valía el tono, y a él el contenido.
    De todas maneras
    Dar consejos siempre ha sido fácil, y mis hijos han sido tan buenos…. Que mi experiencia en malos comportamientos se limita a dos ratos.
    Valor, guapa, que en 30 años lo tienes superado.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola preciosa!

      Dicen que rectificar es de sabios y me parece correcto lo que dices. No es cuestión de machacar castigando… Si reaccionan dar por bueno ese cambio de actitud me parece razonable.

      Otro familiar consentidor, haberlo haylo, ya sabes… Pero yo contra eso no puedo hacer nada. No voy a ponerme a su nivel, para ser una “madre molona” te consiento y te compro todo… No. En ese sentido son inflexible.

      Las extraescolares le cansan, pero lo cierto es que es el quien quiere hacerlas. Por otro lado es cierto que no puedo dedicarle todo el tiempo que me gustaría, dichosas obligaciones domésticas… Eso quizá le haga pensar que cuando llegue el hermano no le haré caso… Vete tú a saber. ¡Es tan complicado!

      Gracias por tus palabras 😉

      Me gusta

  7. Yo tengo una niña de 7 y otra de 4. Lo que cuentas es una mezcla del día a día con las mías. La pequeña es esa que en el cole es una alumna modélica y en casa un troll-orco, una tirana. Es el día y la noche respecto a su hermana, durante mucho tiempo me pregunté por qué si las educaba a las dos iguales una era de trato tan facil y la otra me hacía descreer día sí día también. Al final asumí que, ni por asomo, las había educado igual, que era imposible, porque yo no era la misma, ni la situación la misma, y nuestra familia, y así un montón de factores que habían cambiado. Evidentemente, el carácter del niño también influye. Pero lo que más me repatea es, sin duda, que todo el mundo me dice “está llamando la atención”, y no digo que no sea así, pero da igual la atención que le preste, es su carácter y punto. No es algo que yo haga mal. En la maternidad se vende que siempre el comportamiento de los niños es un reflejo de lo que sucede a su alrededor, y creo que es cierto, pero también hay un componente importante de carácter con el que no podemos luchar. Mi hermana siempre fue una niña celosa, una niña de caracter fuerte, una “tocahuevos” ya hora, con 30 años ella misma te explica que le podían dar todo, que eso no iba a cambiar cómo se sentía entonces, que era algo superior a sus fuerzas y totalmente subjetivo. Con eso voy a que con los años y la experiencia maternal he decidido preocuparme por cosas que realmente puedo controlar, con otras he aprendido a vivir o convivir y llevarlas como mejor puedo o sé.
    En cuanto al comportamiento del mayor… la mía nunca me ha hecho un corte de mangas, pero sí poner esas caritas a mis espaldas que me sacan de mis casillas porque, para empezar, yo que he sido una niña muy buena, nunca se las hice a la mía… o, espera un momento… ¿no se las hacía? ¿o sí? bueno, ahora que pienso bien… puede que alguna vez se las hiciese cuando no me veía y que también la odiase en secreto puntualmente… y es que en eso consiste crecer, en desafiar a la autoridad, en reclamar nuestro espacio, nuestro ser individual y adulto, y ahí los padres son el “opresor”. Que, evidentemente, en su naturaleza está retarnos y en la nuestra como padres aleccionarlos al respecto. Con eso quiero decir que yo le riño, me enajeno cuando me contesta, hago piruetas sobre el rinoceronte naranaja -que iniciativa más frustrante, por cierto-… pero relativicemoslo, no tienes un pequeño delincuente juvenil, porque por lo que cuentas, tu hijo tiene un fondo espectacular. Y eso también es un hándicap para los pobres niños que han sido siempre bonachones, que los medimos por un rasero demasiado alto, al menos a mí me pasa con la mayor. A lo que voy, que me enrollo como una persiana. Enfádate, ríñele, intenta corregirlo, amárgate porque es una etapa dura… pero no le des más importancia que la de la que tiene. Como madre, no como experta, creo que el problema no es lo que el niño hace, sino cómo respondemos nosotros ante lo que hace.
    Y lo de los celos por el nacimiento del bebe… pues probablemente sea cierto, pero yo siempre intenté quitarle importancia a este aspecto porque me parecía simplificar todo demasiado. Utilizar ese cliché para todos los cambios que se producían en la personalidad de la mayor.
    Siento el rollo, espero haberte ayudado, pero sobre todo, lee mi opinión solo como la de una madre y su experiencia, no pretendo sentar cátedra ni mucho menos.
    Un beso guapa. Merak Luna

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola mi niña!

      ¡De lo siento nada! 😉 Estoy totalmente de acuerdo, su carácter al final, forma parte de él. Ni todos los niños son iguales ni desarrollan su personalidad de la misma manera. Es obvio… Pero a veces no reparamos en esa realidad.

      Y por otro lado… Cuando te dije que me habías dado una patada en la espinilla con el comentario me refería a que yo cuando era niña también era muy “rebelde” y respondona. Eso tendemos a olvidarlo. Y la verdad, creo que mis padres no lo hicieron tan mal 🙂

      Supongo que tendré que aceptar ciertos aspectos y respetarlos como parte de su propia personalidad y otros, con mucha paciencia ir afrontándolos… En cualquier caso, espero que la racha pase rápido… Jajajajajajaja

      Un abrazo y gracias por tu gran aportación. ¡Muak!

      Me gusta

  8. Me he leído tu post varias veces porque entiendo por lo que estais pasando. No se bien que aconsejarte, supongo que lo único que se puede hacer es intentar el dialogo, pero cuando este de buen rollo, hablar sobre como esta, como se siente, darle espacios de intimidad vosotros dos solos para ver si te explica que le pasa. Mi hijo mayor también hace esas cosas, y adaptarse al hermano ha sido difícil y aún a veces me dice cosas que me dejan perpleja,pero yo aguanto el tirón y le escucho. Porque creo que es lo mejor.

    En definitiva que no te he aclarado nada jajajajjajaja pero que te comprendo por aquello de mal de muchos…

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Sí, tengo que encontrar la forma de buscar el momento adecuado para hablar con él. Que esté receptivo. Es muy suyo y es difícil hacerle hablar. En cuanto no le interesa lo que le estás diciendo te cambia de tema pero sin miramientos, vamos, de un descarado que ni sé… Jajajajajajaja.

      Me habéis hecho pensar y creo que aunque yo creyera que no, el hermanito algo tiene que ver en todo esto. A pesar de que la edad en sí sea difícil. En fin como dicen por aquí el resto, paciencia por kilos. 😉

      ¡Un besote!

      Me gusta

  9. Ufff, no quiero ni pensar lo que un día seguro también me llegará. Pero si el mío aún no tiene los tres años y si no le marcas bien los límites se pasa tres pueblos! imagínate de mayor!! al menos publicando tu caso puedes ver que no soys, ni mucho menos, un caso raro, sinó de lo más habitual. Ánimos y a armarse de paciencia. Y estoy en lo que te han dicho antes, que vea más que nunca que te interesas por él, cómo le ha ido el cole, el judo, etc etc…

    Me gusta

    • ¡Hola guapísima!

      Ay maja… ¡Es que los dos años también son de aúpa! Sí, desde luego que el blog es un punto de encuentro magnífico. Un sitio en el que compartir inquietudes y que a veces te hace reflexionar y ver cosas que cuando estás obcecada con tu problema no ves. Entiendo que todo esto forma parte del desarrollo de los niños, de su maduración y su propio carácter. ¡Pero a veces es duro!

      ¡Gracias por estar ahí, y ánimo con tu pequeña fiera! 😉

      Me gusta

  10. Qué difícil! yo temo el día en que nos toque a nosotros, porque tocar, toca, eso seguro. Así que lo siento infinito por no poder ayudarte. Lo que sí creo es que has hecho bien en publicarlo, desahogarte y sacarlo, seguro que entre consejos y consejos consigues llevarlo algo mejor. Muchísimo ánimo y paciencia, sobre todo paciencia.

    Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      ¡Bueno, claro que ayudas! Sentirte escuchada y vaciar la mochila también ayuda, a recomponerte, a tomar fuerza para continuar y no desesperar… Claro que ayuda. Cuando llegue tu momento, haz lo propio… jajajajajajaja, que aquí estaremos para apoyarnos. 😉

      ¡Un besazo muy fuerte cielo!

      Me gusta

  11. Uff como te entiendo!! la mia tiene 7 años y hemos pasado por la crisis de los 5,de los 6 y ahora de los 7.Esto es una lucha constante!! yo me desespero también porque cuando crees que ya lo tienes controlado, está una temporada portándose bien y vuelta a las mismas pero con otros temas.
    Mi hija contesta, hace muecas, vacila, encima cuando la regañas se rie, no hace caso, lo que te digo, desesperante …lo se.
    ¿Qué hacer? puff.. te diría paciencia, aunque me la digo yo también ,no me basta.
    He intentado hablar con ella, que es mayor,que tiene que tener un respeto por los mayores, que tiene que entender ciertas cosas, que no puede hablar así, que hace daño, que me pongo triste…y bueno..funciona un par de dias.
    La racha se acaba pasando, te lo aseguro, llevo unas cuantas de esas…chungas. Ahora estamos en plena crisis del pre-pre.pavo….aaaayyyyy si…la que nos espera Vero…estos niños crecen muy rápidos.
    No se que más decirte, porque creo que andamos todas igual, respirar…y contar hasta 100…
    Un besote guapa!

    Me gusta

    • ¡Hola Lydia!

      Veo que me comprendes perfectamente… Aunque no me animas mucho… ¿A los siete hay otra crisis? ¡Oh my god!

      No añado nada más a la respuesta, porque lo has dicho tú todo… Jajajajajaja… Paciencia, sí, pero a veces no basta y nosotros también tenemos un límite. Pero parece ser que es la única forma. Son niños encerrados en mentes que se creen adultas.

      ¡Un besito cielo!

      Me gusta

  12. Buahh..ya somos dos Athenea tiene momentos realmente insoportables y como tu he hecho de todo y nada..creo o espero que sea algo pasajero de la edad xq por lo que veo n soy la unica.
    Mucho ánimo paciencia e intentar comprenderle aunque x experiencia se que es mas que difícil.
    Muaks preciosa

    Me gusta

    • ¡Hola Tere!

      Ay… Si yo paciencia tengo, pero a veces esta se colma, se agota y una no da más de sí. Son rachas, temporadas. Soy consciente. Pero los padres también tenemos rachas mejores y peores y a veces supongo que nos pilla en momentos bajos. No lo sé…

      Supongo que habrá que seguir cosechando paciencia 😉

      Un besito cielo… ¡Muak!

      Me gusta

  13. Por lo que veo no soy la única por aquí andamos mas o menos igual, mi pequeño tiene 6 años ya casi 7 y estamos en ese plan, yo hago lo que me da la gana, he probado de todo y lo que mas me funciona que ojo nose si estará bien o no es decirle que si el me trata así mama se enfada y cuando el quiera que le den mimos mama no va a poder darselos por que estará enfadada, asi he conseguido que cambie de actitud y pida perdón por hablarme asi… el otro día llego a decirme te odio y para mi fue la gota que colmó el vaso asi que lo primero que pensé fue eso chantaje emocional al canto. Me sentí tan mal como si me hubieran clavado un puñal. ….

    Espero haberte ayudado un poquito y paciencia para todas que esto es muy difícil y nunca se sabe cual es lo acertado. …
    Ánimo

    Me gusta

    • Hola guapísima!

      La verdad es que yo hace tiempo que dejé de creer en las fórmulas magistrales. Quiero decir, que no sé si será mejor o peor, pero si a ti te ha funcionado, bien hecho está, seguro.

      Los peques a veces pueden llegar a ser muy crueles. No creo que sean realmente conscientes de la pupa que pueden llegar a hacer con sus palabras. Pero… hacen daño.

      Supongo que es una mala racha bella… Nos toca pasarla. Al menos podemos desahogarnos e intercambiar experiencias e impresiones.

      Un besito gordo y ánimo a ti también.

      Me gusta

    • La verdad es que yo poco puedo aconsejar para esta edad.. Miedo me da llegar a eso x dos *~* imagino que se le suman la mezcla de sentimientos ahora x la llegada del nuevo hermanito y la rebeldía quizás típica de esa edad. sea lo que sea espero sea pasajero.

      Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Bueno, ya sabes que cada niño o niña es un mundo… Pero en realidad hasta los ochenta creo que no deja de haber crisis… Jajajajajajaja… Qué duro es ser p/madre… 😉

      ¡Un abrazo!

      (Hay respuestas muy buenas en el post, échales un ojo, quizá algún día te vayan bien)

      Me gusta

  14. Querida Mixka, siento decirte que lo que describes es mas normal y frecuente en niños de lo que piensas, es decir, yo he tenido niños en clase que sus padres me han dicho que ya no pueden más con ellos y sin embargo en el cole son ángeles personificado en comparación con lo que ellos describen. También das a entender que esta actitud a aparecido recientemente, lo que quiere decir que es por algo que él ha podido percibir hace poco.

    Aunque no lo creas, puede que sean celos del embarazo. Los celos tienen muchas formas de presentarse y los niños tienen su propia manera de ver el mundo y lo que sucede a su alrededor. Aunque no estés de acuerdo, yo si te recomiendo mucha comunicación( tanto comunicación verbal positiva como instigación verbal) y reforzamiento positivo durante un tiempo para ver que tal evoluciona. Además pienso que sería bueno que hablarais de sus cosas y también de lo que piensa de su hermanito y que te día que es lo que él entiende con la llegada del pequeño.

    Espero haber podido ayudarte un poquito, aunque tampoco tengo mucha información en el tiempo de lo que ha sucedido ni de su evolución. Suerte y bss

    Me gusta

    • ¡Hola bella!

      Estos días observando más detenidamente, y después de leer vuestros mensajes, he sido más consciente y quizá el embarazo sí que tenga algo que ver…

      Realmente sí creo que el diálogo sea una herramienta útil. La cuestión es más bien conseguir que Nano sea receptivo por un lado, que esté dispuesto a sentarse tranquilamente a hablar y a escuchar. A expresar lo que siente. Que ese es precisamente el tema. Se guarda para sí sus sentimientos y no exterioriza nada. O lo hace pero en forma de enfado o frustración.

      En cualquier caso probaré, no pierdo nada, con el refuerzo positivo.

      Hace pocos días me decía… Cuando nazca el bebé, no me vas a hacer caso porque vas a tener que estar todo el día acostada… O_o En ese momento, cuando el exterioriza sus emociones es cuando puedo intervenir y explicarle que eso no es así. Que mamá estará levantada como siempre… ¡No sé de dónde sacan esas cosas!

      En resumen, que me lío… Lo que me cuesta o no sé muy bien cómo hacer, es que él se anime a expresar todos esos pensamientos de manera natural y sin sentir que invaden su espacio.

      Gracias por tu aportación. Muy valiosa 😉

      ¡Un abrazo fuerte!

      Me gusta

      • buenas tardes, me presento de nuevo en tu rinconcito…jejeje
        verás la comunicación es importantísima y que exista diálogo entre los dos aún más.
        Por las características de tu hijo espera a que esté tranquilo y sea él quien saque el tema o de forma muy discreta sácalo tú preguntándole si se acuerda de cuando él era pequeño, o viendo álbumes de fotos juntos, o pregúntale que piensa sobre la barriguita de mamá… pero intenta que sean preguntas sin presiones.
        También deberías hacerle ver (pero muy poco a poco) el papel tan importante que va a tener él como protagonista y hermano mayor, la cantidad de cosas que le va a enseñar, explícale que su hermanito va a ser también un compañero de juegos. Además exprésale lo orgullosa y contenta que te sientes con él por odas las cosas que sabe hacer y que va a poder hacer por su hermano.
        La comunicación es cosa de dos, también debes aprender a escucharlo, dejarle que hable todo lo que necesite sin contarle la conversación(eso aunque no lo parezca es muy importante).
        Eso sí, intenta este acercamiento en los momentos que el este dispuesto a hablar y sin que él se sienta presionado, siempre es mejor que sea algo relajado o después de haber pasado un día juntos y haberlo pasado bien o haber jugado un rato… en fin necesitas desarrollar mucho la técnica de la observación directa con tu peque para saber cuál es el mejor momento.
        Espero que haya cambio

        Me gusta

  15. Mi mayor es así de intenso desde siempre, y siempre conmigo.
    Grita, llora, pega, insulta… cuando algo le frustra, se enfada, esta cansado…

    Cuando necesita mimos es cuando más lo hace, sin motivo aparente, y sin que a él le salga pedirlo.

    Yo siempre pienso; quiereme cuando menos lo merezca, será cuando más lo necesite.

    Ánimo y paciencia. Y hablalo con él cuando este por la labor.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • ¡Hola!

      ¡Esa es la palabra! Mi hijo es muy intenso en sus reacciones. Creo que lo he visto reflejado en tu descripción. Es posible que en esos momentos sea cuando más atención requiere, pero como digo, Nano es un niño que en esos momentos de explosión no es posible el diálogo ni las muestras de cariño. Las rechaza totalmente. Cuando el temporal pasa, se vuelve más receptivo, y entonces sí es más posible, que no del todo (el diálogo). Es un peque con las ideas muy claras y cuando tocas un tema que no le gusta… saltan todas sus alarmas. Es terco como madre… jajajajajaja…

      Quizá la táctica sea enfocar el diálogo de otra forma más… ¿Subliminal? Cuando esté dispuesto, como tú dices, pero de otra forma.

      ¡Gracias! ¡Un fuerte abrazo!

      Me gusta

  16. Mi mayor es así de intenso de siempre. Puede pasar del niño dulce y sonriente a un ser desesperado que grita y llora sin control. Siempre conmigo.
    Cuando más le pasa o cuando más se enfada, es cuando más mimos necesita. Es decir; se altera por necesitar atención sin saber como pedirla.
    Son 4 años los que tiene ahora y cuando esta así suelen ser temporadas también largillas y donde se junta; enfadarse, gritar, llorar, pegar, insultar…
    Ánimo y mucha calma.
    Yo siempre me guio por; quiereme cuanto menos lo merezca, será cuando más lo necesite”
    Un abrazo.

    Me gusta

  17. Buffffffff, trulllllssssssss, grrrrrrrrrrrr y mil onomatopeyas le suelto todos los días.

    Según me explicaron en su día. Forma parte del desarrollo porque se creen mayores e intentan hacer prevalecer sus cosas ante todo.

    Como hacerlo????? Jajjajajajaja ni idea. Supongo aguantar estoicamente, seguir con los límites y normas y dejar crecer jajajajajaja. Pero si te dicen el secreto hazmelo saber, pq cualquier día abro la puerta y acabo en cancun SOLAAAAAA!!!

    NEVER ALONE. SOMOS MUCHAS!!!

    muak♥♥

    Me gusta

    • ¡Hola guaposa!

      Forma parte de su desarrollo, pero leñe… ¿Para cuándo un libro de instrucciones? Jajajajajaja… Yo veo en Nano a un adulto encerrado en un cuerpo de seis años (O eso al menos es lo que él se cree, y ojo, que a veces razona como tal…) La paciencia es el antídoto para casi en todo en la maternidad y es lo que tiene, que tanto antídoto, llega a gastarse y es cuando un día haces ¡Pum! y necesitas exteriorizarlo, contarlo y ver que no eres la única que pasa por lo mismo. Que realmente no es que lo estés haciendo mal, ni que no le des cariño a tus hijos, o que sea el “billete de vuelta” de tus acciones… Que eso ya lo he tenido yo que leer… (Manda huevos… Ups! ¿He dicho yo eso?) Sino que es una fase más, como tú dices. Como dicen por ahí abajo, mal de muchos, consuelo de tontos, pero leer y ver que no eres la única, en estos momentos de bajón, ayuda…

      ¡Un besote armado de paciencia! 😉

      Me gusta

  18. Yo estoy pez total porque el mío no articula palabra aún, es muy peque.Pero me encanta leerte porque el día que me pase, no me sentiré rara ni extraterrestre (vale si, mal de muchos consuelo de tontos), pero más que nada es sentirse acompañada.Desde mi ignorancia pienso que será una etapa más y te envio mucha energía positiva y kilos de paciencia.

    Un besazo guapa

    Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      Ay… Disfruta… Estás en la fase magnífica de nuevos descubrimientos, de caritas de sorpresa… Tu peque aún es muy chiquitín. En cualquier caso estoy segura de que sabrás capear los temporales que lleguen. 😉

      Quizá parezca una bobada. Pero es cierto (o al menos a mí sí me consuela y me ayuda) que leer otras experiencias similares ayuda. De aquí y de allá voy sacando mis propias conclusiones. Y como tú dices el hecho de no sentirte una extraterrestre, pues eso, que consuela… Jajajajajajaja…

      Muchas gracias por estar ahí mi niña. ¡Un besazo gordo!

      Me gusta

  19. Has hecho bien en publicarlo….a veces parece que en este mundo 2.0 todos son, somos perfectos y realmente no me gusta verlo así. Yo aún medio puedo controlar a mi peque, aunque me encuentro que cuando habla el padre parece que ni cuestiona y cualquier cosa que le digo yo, lo primero q me encuentro es un No!! Por las mañanas se levanta diciéndome mala, y reconozco q alguna vez me afecta…al fin y al cabo la que está todo el día con ella soy yo.solo te puedo decir que hagas lo que sientas, hay muchas teorías conductuales, yo sé que nosotras tomemos el camino q tomemos siempre va a ser lo mejor para ellos.besos y q se solucione todo

    Me gusta

    • ¡Hola Cristela!

      Totalmente de acuerdo… Ni todas las maternidades son idílicas, ni todos los niños modélicos. Y ojo, no quiero decir que mi niño sea malo. Nada más lejos, conste. Pero sí estoy de acuerdo en que en todas, absolutamente en todas las casas se cuecen habas, y quién más y quién menos… Ha pasado por algo similar.

      Entiendo cómo te sientes, aunque esas cosas sabes perfectamente que no las dicen desde el corazón, sino más bien con toda la intención de “provocar”, y es que además lo consiguen, entiendo que hacen daño. Duelen, y mucho.

      Suelo dejarme guiar por mi instinto (A veces seguro que errada, otras seguramente más acertada). ¿Pero no te ha ocurrido en alguna ocasión que realmente no sabes si estás actuando bien? En esas estoy ahora. Veo que sus rabietas o reacciones son tan constantes que llego a dudar de si estoy haciendo bien o mal. Entiendo que las madres y padres también pasamos por rachas… jajajajaja…

      Ánimo, seguro que pasa cielo. ¡Qué bien coincidir contigo en el curso! Seguro que nos viene fenomenal para estas cositas. 😉

      Me gusta

  20. Hola. Nosotros estamos igual. Veia a mi niño en tus palabras. Si creo q el embarazotiene q ver. Y tb q lo hace con kien kiere hacerlo y claro x algun sitio tiene q sacar la rabia… En casa y contra sus padres, lo mejor es canalizar toda esa ira pero no se como. A mi se me ha ocurrido grabarle cdo le dan esos ataques pq no se reconoce…en fin, si consigues alguna buena tecnica avisame. Un saludo dsd el patio. Maider

    Me gusta

    • ¡Hola!

      Sí, creo que su enfado lo exterioriza donde tiene confianza. En eso estoy de acuerdo. Lo de grabarle me parece una buena idea, fíjate… En una ocasión se enfadó por una bobada, se había terminado un DVD de inglés que estaba viendo, y en lugar de llamar, y avisar, se puso a llorar y a gritar como un alma en pena, yo no daba crédito… Pasadas unas horas, durante la cena le saqué el tema, ya estaba más tranquilo y le pregunté a ver si le parecía lógica su reacción. Él mismo se empezó a reír. Quizá en uno de esos arrebatos, si le grabo en vídeo y luego se lo enseño… Tenga resultados, no lo sé.

      Gracias por tu consejo… 😉 (Te invito a que leas todos los comentarios del post, hay algunos tips muy valiosos, échales un ojo, seguro que te sirven).

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  21. Pues no se que decirte, nosotros ahora nos encontramos en la crisis de las rabietas y agotados nos tiene. Seguro que sabrás actuar correctamente, seguro que es una etapa más, aunque por supuesto hay que saber llevarla para que no se convierta en un problema. Se comporta así solo donde tiene confianza para hacerlo, eso es importante tenerlo en cuenta y seguramente sea para llamar vuestra atención…creo que el embarazo puede tener mucho que ver.

    Ayyyyyy no se Vero…qué complicado es todo!!!!

    Muchos besos

    Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      La etapa de las rabietas también es muy heavy… Mi hijo es que le tiene cariño a todas las fases hija mía, y las hemos vivido casi todas… jajajajajaja…

      Con mejor o peor criterio, intento actuar siguiendo mi instinto, pero reconozco que a veces me siento superada. Sobre todo cuando veo que todos nuestros intentos no sirven de nada. Me siento frustrada, más por el hecho de no poder o saber ayudar a calmar esos enfados o reacciones que tiene. No sé si me explico.

      Es muy posible que estés en lo cierto, y se comporte así donde realmente tiene confianza. Con su padre (Supongo que ya sabes que su padre y yo estamos separados) se debe de portar muy bien. Pero claro, con quien realmente pasa la mayor parte del tiempo es conmigo. A veces me he llegado a plantear si no tendrá algo que ver esta cuestión también…

      El embarazo seguro que algo tiene que ver. Como digo en el post, algún “ramalazo” de celos ha tenido, pero más que ser la base del problema creo que podría ser algo que lo potencie, no la raíz. Lo que he de conseguir es que se exprese y exteriorice.

      Muchas gracias cielo por tu comentario. Y que te sea leve… 😉 ¡Un besote!

      Me gusta

  22. Lo único que se me ocurre decirte visto que conoces ya muchas formas de educación y teorías, que intentes hacer lo que a ti instintivamente te salga. De dentro ( salvo que sea correr sin mirar atrás o darle un azote). Y que no te agobies, que tengo mucha menos experiencia que tu en maternidad (mi bebé tiene 3 meses) pero lo que me ha quedado claro es que ser madre requiere fundamentalmente paciencia. Un beso

    Me gusta

    • ¡Hola cielo!

      Sí, teorías conozco muchas… Aunque he de decirte que aplicar la teoría a la práctica a veces no es sencillo. El instinto creo que lo aplicamos siempre y en cualquier situación. Es algo que no se puede retener ni amarrar. Es algo que fluye. De ahí que a veces nos equivoquemos. Pero de eso se trata también, prueba, error. Supongo que la maternidad y los “conflictos” que van surgiendo en el día a día también se salvan de esa manera. Probando y volviendo a probar.

      Después de leer todos los comentarios, al menos he sacado en claro que no es algo raro ni mucho menos y que es muy común. Reconozco que más de una vez me dan ganas de hacer las maletas y salir corriendo… Con Curro al Caribe… jajajajajaja… La paciencia es el mejor ingrediente para casi todo, pero a veces entras en reserva y siempre me entra una duda ¿Dónde se compra? 😉

      Un besote fuerte y muchas gracias. Entre todos y todas me habéis ayudado a ver las cosas de otra forma, que ya es mucho, créeme.

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s