La maternidad de la A a la Z: “N” de Nacer

Continuando con la serie de post en la que como ya os dije en la entrada anterior, iré relatando mi experiencia al detalle, después de todo embarazo, como es natural, llega el momento en el que todo culmina, ese instante en el que por fin, si es que aún no lo sentías así, te conviertes en madre. Ese momento llega con el nacimiento de tu hijo. 

Según la Real Academia de la Lengua Española

nacer.

1. intr. Dicho de un animal vivíparo: Salir del vientre materno.

2. intr. Dicho de un animal ovíparo: Salir del huevo.

3. intr. Dicho de un vegetal: Empezar a salir de su semilla.

4. intr. Aparecer o salir del interior. Nacer el vello, las plumas. Nacer las flores, los frutos.

5. intr. Dicho de un astro: Empezar a dejarse ver en el horizonte.

6. intr. Dicho de una cosa: Tomar principio de otra, originarse en lo físico o en lo moral.

7. intr. Prorrumpir o brotar. Nacer las fuentes, los ríos.

8. intr. Dicho de una cosa: Empezar desde otra, como saliendo de ella.

9. intr. Dicho de una cosa: Inferirse de otra.

10. intr. Dicho de una cosa oculta, o que se ignoraba o no se esperaba: Dejarse ver o sobrevenir de repente.

11. intr. Tener propensión natural o estar destinado para un fin. Nacido PARA violinista.

12. intr. Iniciarse en una actividad. Nació A la música en París.

13. prnl. Dicho de una raíz o de una semilla: Entallecer al aire libre.

14. prnl. Dicho de la costura hecha muy al borde de la tela, en la ropa cosida: Abrirse desprendiéndose los hilos de la orilla.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

En este caso, es evidente que me quedo con las tres primeras acepciones. Incluso aplicado a los seres humanos, me ha gustado mucho la tercera acepción, más que la primera si cabe… “Empezar a salir de su semilla”. Es el proceso duro pero hermoso a través del cual das la vida, das a la luz…

…A las 39 semanas, el 10 de mayo de 2007 supe que el momento había llegado… Muy tranquilamente me duché y me dirigí al hospital, nerviosa, ansiosa, sin saber el día que me esperaba por delante…

Entré por las urgencias del hospital, era la primera vez que pisaba uno como paciente, mis visitas hasta entonces siempre habían sido de ida y vuelta y siempre he tenido pavor de ellos. Me metieron en una consulta, me pesaron (se sorprendieron de mis 82 kilos) me tumbaron en una camilla y me hicieron el primer tacto, el primero de muchos. Había fisura en la bolsa, me hicieron el “check-in” y me dieron el “uniforme” 😉

Me aparcaron dejaron en espera en el pasillo sentada en una silla de ruedas, sola… No sé el tiempo que pudo transcurrir, pero los minutos se me hicieron horas. Por un momento tuve la sensación de que iba a dar a luz en aquel corredor, pero nada más lejos de la realidad. Por fin, un buen rato después, se acercó una auxiliar y me llevó a la sala de dilatación y partos. Eran las 12:30 del mediodía. En ese momento aún no tenía ni idea del día que me esperaba por delante.

Tuvieron que provocarme la dilatación por completo. Me pusieron oxitocina. La dilatación fue constante pero muy lenta. Pasaron dos turnos completos. Siempre he dicho que tuve la sensación de que medio hospital había visto mis “bajos fondos”. Las contracciones empezaron a golpear duro. Un dolor intenso, profundo, inexplicable. Entre contracción y contracción sólo quería dormirme. El cansancio empezaba a hacer mella en mí y en mis ánimos, jamás hubiera imaginado que pudiera alargarse de esa forma. Ahora sé que al lado de otras, el mío fue un camino de rosas. Pero para mí aquellas horas fueron toda una eternidad.

DSC01143El anestesista se hizo esperar… Bastante tiempo. Coincidió con el cambio de turno y un pasillo lleno de mujeres parturientas, por lo que la epidural (Oh! Bendita epidural) se hizo de rogar. Cuando por fin llegó el momento me asusté muchísimo. Soy de las que se marea con un simple análisis rutinario. Sólo el pensar dónde debían inyectarme la anestesia era puro horror para mí. Pasaban las horas y la dichosa poción mágica no atenuaba el dolor. Dos refuerzos… Nada. Sentía cada contracción con toda intensidad. Y después de ocho horas eternas, llegó el momento. Mi hijo, un viernes, día 11 de mayo, veía la luz por primera vez. A las 12:30 minutos del mediodía. Exactamente veinticuatro horas después del ingreso.

Mi primera reacción fue llorar de emoción ¿Está entero? Pregunté… Me lo pusieron encima… Para mí fue la cosa más bonita qué había visto en mi vida (de esto ya hablaremos en otro momento…) era vida… ¡Una vida! Algo tan pequeño pero tan perfecto, tan delicado e inocente.

Le realizaron las pruebas rutinarias y ya por fin pude ponerlo piel con piel y admirarlo. Aquí en este pequeño vídeo que dura apenas un minuto os dejo con uno de los primeros instantes de la vida de mi hijo. Sus primeros momentos, después de nacer. El regalo más grande que me ha dado esta vida.

Pero el embarazo y el parto dejan huella en una… Esa parte la dejamos para la siguiente…

Continuará… La maternidad de la A a la Z: Con “G” de Guitarra…

Consulta aquí mi diccionario completo de la p/maternidad de la A a la Z.

.La p/maternidad de la A a la Z es un carnaval de blogs iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada p/madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la p/maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser p/madre. El objetivo es crear en red, colaborando un@s con otr@s, un “Diccionario de p/madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

39 pensamientos en “La maternidad de la A a la Z: “N” de Nacer

  1. Pingback: Mi diccionario maternal: EPÍLOGO. | El rincón de Mixka

    • ¡Gracias María!

      Un día muy largo… Pero no me quejo porque sé que los han tenido mucho peores que yo… En aquel momento pensaba que era la monda! 24 horas… Y ahora sé que no. La experiencia y el documento gráfico lo llevo en mi retina para toda la vida…

      ¡Un besito princesa!

      Me gusta

    • ¡Gracias guapa!

      Un día largo e intenso… Pero emotivo como tú dices. Inolvidable. El vídeo una casualidad… Mi padre sacó el cutremovil y grabó e inmortalizó ese momento para siempre. Lo guardo con un cariño muy especial. Para siempre.

      Un besito…

      Me gusta

  2. Tela….. Me ha llegado hondo esto………….. Muy hondo…….. Que palabra y cuantos sentimientos en una sola palabra tan corta.

    Nacer……nacen ellos cuando están preparados y nacen unos sentimientos y unos sufrimientos que no veas………. Desde que ellos nacen hasta que nosotras muramos.

    Un beso

    Me gusta

  3. Pingback: La maternidad de la A a la Z: Con “G” de Guitarra | El rincón de Mixka

  4. Ohhhh mi gordete!!!

    Sabes lo que dice el abuelo? Que el parto de una mujer es como la mili del hombre que cada vez que puede lo cuenta jajajajaja pero es que es un momento tannnn grande que ae te queda grabado a fuego cada momento!

    Por desgracia me perdi el nacimiento de mi sobrino pero intentare por todos los medios si me dais otro sobrin@ conpartir ese momento para verle la carita como ahora a diego….se me han saltado las lágrimas. ..que cosita…ya sr le veía desde chikinin lo espabilado que iba a ser!!!

    Os quiero.

    Me gusta

  5. ¡Sí que te salió bonito! Me ha hecho gracia que preguntases eso de si estaba entero cuando nació, porque mi madre, a pesar de haber trabajado durante 13 años como auxiliar en la clínica de maternidad en la que yo nací, y haber visto más partos que un ginecólogo titulado, dice que se pasaba el día contándome los dedos de las manos y los pies para asegurarse de que no me faltara ninguno.

    Me gusta

  6. Yo es que he visto el video y me he puesto a llorar como una tonta…¡pero qué preciosidad!
    Cuántos recuerdos agridulces me han venido a la mente. Me da un poco de penilla no tener ningún video de mi pequeño recién nacido…fueron unos días duros en el hospital, no el parto en sí (que tela…pero en esos momento me volví superwoman, como que no quedaba otra…), fueron los agobiantes 6 días que estuve allí con un calor de muerte y tropecientas mil visitas orquestadas por mis padres que me respetaron 0.

    Aún así, que bonito la llegada al mundo de nuestros hijos, qué momento. Inolvidable. Repetiría mil veces.

    Un abrazo

    Me gusta

    • Ay Pepita, ¡gracias!

      Los primeros días siempre son duros y sobre todo cuando pasas por una cesárea… No sé lo que es eso, pero puedo llegar a entenderte. Ya de por sí las hormonas son malas compañeras… en vuestros casos, no lo quiero ni pensar. Pero es mirarle a la cara y todos los males y tristezas se esfuman de un plumazo. Cada vez que veo ese vídeo no puedo evitar estremecerme. Tan pequeño, y tan grande.

      Las personas vienen a hacerte visitas con la mejor intención, pero la verdad, en esas primeras horas, incluso días… Lo que menos le apetece a una es recibir constantes visitas. Sobre todo con el primero, supongo. El cambio de vida es tan radical que es necesario un período… Y así, desde luego no es nada fácil.

      ¡Un besito princesa!

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s