Recortes sociales. Víctimas desamparadas #MFYoCondeno

images (1)

Quería hacer mi aportación con todo el rigor que este tema merece. Sin basarme en datos extraídos de estadísticas manipuladas y cifras “a medida” minimizadas. Quería plasmar un testimonio REAL, que nos hiciera aterrizar a la realidad de lo que realmente ocurre al otro lado de diarios de prensa y noticiarios televisivos. Quería mostraros una declaración de una persona que no sólo pasó por ello, sino que luchó, salió adelante y tras pretender una lucha activa para ayudar a otras mujeres que aún no han hallado la luz, se encontró con un portazo de la administración. Un testimonio en primera persona…

¡Gracias por tu testimonio y tu generosidad!

Somos muchas las personas que de una manera u otra, hemos sufrido  la violencia tanto física como psicológica y que hacen del día a día una batalla interminable contra la irracionalidad, y la reacción de los instintos más bajos por parte de la persona agresora. La violencia hoy en día, cada vez con más fuerza, es rechazada por  la sociedad, pero todavía queda un gran camino por recorrer, ya que como todos y todas sabréis, la violencia de genero forma parte del día a día  de todos y todas, que asisten atónitos y sin quizás  conocimiento de que disponemos de muchas herramientas a nuestro alcance para  hacerle frente.

Toca mirar más allá de nuestras narices y alzar la vista para ser conscientes de las consecuencias del maltrato. Todo esto transciende de lo meramente personal de quien lo sufre y consigue salir de ese pozo en el cual estamos hundidas, a la soledad emocional que nos enfrentamos  y cuando por fin asomamos nuestra naricilla y tomamos aire y por fin respiramos y nos damos cuenta que podemos vivir, por suerte, que cada vez más gente sufre esta violencia como suya y es  el rechazo la respuesta más habitual. Tenemos que ser aun así conscientes de que todavía queda un largo camino por recorrer ya que quedan viejos clichés en esta sociedad que siguen tratando la violencia de genero como algo normal, y que no son conscientes de que todo aquello que hacen entre risotadas, e igual incluso sin maldad, no es si no la semilla que tiempo mas tarde brotara como un comportamiento violento constante.

Somos conscientes de que el dinero es algo fundamental, más hoy en día, pero lo que resulta aún más importante es la solidaridad, un bien intangible que puede conseguir que el más mínimo gesto de ayuda, se convierta en  una ola de los impulsos más vitales. Por eso nació AS.CO.VI.GE (Asociación contra la violencia de genero), una asociación formada por mujeres maltratadas que sabemos, que hemos sentido en nuestra piel este problema, que sabemos qué necesidades reales tiene una victima porque primero estuvimos en su piel. Que podemos demostrarles que se sale del pozo, que tenemos un único objetivo: ayudar a personas que están padeciendo la soledad emocional o han padecido un maltrato, porque a veces las instituciones no llegan a todo (ni siquiera otro tipo de asociaciones más reputadas tampoco), nosotros solo queremos dar una respuesta Que la victima no este sola en todo el proceso desde que pone la denuncia hasta que ella lo considera necesario, sólo nos limitamos a acompañar e informar.

En este punto es importante recordar a las instituciones, instituciones en gran parte inmóviles… que hacen del trabajo de miles de personas día a día un vago esfuerzo si no se cuenta con un aval, AS.CO.VI.GE trató de echar a andar un proyecto muy ambicioso: Acompañar a las víctimas, darles la mano y decirles que no están solas, que ante el inmovilismo de un Ayuntamiento cojo(no vamos a nombrarlo, solo solicitábamos un local), queda aparcado por esta situación económica general. Cabe recordar que este tipo de asociaciones son las que hacen que miles de personas tengan ese sostén de apoyo cuando emprenden el camino hacia un calvario burocrático. Es un proceso angustioso, y muchas mujeres ven en estas asociaciones un apoyo que en otros servicios no tienen.

Desde aquí quiero dar un gran aplauso en honor a todas esas mujeres que un día decidieron luchar, luchar por sí mismas, por sus hijos, por sus familias, y que además, con gran valor, han conseguido salir adelante, contarlo y además quitarse las riendas del miedo y ayudar a otros y otras a salir del pozo. No han de despreciarse los diferentes puntos de apoyo que ofrece la administración, ya que acoge en su seno a grandes profesionales con una calidad humana imposible de cuantificar, que hace ese camino de penumbra más sencillo, pero que en definitiva, sigue siendo borroso. A cualquier victima de violencia de género, después de haber roto ese cascarón de miedo nos obligan a un tedioso peregrinaje por diferentes ventanillas que no hacen más que ennegrecer el tránsito de una víctima hacia lo que se supone que tiene que ser la libertad de acción y vida. Es por eso que se reclama un servicio que aglutine todas las necesidades de una victima de violencia de genero y que apoye durante todo ese extenuante camino que a menudo puede hacer que la victima en cuestión se sienta perdida y no sepa donde ir.

Por lo tanto hemos de reclamar desde todas las asociaciones vigentes, y las que trabajan en el más absoluto anonimato que las instituciones se tienen que implicar más a fondo en este mundo… Un mundo con claro oscuros que muchas veces te hace reflexionar sobre si de verdad se quiere hacer un verdadero cambio de conciencia o si por lo contrario, con un par de gestos oficiales, creen que serán  capaces de paliar unas necesidades que cada día son más patentes por la falta de recursos.

Hay que mencionar iniciativas como los testimonios personales de victimas de violencia de género como gran punto de partida para reformar la conciencia de los más jóvenes, que sin darse cuenta, en cada anuncio de publicidad, tienen “oportunidad” de absorber sin ser conscientes esas dosis de sexismo que poco a poco y con la interacción con una sociedad aun sexista, los llenaran de prejuicios. Con estas intervenciones los más jóvenes reciben de primera mano ese horror que supone sentirse agredido y las consecuencias que ello acarrea para esas personas. Son este tipo de acciones las que suponen un gran impulso para fomentar la empatía y la comprensión entre las futuras generaciones, que sentarán las bases para una sociedad mas justa. Este tipo de trabajos son los que la asociación  AS.CO.VI.GE, que  todavía no ha echado a andar como consecuencia de la falta de ayudas municipales, tiene entre sus puntos clave.

Para darle final a esta entrada quiero decir que yo fui victima de violencia de género que no me avergüenzo, mi historia es lo de menos, ni más ni menos, ni peor que la de nadie, es la misma: nos robaron la dignidad, no es justo que una persona sufra y viva condenada al olvido social, es una oportunidad para que los silencios se tornen en carcajadas. No hay que se sentir vergüenza por ser una victima, eso es un paso atrás, hay que sentir el orgullo de haberse armado de valor para darle la vuelta a una situación,  a un tránsito de penuria para poder avistar la luz.

Por todas esas víctimas que no tuvieron esa oportunidad y las que si la tuvimos, sigamos esta lucha, por nosotras.

V.E.B.C.

Te espero el día 25 de noviembre a las 21:00 de la noche en Twitter. #MFYoCondeno

22 pensamientos en “Recortes sociales. Víctimas desamparadas #MFYoCondeno

  1. Pingback: Malo eres

  2. Pingback: 25 de noviembre. Día Mundial Contra la Violencia de Género | El rincón de Mixka

    • ¡Hola guapa!

      Triste pero a la vez es un ejemplo real de una persona real… Se puede salir. Se puede recuperar la vida. Lo que no es aceptable es que cuando una mujer logra dar ese paso, se encuentre con barreras y paredes continuas.

      Abramos camino a estas mujeres, por el amor de dios… La administración con su estructura estanca y arcaica no hace más que complicar la “reinserción” de estas personas… Es poco menos que para indignarse #mecabrea

      Un abrazo… Un gran testimonio el tuyo también. 🙂

      Me gusta

    • Hola Noe…

      Pueden ayudar en cierta manera, sí. Pero las víctimas de maltrato que se encuentran en el pozo, las que aún no alcanzan a ver la luz necesitan mucho más que eso. Necesitan proyectos como el de mi amiga, de apoyo psicológico, acompañamiento, asesoría legal, incluso de colaboración con las instituciones públicas de desarrollo y empleo, para (re)cualificar y reinsertar en el mundo laboral a estas mujeres. Que en lugar de CERRAR casas de acogida por falta, otra vez, de recursos económicos, ya no te digo que se amplíen… Pero que se mantengan las partidas presupuestarias para mantener las existentes… Se necesita mucho más… Pero es mejor taparse los ojos, mirar hacia otro lado y falsear estadísticas a gusto del politicucho de turno.

      ¡Un beso preciosa!

      Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      Ha de ser muy duro pasar por una experiencia así. Ha ser duro y un camino difícil salir del agujero. Pero ya no tiene nombre, querer tender la mano a otras personas y que el dichoso dinero sea el problema. Que NO haya recursos públicos para este tipo de cosas. Que qtiendas tu mano y veas que nunca alcanza la mano de la víctima por cuestiones económicas… ¡Qué triste y descorazonador!

      Un abrazo…

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s