La maternidad de la A a la Z: Con “E” de Embarazo

Con esta entrada he pensado iniciar una serie de post a través de la cual voy a relatar mi experiencia. El embarazo es el estado de espera a nuestra maternidad, y por ese motivo he decidido incluirlo en esta cadena de vivencias y sentimientos. Aunque ya relaté parte del mismo en las sombras de mi maternidad, en esta ocasión voy a hablar de otra cosa. Voy a hablar de corazón. De los sentimientos bonitos, lo que para mí implicó este camino. De las cosas positivas, que también las hubo. Voy a dejar totalmente aparcado lo oscuro, y voy a sacar la luz de este momento único.

Me gusta poner el significado que nos ofrece el Diccionario de la Real Academia Española, lo hago por pura costumbre, aunque de antemano digo que para mí significa mucho más que todo eso. Obviamente me acojo a la segunda acepción, pero qué vacías palabras ¿cierto? Vamos a verlo:

embarazo.

1. m. Impedimento, dificultad, obstáculo.

2. m. Estado en que se halla la hembra gestante.

3. m. Encogimiento, falta de soltura en los modales o en la acción.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Mi aventura hacia la maternidad comenzó en el mes de mayo de 2006. Curioso porque justamente fue el mes en el que nació mi niño tan sólo un año después. Casualidades de la vida…

Dejé de tomar anticonceptivos. No fue una búsqueda desesperada, no hubo empeños especiales, simple y llanamente dejamos que la naturaleza hiciera su trabajo. Llegó cuando tenía que llegar. Reconozco que me hice varios test de embarazo, no soy nada buena con las esperas. Dos negativos…

El tercero lo compré con desgana y sin ninguna esperanza. Ese día estaba sola, mi en aquel entonces marido trabajaba fuera y los viajes eran continuados, por lo que decidí irme a casa de mis padres. Como hacía siempre… No soy compañera de la soledad. Me metí en el baño e hice nuevamente el test. Lo dejé allí, posado sin esperanza ninguna, convencida de que mi poca paciencia y mis ansias por alcanzar el embarazo estarían jugando en mi contra. Durante esos minutos, con toda tranquilidad, salí al balcón a fumar un cigarro. Observaba el parque que se ve desde él, las madres con sus hijos, personas enfrascadas en sus conversaciones, ruido, coches… No recuerdo qué pasaría por mi mente en aquellos instantes. Apuré el pitillo, noté cómo el humo entraba hasta lo más profundo de mis pulmones y lo exhalé, sin saber que sería el último durante muchos meses.

Me dirigí al baño y miré, no podía ser cierto. Lo volví a mirar. Comprobé con el prospecto que esas rayas verticales eran un positivo. ¡Estaba embaraza! Empecé a temblar, una emoción mezclada con incredulidad se apoderó de mí. Una alegría y a la vez un llanto ahogado que se convirtió en lágrima. Un pequeño ser se estaba gestando en mí. Intenté guardar la compostura, mi madre, que me ha parido… supo que algo ocurría. Pero no era ella la primera persona que debía saberlo. Me encerré en la habitación y llamé al futuro padre. No podía guardar esa noticia durante más tiempo. Sentía que tenía que gritarlo. Era por un momento, como si fuera la única mujer feliz bajo la capa de las estrellas. El cuerpo me pedía pregonarlo, asomarme al balcón y gritar que tenía una vida dentro de mí. No lo hice… obviamente.

Al día siguiente y por si el dichoso aparatejo me la había jugado… fui al médico. Confirmado. POSITIVO.

Ahí, en ese momento comenzaron a mezclarse sentimientos. Dudas, miedos, y una única preocupación. ¿Estará bien? Pero eran miedos mezclados con ilusión, con esperanza, con sonrisas ¿Cómo podía ser posible que desde ese mismo instante ya le amara?

En muy poco tiempo la barriguita empezó a salir, en ocho semanas, en sólo dos meses mi estado era evidente. Estaba feliz, pletórica… Las malas lenguas, lenguas viperinas pero adoradas por mí, dicen que mi carácter se volvió explosivo, que un Alien tomó las riendas de mi personalidad… No lo voy a dudar. No tengo por qué hacerlo… Sin embargo en mi recuerdo no es así. Una revolución de hormonas  se apoderó de mi persona. Supongo hicieron que me encerrara en mi mundo de algodón.

Eco1Esperé la primera ecografía con muchas ganas. Quería verle, quería ver cómo latía su corazón, lo hacía con fuerza, rítmico y veloz. Estaba bien y era lo único que importaba. En ese momento no pude evitar emocionarme. En ese instante supe, como cualquier madre lo haría, que daría la vida por él sin dudarlo ni un momento.

Pero la plenitud llegó cuando empecé a sentir sus movimientos, esas burbujitas… esos momentos que me hacían saber que estaba bien. Era su forma de comunicarse conmigo. Me gustaba hablarle, cantarle, acariciarle. Convencida de que cada gesto le llegaba. La barriga siguió creciendo a pasos agigantados y sus movimientos eran tan evidentes que se podían apreciar desde el exterior. Era curioso ver cómo atravesaba sus bracitos o sus piernitas de un lado al otro, buscando postura. Acurrucándose al calor de su mamá. De mí. Me gustaba tocarle cuando hacía eso. Ya apuntaba maneras desde que estaba dentro. Tozudo y movido… Y así es él.

A las 39 semanas, el 10 de mayo de 2007 supe que el momento había llegado… Muy tranquilamente me duché y me dirigí al hospital, nerviosa, ansiosa, sin saber el día que me esperaba por delante…

…Continuará. La maternidad de la A a la Z, con N de Nacer.

DSC01154

.

Consulta aquí mi diccionario completo de la p/maternidad de la A a la Z

.

La p/maternidad de la A a la Z es un carnaval de blogs iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada p/madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la p/maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser p/madre. El objetivo es crear en red, colaborando un@s con otr@s, un “Diccionario de p/madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

43 pensamientos en “La maternidad de la A a la Z: Con “E” de Embarazo

  1. Pingback: Mi diccionario maternal: EPÍLOGO. | El rincón de Mixka

  2. Pingback: La maternidad de la A a la Z: Con “G” de Guitarra | El rincón de Mixka

    • Muchas gracias Nieves…

      Cero que el Alien desapareció cuando nació el peque… Mis amigas, a las que les tocó “sufrirme”, suelen decirme que tienen miedo de que me vuelva a quedar embarazada… jajajajaja.

      Gracias por tus palabras preciosa.

      Muchos besitos de vuelta… 😉

      Me gusta

  3. ¡Me encanta este enfoque que le has dado, para contar tu historia! ¡Genial!

    Como me has transportado a esos momentos llenos de emociones, a veces contradictorias, de esos nervios, de esa necesidad de gritar que vas a ser madre y del momento de saber que por él darías todo… ¡Gracias por hacérmelo revivir!

    Un besazo grande

    Me gusta

    • Hola Almu…

      Seguramente si hubiera salido al balcón y hubiera gritado me hubieran tratado de loca de remate. Pero de verdad, era lo que me hubiera pedido el cuerpo. Una forma de expresar la felicidad que sentí en ese momento…

      Me alegro haberte hecho rememorar esos momentos tal dulces y llenos de sentimientos.

      ¡Un besazo enorme cielo!

      Me gusta

  4. Qué idea tan buena enlazar varias letras del AZ!
    Has escrito un post emotivo y precioso, creo que nos ha hecho recordar a todas nuestra época de embarazo. Y por cierto, qué mal los de la RAE, que ponen la acepción más hermosa de todas en segundo lugar!
    Un beso, y espero ansiosa tu N! 🙂

    Me gusta

    • Hola Mª Isabel…

      Gracias guapa… Sí, los de la RAE son fríos, muy fríos. Creo que nosotras seríamos capaces de hacer una definición mucho más exacta de lo que aparece ahí…

      La idea de enlazar los post ha sido una forma de contar un poco mi experiencia completa. ¡A ver cómo acaba la historia!

      Un fuerte abrazo…

      Me gusta

  5. Pingback: La maternidad de la A a la Z: “N” de Nacer | El rincón de Mixka

  6. qué bonito… qué fácil es contar lo oscuro y dejar a un lado lo bueno y bonito… y creo que casi todas tenemos las mismas sensaciones en nuestros embarazos desde el momento en que vemos el positivo, y nuestros miedos, dudas y alegrías son prácticamente parejas… precioso y deseando leer la continuación

    Me gusta

    • Hola guapa…

      Sí… es cierto… A veces lo malo deja más mella en nosotros que la parte positiva. Pero hay que buscar y sacarlo también. En su día hablé de mis sombras… y me parecía lo más justo contar la parte positiva y bonita. No era justo no hacerlo.

      Gracias por pasarte… Un abrazo 🙂

      Me gusta

    • Hola bella…

      Sí… es un momento muy especial. El momento en el que eres consciente de que dentro de ti tienes una vida. Y como tú bien dices tu orden de prioridades cambia por completo. De ser un yo 100% a ser un nosotros al 50%

      Muchas gracias cielo… ¡Un besito! 🙂

      Me gusta

  7. Sólo quiero felicitarte por lo bien k escribes, por lo bonito k lo cuentas. Por la sensibilidad y sentimiento k transmites. Y decirte k por la parte viperina de mi lengua, TUVISTE UN ALIEN DENTRO!!!! Te guste o no ja ja ja

    Me gusta

  8. que bonito post Vero, me ha encantado y me he reconocido en muchas cosas. Mis embarazos solo han tenido una cosa en común, mi desaparición de mi filtro social, ese que te impide a veces meterte en lios enormes, pues bien en 9 meses desaparecieron. Por diossss!!!

    Jajajajajajajaja tengo ganas de leer tu N…

    Me gusta

    • Hola Ruth!
      Es increíble cómo nos cambia y qué poco conscientes somos de lo que nos afectan las dichosas hormonas ¿verdad? Yo ya te digo que no soy consciente de ello, pero si la gente lo dice, entiendo que así fue… Totalmente involuntario en mi caso. jijijiji… Odio el dulce… No me gusta. ¿Cómo es posible que durante el embarazo me llegara a tomar hasta tres bollos de mantequilla diarios? Pues chica, así fue. Claro, como para no ponerme como un boniato… el Alien desapareció y mi persona volvió a mí.

      ¡Un besote!

      Me gusta

    • ¡Hola guapísima!
      Es increíble, pensaba que medio globo terráqueo era nacido en el mes de diciembre… Conozco muchísimas personas de este mes (el mío) y desde que Nano nació en mayo, es sorprendente la cantidad de personas que estoy conociendo del mes de mayo. Es un mes precioso. Fin de la primera e inicio de verano. Los días largos… Genial.

      Sí, es complicado explicar en un post todos los sentimientos que despiertan en una… 🙂

      ¡Un besote guapa!

      Me gusta

  9. Qué casualidad, mi vikingazo también vino al mundo un día 10. Momentos únicos, pero también duros…aún así en la balanza siempre tienen mucho más peso los pros, o el gran PRO que son nuestros hijos.Desde el mismo momento en el que vemos esa rallita, ya nada vuelve a ser igual; lo sabemos, pero no somos conscientes hasta que experimentamos lo que es realmente maternidad.

    Como curiosidad contarte que mi marido se enteró antes que yo de mi embarazo. Me hice el test y me lo dejé olvidado en el baño, cuando oigo desde la cocina un :”ost*a que aquí hay una ralla”, corrí a verlo con mis propios ojos tras soltar un ” no j*das”. Pura poesía jajaja
    Un abrazo guapísima

    Me gusta

    • Hola guapa!

      En realidad, yo ingresé el día 10, pero nació el 11… Fue muy largo. Yo creo que la vida es como un yin y un yan. Hay cosas buenas y hay cosas malas. Y de lo malo siempre se saca algo positivo y viceversa. Yo ya escribí mis sombras y en ellas contaba lo que me atormentó en el proceso… pero obviamente gestar una vida no podía ser todo sombra…

      ¡Gracias por compartir tu anécdota! ¡Me ha encantado! jajajajajajaja… Poesía pura, pero la vida misma… Quien no diga una palabra malsonante de vez en cuando que tire la primera piedra… 😉

      ¡Un besazo guapísima!

      Me gusta

  10. ¡Qué gran relato! Yo tampoco podía creerme el momento en el que el test mostró las dos rayitas. Y es curioso, porque llevábamos 5 meses intentándolo, un retraso de la menstruación de unos 3 días y es de suponer que eso era lo que quería ver pero cuando aparecieron ¡no terminé de dar crédito! Tu peque está precioso en esa foto. Bueno ¡y en la ecografía también!

    Me gusta

    • Gracias guapa…

      Sí… Es como, no puede estar ocurriendo… A pesar de que lo deseas, y que estás buscándolo y que sabes que en cualquier momento puede convertirse en un hecho, llegado el momento te invaden las dudas ¿Estará bien el aparato?jajajajaja… En fin. Emocionante.

      Un abrazo.

      Me gusta

  11. Vero… que emoción… no hay nada más hermoso que crear vida y anidarla en nuestro vientre… es una sensación única e irrepetible porque cada embarazo es especial, es #PuraMagia… te leía y me veía con la panza y sentía las pataditas karatecas de Muriel… Ansiosa por saber cómo continua la historia… aunque tu bebote ya es todo un bombonazo charlatán… con muchas tías!!!

    Besotes che!!! Loviu 😀

    Me gusta

    • Pao…

      #Puramagia, tú lo has dicho. Es una sensación única e irrepetible, y digo irrepetible porque creo que cada embarazo es distinto, se vive de otra manera. Qué bonito Pao… Yo también recuerdo muchas veces esos movimientos y ese barrigón inmenso. Con ganas de repetir… jajajajajaja

      ¡Un besito che! Loviu to… 😉

      Me gusta

  12. Vero, precioso!!! Me he reconocido en muchas de las cosas que has escrito en tu entrada, jajaja, y muchas cosas coinciden con mi nueva palabra que publiqué ayer. Mi hija nació el 6 de mayo, casi casi, jejeje. Sentirle dentro de ti, su primera eco y escuchar los latidos del corazón, son lo más. Un besazo niña!

    Me gusta

    • Hola guapísima!

      Sí, seguramente que todas pasamos por esas fases de alguna u otra manera. Cada una tenemos nuestra manera de sentir, pero la primera eco, el primer movimiento… Yo creo que eso todas lo recordamos como algo único y especial.

      ¡Un besazo reina mora!

      Me gusta

  13. Con tranquilidad?? Venga ya!! Eso no te lo crees ni tú!! Debería escribir mis embarazos y partos, que lego se me van a olvidar, y cuando me pregunten mis Genovevas, no podré contarles su comienzo de historia.

    Me ha gustado tu idea. Ains, mayo es un mes tan bonito para nacer!!!

    Buenos días, darling! Besos especiales!

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Te prometo que con total tranquilidad. No lo esperaba. Después de dos negativos, te prometo que estaba segura que el retraso era otra vez fruto de los nervios. Luego, cuando ya vi las dos rayitas verticales, entonces sí… Tal y como lo describo en la entrada. Una mezcla de sensaciones.

      Yo te diría… ¡Hazlo! Es bonito escribirlo y también pensar que algún día ellas podrán leerlo y saber cómo lo viviste…

      Un beso especial para ti también 🙂

      Me gusta

    • Sí…

      Tú lo has dicho, la magia de la vida. Me apetecía escribir sobre la parte buena que supuso el embarazo. Claro que hubo cosas malas… 😦 Pero también hubo sentimientos limpios y bonitos. Y algún día, cuando sea más mayor, podrá leer parte de su historia.

      Un besazo “tía”

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s