La maternidad de la A a la Z: Con “G” de Guitarra

Una semana más continuamos con la bonita tarea de completar nuestro particular diccionario de la maternidad. Y ya estamos en la decimocuarta edición, ¡Qué rápido pasa el tiempo! y yo, a un solo paso de ponerme al día con el resto de participantes…

Con este post, finalizo la serie que comencé hace unos días y a través de la cual quise enlazar una serie de momentos muy importantes para mí. En primer lugar el embarazo, esa etapa tan especial, el camino “hacia”… En segundo lugar el momento en el que culmina esa etapa, y por último he querido desempolvar los efectos secundarios que todas padecemos y que sufrimos en silencio… Y no, no me refiero a lo que estás pensando, aunque también pudiera serlo… Me refiero a esos que no se encuentran en ningún prospecto, pero que ahí están. Esos de los que nadie nos informa y con los que te encuentras de bruces.

…Pero el embarazo y el parto dejan huella en una… Así finalizaba la semana pasada mi entrada. Y efectivamente, hoy vamos a hablar de los efectos adversos del embarazo y de la propia maternidad. De esos de los que nadie nos habla cuando nos lanzamos a la aventura de ser madres.

¿Y por qué guitarra? Veamos a ver si alguna de las acepciones de la RAE puede servirnos…

Guitarra.

1. f. Instrumento musical de cuerda compuesto por una caja de resonancia en forma de ocho, un mástil largo con trastes, y cuerdas, generalmente seis, que se hacen sonar con los dedos. (Esta no….)
2. f. Instrumento para quebrantar y moler el yeso hasta reducirlo a polvo. (Esta tampoco…)
3. com. guitarrista. (Huuum… tampoco)
~ eléctrica.
1. f. Instrumento musical, derivado de la guitarra, en que la vibración de las cuerdas se recoge y amplifica mediante un equipo electrónico. (Tengo dudas…)

Pues no, ni somos instrumentos musicales ni molemos yeso hasta reducirlo a polvo… Que terminemos hechas polvo es otra cosa, y que nos vayamos muchas veces con la música a otra parte vale, otra, pero nada que ver. Sin embargo… hagamos una cosa…

1. f. Instrumento maternal, derivado de la mujer, en que la vibración de los llantos recoge y amplifica mediante los sentidos desarrollados y que antes no existían.

¡Ey, esta puede valer! Pero no, no van por ahí los tiros… Aceptamos lechuza como elemento decorativo, pero no…

Yo… antes… hace unos pocos años… era una mujer “saxo”, recta por delante, con sus curvas por detrás, líneas perfectamente definidas, suave al tacto, sin imperfecciones visibles, con una aerodinámica bastante digna, ligera y complicada pero a la vez sencilla...

Saxo

Pero los embarazos y la propia maternidad pasan factura, ¡vaya si la pasan! Tras nueve meses de preñez, otros tantos de puerperio, que tu cuerpo se convierta en Teta-Exhibition-Centre o Biberoning-Esteriliseision-Star, legaña puesta por los siglos de los siglos, dedicación full time al pequeño trompetillo y una pérdida absoluta de la noción del tiempo, los efectos adversos se hacen notar, ¡no lo intentes! Aunque pongas de tu parte… y de tu bolsillo, el cambio es una ida sin retorno.

En ese momento te das cuenta de que tu cuerpo de saxo empieza a adoptar más una forma de laud. Prominentes curvas que nos empeñamos en disimular, con cremas, miles de cremas, la planta de Aloe Vera que se vuelve imprescindible y que casi todas ponemos en nuestras vidas…, la dieta de la alcachofa, de la lechuga “pacomerpamerendarypacenar”… Pero no. Tu piel cede inevitablemente dejando interminables autopistas rojizas para las cuales no has pagado peaje, pero ellas insisten en quedarse ahí. ¡Que yo prefiero ir por Nacional, leñe!

Tus pechos comienzan a descender cabizbajos, escurridos y lánguidos y lo que antes eran dos elegantes maracas, turgentes, seguras y orgullosas del lugar que debían ocupar, se convierten en dos “colgajos” tristes y ojerosos. Benditos Wonderbra, triple relleno con varilla realzadora, y cruzado mágico de Playtexxxxx… Señoras, lamento decirles que, las cremas no funcionan. No hay fórmulas matemáticas que expliquen estos sucesos paranormales. Bueno, sí, una:

LeyGravedad

Seguimos avanzando por el resultado de la anatomía femenina después de la maternidad… que ya sin duda en este momento ya habrá alcanzado su punto álgido en su transfiguración. Pasamos a ser guitarras. Y este es el punto crítico… Las caderas. Esas que abrieron sus compuestas y han hecho que tu trasero parezca que son cinco… Que las proporciones de tu cuerpo ya no vuelvan a ser las mismas… ¡NUNCA! Y vale, que la cadera es sexy… Pero hasta cierto punto.

Me ha ocurrido con varias prendas que tras la “recuperación total” del embarazo pensé que podría volver a ponerme. Pero como por arte de magia, todas me llegan a la altura Guitarradel ombligo… ¿Habrán encogido? No… Es que tu cuerpo cambia por completo. Te la pruebas, te miras al espejo y de repente es como si estuvieras observando a tu persona colgada en una percha… Lamentable la estampa, pero la guardas… por si algún día, por arte de birli birloque, milagrosamente, consigues que la dichosa prenda te cubra la cintura, o que algún fashion victim ponga estos atuendos a la moda, que cosas más raras se han visto.

Y llegamos a las piernas… Esos mástiles largos que sujetan el conjunto del estropicio… Las mejor paradas de esta debacle física que sufrimos… Pero las que también se llevan lo suyo.Y es que maternidad es sinónimo de varices y vasos capilares que asoman y empiezan a hacer acto de presencia… ¡Cómo si alguien las hubiera llamado! Esas que después de dar a luz no vuelven a verse tersas, suaves y sin vello en mucho más que una larga temporada.

Y el resultado es este, un cuerpo de guitarra typical Spanish, que no hay mil dietas que salve. Pero oye… Como dice la gente, lo que vale es el interior ¿No?…

Consulta aquí mi diccionario completo de la p/maternidad de la A a la Z

La p/maternidad de la A a la Z es un carnaval de blogs iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada p/madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la p/maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser p/madre. El objetivo es crear en red, colaborando un@s con otr@s, un “Diccionario de p/madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

46 pensamientos en “La maternidad de la A a la Z: Con “G” de Guitarra

  1. Pingback: Mi diccionario maternal: EPÍLOGO. | El rincón de Mixka

  2. Pero qué alucinante esta relación que has encontrado! No sé mucho (por no decir nada) de música ni de instrumentos musicales, pero por algún extraño motivo me he puesto a pensar en la relación entre los rollos y el acordeón, y estoy tratando de vincular mi ombligo salido a algún otro… Yo nunca he sido guitarra, pero para serte sincera, me parece una hermosa figura: mantiene las curvas 😉

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      ¿Acordeón? jajajajajjaja Ya me explicarás eso… Curioso símil. La verdad es que tienes toda la razón, la curva es bella, pero hay curvas y curvas… Las laterales tienen su aquel, son sexys. Estoy de acuerdo en que nos hacen más guapas… Pero luego están las curvas frontales y traseras, que esas cuando empiezan a ser pronunciadas… pues la verdad, como que pierden encanto… 😛

      ¡Un abrazo fuertote!

      Me gusta

  3. Jajaja. Me he reido mucho, con esta lección magistral de instrumentos musicales, pero eres una exagerailla, que no pareces una guitarra, no que no, que he visto yo fotos tuyas y estás estupendísima!!!

    Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      Ayyyyy… ¡Calla! Que este verano ha dado mucho de sí… Y cervecita vs… Cervecita viene… Me he merendado pero bien. Jijijijiji… Operación saxo ¡pero ya! Bueno… A lo mejor… Unos meses tiene que esperar… 😛

      ¡Un besote mi niña!

      Me gusta

  4. Jjajajaajaj, Vero, me parto!!! No lo has podido reflejar mejor y es que es tal cual! Pero no quiero deprimirte si te digo que con el segundo es aún mucho peor. Yo con el primero apenas si lo noté, pero ains niña con la peke… en fin, que no sigo que me deprimo yo sola…jajajaja.
    Lo de la imagen de ponerte una camiseta y decir…qué pasa que ha encogido a mí también me suena y mucho…jajajjaa.
    Besazos loqui!

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Bienvenida a mi rincón… ¡Osea que tú eres de las mías! 3 kilos por mes es mucho ¿eh?… Lo dicho, eres de las mías. Al coger tanto peso es difícil recuperarse. Por eso insisten tanto en que no debemos superar los 13 kilos… Pero recuerda… ¡La lorza es bella! jajajajaj

      ¡Un besote cielo!

      Me gusta

  5. Menos mal!! No soy la única. Hartita estoy de las que te pasan por el morro que se metieron en sus vaqueros de siempre en 15 días. Pues yo no!! 7 meses después no me vale ni una sola prenda de ropa y punto. Es lo que hay. Soy más ancha. Peso más. Tengo estrías por doquier, el pecho caído, celulitis everywhere y punto pelota. Hombre ya!! Esto ha sido casi una sesión de terapia jajaja

    Me gusta

    • ¡Hola guapísima!

      Madre mía lo que me costó a mi recuperarme… Más de un año y porque me puse soviética con la dieta… Y todo lo que relatas a continuación… jajajajajaja Pues eso, que creo que somos unas cuantas… ¡Ay… bendita maternidad! 😉

      Un besito cielo… ¡Gracias por pasarte!

      Me gusta

  6. Me reconforta ver que no soy la única. Una se pone a ver revistas y cuando se encuentra a esas madres Reales, o del mundo del espectáculo, que acaban de dar a luz y se ven estupendas, y a los dos meses lucen una tripa con más abdminales marcados que antes de y piensa: ¿qué he hecho mal? ;-)))

    La guitarra es bella…y olé.

    Un besote

    Me gusta

    • ¡Hola Bego!

      Me río yo de las famosas… A golpe de cesáreas programadas, (que por cierto, es justo lo que toda mujer deca pie quiere evitar…) y buen talonario… Personal trainer “de esos” y lo más importante… ¡Que no tienes otro pito que tocar! Jijijiji

      La curva es bella y la guitarra enamora… ¡Olé!

      Un besote… 🙂

      Me gusta

  7. cuanta razon tienes!! Yo soy mujer de curvas pero En mi primer embarazo y paa sorpresa de todos solo cogi 9 kg que a los 15 dias habian desaparecido y a los 5 meses mi cintura, muy agradecida, habia vuelto a su lugar dejandome lucir ombligo de nuevo. Pero hay amiga con el 2° embarazo! Una que se fia de que la naturaleza vuelva a hacer milagros y 20 kg que me puse, asi como sin querer! 6meses dsp de dar a luz y con lactanc exclusiva me he quitado 18, pero y mis piernas?? Vale que eran regordetillas pero es que ahora ademas de inmensas son un cumulo de grasa, adipocitos y celulitis que miedo da!!
    Habra que tomarselo con humor porque con 2 bichillas lo de apuntarse a un gimnasio es mas utopico que lo de volver a dormir 8 horas del tiron!! Jaja(Rocío)

    Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      Es super importante no coger demasiados kilos durante el embarazo. 9 kilos son a fin de cuentas el niño, el líquido y poco más…. Yo cogí 25, nada más y ni un gramo menos. Y mi cuerpo quedó resentido para siempre. No ha vuelto a ser el mismo.

      Más rellenitas o menos, la cadera se ancha sin remedio. Es lógico, ¡tiene que salir la criatura!

      En cualquier caso, lo importante es quererse a una misma y tomárselo con sentido del humor. La maternidad deja huellas, dos, las físicas, y esas joyas que amaremos el resto de nuestra vida.

      ¡Un besito!

      Me gusta

    • Hola guapa!!

      Bueno… Creo que te podría valer el saxo en tu caso. Delgada peeeero con un poquito de barriga tocadilla… Pero cielo… Es que ¡Has tenido dos parejas de gemelos! Y eso lógicamente pasa factura. Lo mejor es qué lo tomes con humor y que te quieras a ti misma, tal como eres, con acordeón incluida. Porque aunque suene a tópico y seamos todas unas coquetas, lo que importa es el interior. Mejor riamos de nuestras pequeñas imperfecciones y no dejemos que nos afecten.

      ¡Un besazooooooo al cuadrado! 🙂

      ¡Gracias por pasarte!

      Me gusta

  8. Yo como siempre he sido gordita pues creo que el embarazo y parto me sirven ahora de excusa… Jeje.
    Yo si que creo que lo importante es el interior. Y que todos tenemos algo bello. Solo hay que saber potenciarlo!! Hay gente con un cuerpo estupendo y son feuchas, o peor, unas rancias!!!
    Asi que hay que intentar quererse y normalizar esto. Porque estamos acostumbradas a ver las recién paridas de las revistas… Y eso suele ser publicidad engañosa!!
    Me he reido mucho con tu post! Besitos de chocolate!! (Light) :p

    Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      Aaaaaah…. Eso sí… Tambor ya es de la siguiente escala… Eso ya son palabras mayores… Jijijiji. Pero mira, en algo estoy de acuerdo, la curva es necesaria… Tanta línea recta, va a ser que no mola. Como decía Antonio Flores… Rectas curvas, curvas rectas, tan difícil de aprender…

      ¡Un beso cielo! 😉

      Me gusta

    • Ay mi niña…

      Nooooo… No te hundas. Conste llevo tiempo sin mirarme porque me he merendado un montón y no quiero ni encontrarme con uno… Pero es lo que hay… La maternidad deja secuelas… Y o te pones en manos del bisturí, o todas terminamos con “recuerdos” para toda la vida….

      ¡Estamos estupendas! 😉

      ¡Un besote preciosa!

      Me gusta

  9. Primero felicitarte por este post tan irónico !! Me ha encantado. Segundo, para aquellas k todavía sois jóvenes os informo k vuestro cuerpo seguirá sufriendo cambios y no para bien!!! El pecho mira hacia abajo fijamente. La guitarra se hace violonchelo

    Me gusta

    • Hola preciosa!

      Gracias por la parte que me toca y sobre todo por lis animós que nos das… A este paso veo que voy a terminar sabiendo la temperatura ambiente con sólo quitarme el sujetador… ¡Ala! Qué burra soy… 😉

      Un besote mi niña, y que sepas que estás estupenda!

      Me gusta

  10. jajajajaja me meo… sí… es así con G de Guitarra… chau a la silueta perfecta!!! Y más aún si tuviste cesárea y a los kilos del embarazo le sumás los litros de hinchazón típicos de una cirugía!!! La cuarentena se hace eterna… y sin la faja, NO SOS NADA… más bien una gelatina!!!

    Por suerte con el tiempo podemos no digo recuperar la figura, pero darle mejor forma a la nueva caderota!!!

    Besotes che.

    Me gusta

  11. Pos yo me niego a dejar de intentarlo, eso sí, tendría que dejar el donut aparcao, y eso es lo que más me va a costar!!! que me miro en el espejo de cuerpoentero que tengo al lado de mi mesa en la oficina….y los ojos se me van solos al barrigón que me sale por delante, y a una curva rara que me sale por detrás (justo encima del culamen)
    Vaya miiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiierda!

    Vaya mierda de gorduras quería decir eh!! cuidaín con las interpretaciones!!
    A pesar del cabreo-lorcero, me he reído un rato con tu post…belleza!!!

    Me gusta

    • Ay mujer…

      Pero si yo te he visto a ti en canne y hueso y ¡eres un bombón! En mi caso la barriga es “hereditaria” jamía… Y aun pesando 50 kilos el bultito permanece ahí… inamovible… Yo tampoco desisto… Me paso a dieta media vida, pero en cuantimedescuido ¡Zas! diez kilos encima… Así, de la noche a la mañana ¿Tú te crees? Dicen por ahí que la lorza es bella… ¡Venga ya!

      Me gusta

  12. Jajajaj, pero titi!!! Sólo a ti se te ocurren estas cosas!! Genial visión de la maternidad, y sus consecuencias. Verlo desde el prisma musical, con los instrumentos y las formas es maravilloso. Ya nunca más diré que tengo cuerpo postmaternal, sino forma de guitarra.
    Y las maracas!!! Sensacional, aunque yo en vez de maracas, tengo… Cuál es el instrumento más pequeño que existe? las castañuelas?? Pues eso!!

    Besos especiales!

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Todo depende del tamaño… Tenemos maracas, castañuelas y platillos enanos (estos son sólo para los casos de “planez” total)… Ya sabes que soy muy ocurrente y que cuando estoy de capa caída, me gusta sacar la “payasa” que llevo dentro. De un día como estos, salió mi ya mítico Ñaca ñaca…

      Creo que es mejor tomar las cosas con humor. Una cuando se mira en el espejo, en la soledad y ve esas imperfecciones, piensa por un segundo que es la única, y va a ser que no. Sólo las cirugías y las ventas al por mayor de almas al diablo y una buena genética… las cosas como son, hacen que la maternidad no deje mella en nuestros cuerpos serranos.

      Besos super especiales para ti también!

      Me gusta

  13. No voy a decir nada….. Sólo, que después de piojin, no tengo ropa… solo tengo kilos, ojeras, y colgeces de más. . A buen entendedor pocas palabras bastan.

    Diossssssss que horrorrrrrrrr!!!!! Jajajajajaj

    Me gusta

    • Hola preciosa!!

      Los kilos se irán yendo… Y las “marcas”, esas que a todas nos quedan… ¡Pues mejor reírnos de ellas! De todas formas linda flor… Estás recién, recién… ¿Qué quieres? No le pidas peras al olmo y date tiempo. Además, aunque estés un poquito redondita, la que es guapa, es guapa.

      Un besito!!

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s