Entrevista con Olatz Doula. La guardiana y protectora.

Muschas mujeres se preguntan o incluso no han escuchado nunca hablar del papel de una doula. Yo misma me consideraba una desconocedora de su papel en el día a día hasta no hace tanto… Por ello, decidí contactar con Olatz. Una mujer que a continuación podréis ir descubriendo y que no os dejará indiferentes. Una mujer que vive su profesión, que disfruta y aprende día a día de ella.

¿Os parece si conocemos un poquito más a Olatz antes de comenzar?

«Olatz Biain. Nacida hace 37 años en Donostia-san Sebastián, pero afincada en Balmaseda (Bizkaia) desde hace 11. Licenciada en Filosofía. Posteriormente especializada en el Acompañamiento de la Maternidad: Formada como Doula, Asesora de Lactancia, Instructora de Porteo…
La vivencia de la maternidad cambió de arriba a abajo su manera de entender el mundo y la vida. Madre de dos hijos y conocedora en primera persona, por tanto, de las luces y también de las sombras que involucra la experiencia de la maternidad, se dedica desde hace casi 5 años a acompañar a otras mujeres que transitan por dicha experiencia; a cuidarlas y sostenerlas para hacerles más fácil la sobrecogedora transformación que puede suponer convertirse en madres…»

¿Qué es una doula?

Se suele definir a una doula como una mujer que acompaña a otras a lo largo de su proceso de maternidad, es decir, en el embarazo, parto, posparto (en una o en varias o en todas estas etapas)… Incluso, algunas, en procesos de pre-concepción, adopción, duelo…

La palabra clave en esta definición es acompaña. ¿Qué significa acompañar en este contexto? Pues significa e implica que la doula está con la madre acompañada; que está a su lado no solo física sino también, y sobre todo, emocionalmente. Que la apoya, que no la juzga, que es para ella soporte incondicional, que camina junto a ella.

El camino a recorrer siempre lo elige la madre. Ella toma las decisiones, ella define cómo quiere que sea su embarazo, su parto, etc., y la doula simplemente está ahí con ella y para ella, se queda cerca, siempre en segundo plano, siempre un par de pasos por detrás, ejerciendo un rol de “guardiana” o de “protectora” de dicho camino, de dichas decisiones. En medio del caos emocional que para muchas mujeres puede suponer la maternidad, la doula es una especie de faro, de ancla, de lugar seguro… un refugio en el que la nueva madre encuentra no ya respuestas sino, mucho mejor, el eco claro de su propia voz, de su propia personalidad y, por tanto, de sus propias preguntas.

Damos a las madres el espacio y el soporte que necesitan para encontrarse a sí mismas, para descubrirse o crearse, para recuperar la fuerza y la confianza en sí misma, para vivir su (suya y solo suya) propia experiencia de la maternidad.

Eso es acompañar.

¿Qué NO hacemos? No tomamos decisiones (nunca), no manipulamos, no juzgamos, no damos órdenes ni consejos, no guiamos los pasos de las madres en una u otra dirección, no somos jamás las protagonistas de la película. Puede decirse que, realmente, las doulas NO HACEMOS sino que ESTAMOS. Estamos ahí, para que las madres puedan HACER. 

Esto, que dicho así parece tan sencillo, resulta muchas veces dificilísimo y requiere un trabajo personal enorme, de años, años de esfuerzo consciente y de introspección, de conocerte mucho y muy bien a ti misma y de tener muy claro dónde está el límite entre tu propia experiencia y la de las demás; es imprescindible una capacidad real para ser humilde, muy humilde, y recordar que acompañar es eso y solo eso, que es todo lo que decíamos más atrás y nada más, que tu labor es ésa y no otra. No estás ahí para salvar lactancias, ni para “educar” a las madres, ni para posibilitar “buenos partos” ni para dirigir la vivencia de nadie. Solo estás para acompañar. Aunque a veces ese acompañamiento suponga transitar caminos que como mujer y como madre no te gusta transitar, aunque a veces no estés de acuerdo con la madre, aunque el camino elegido por ella no sea el que habrías elegido tú. El trabajo de las doulas se fundamenta en un absoluto RESPETO, en la comprensión de que toda vivencia es digna de ser vivida al 100% cuando es una vivencia ELEGIDA, y que el derecho de cada madre a realizar esta elección es inalienable y queda absolutamente al margen de nuestros juicios. Respeto. Humildad. Dignidad. Acompañamiento… ¡En eso estamos! 🙂

¿En qué consiste exactamente tu trabajo?

Es sumamente difícil responder a esta pregunta porque, en realidad, que mi trabajo discurra de una u otra manera depende fundamentalmente de la madre a la que acompaño, de cuáles son sus necesidades, sus preferencias, etc. Hay madres que demandan una doulacercanía más constante, un seguimiento más “de cerca”, y otras que defienden mucho su espacio personal; algunas quieren tener mucha información digamos “científica” al respecto de los procesos que están viviendo, y para otras prima la contención emocional. Hay madres a las que aterroriza ir solas a una prueba médica de control de embarazo y te piden que vayas con ellas, otras se sienten muy poderosas de cara al parto y sienten que necesitan alguien cerca que les ayude a canalizar ese poder; algunas necesitan un espacio en el que volcar miedos, inquietudes, sombras, etc. y otras no quieren verbalizar nada de esto y solo quieren, volvemos a lo de siempre, que estés ahí… Depende.

En tu caso ¿Por qué decidiste hacer este trabajo? ¿Por vocación? ¿Qué te llevó a ello?

Yo no sabía lo que era una doula hasta después de nacer mi primer hijo. Aquella primera experiencia maternal abrió en mi ciertas heridas que no fui capaz de abordar y enfrentar sola. Me sentí bastante desacompañada y experimenté la falta de “algo” que no sabía qué era pero que, cuando conocí la figura de la doula, tuve clarísimo que habría sido fundamental para mí. Para vivirlo todo con más consciencia, con más confianza, con más claridad.

Así pues, en un primer momento decidí formarme como doula con un ánimo un poco de “autoayuda”, de “autosalvación”, quería en cierto modo curar en otras los males que habían sido míos. No obstante, según fui avanzando por este camino me di cuenta de que avanzar por él suponía primero resolver mis propios problemas y vencer mis propios fantasmas para no proyectarlos después en la experiencia de otras madres acompañadas (… a esto me refería antes cuando te hablaba del trabajo de consciencia, autoconocimiento e introspección que esta profesión requiere…). Así que paré, me cuidé a mí misma y, una vez superado todo lo que había que superar (un mal parto, una primera lactancia demasiado complicada, un puerperio doloroso…), decidí que sí, que quería seguir adelante. No para “curarme” a mí ni para curar a nadie, solo para estar con otras madres en su camino y para compartir con ellas sus propias experiencias, ya que a mí la experiencia de la Maternidad me cambió literalmente la vida (de arriba a abajo y de dentro a afuera…) y ese estar ahí me parecía un trabajo hermoso, digno y muy-muy-muy necesario.

Además de doula soy Licenciada en Filosofía, así que el tema de la vocación no sé muy bien por dónde pillarlo!!! 😉

¿Crees que existe desconocimiento en la sociedad de vuestra existencia?

Existe un desconocimiento enorme. Mucha gente no sabe que existimos, o sí lo sabe pero no entiende bien nuestro trabajo o, aún peor,  lo considera superfluo, innecesario, una moda ridícula… ¡Qué sé yo! Creo que en realidad este último grupo de personas conoce y comprende nuestro trabajo real mucho menos de lo que cree…

Es cierto que se nos va conociendo cada vez más, pero… ¿se nos conoce mejor? No. Hay mucho mito y mucha confusión alrededor de la figura de la doula y de su trabajo. Gran parte de la culpa es nuestra, sin duda, dado que a día de hoy no tenemos una definición concreta, una imagen estándar, una formación más o menos común (ya no digamos “oficial”…)

Somos muchas las que decimos ser doulas pero la manera de trabajar de unas y otras es muy diferente, y hay colectivos que, realmente, con su trabajo se alejan bastante de lo que una doula “de verdad” debería ser. Esto hace bastante daño y provoca que algunas personas tengan de nosotras una imagen distorsionada e irreal. ¿La solución? La que te comentaba: Definirnos y definir nuestro trabajo (qué hacemos y qué no…) de manera más concreta y explícita, marcar estándares, fijar unos parámetros comunes en lo que a nuestra formación se refiere… Es difícil, pero estamos en ello.

¿Qué es lo más agradable de tu trabajo?

Para mí la Maternidad es una experiencia límite en la vida, un momento de magia y transformación, de creación absoluta a todos los niveles. Estar presente en ese momento junto a multitud de mujeres/madres douladiferentes, contemplar la infinidad de maneras diferentes ¡y todas igual de válidas y de poderosas! en las que ese instante se puede experimentar me hace aprender constantemente acerca de lo que significa ser madre, acerca de lo que significa ser mujer e incluso acerca de la propia humanidad. Me otorga una perspectiva muy enriquecedora acerca del valor y de la dignidad de lo individual incluso dentro de una experiencia que, al mismo tiempo, es tan universal… Me enriquece sin parar y, de verdad, solo puedo agradecer humildemente a las familias que me permiten acompañarlas porque para mí, para mi propia vida, ese aprendizaje constituye un regalo enorme.

Por el contrario ¿Qué es lo que menos te gusta o es menos gratificante de ser Doula?

Quizás el hecho de que sea un trabajo tan poco y mal conocido, y el esfuerzo que supone a veces trabajar en un ambiente de incomprensión, suspicacias y falsas creencias…

¿Crees en los métodos “magistrales” (va con sorna, obviamente) de crianza?

Como doula procuro (y digo procuro porque, honestamente, es un objetivo al que tiendo pero que no siempre consigo cumplir…) entrar lo menos posible en debates sobre formas de crianza, ya que mi trabajo queda al margen de eso. Yo nunca jamás intento dirigir ni condicionar la manera de actuar de los padres con sus hij@s, ni siquiera de influirles! Si me plantean una duda les ofrezco información veraz y es trabajo de ellos decidir qué es lo que hacen con ella, a qué opción les encamina.

No obstante, además de doula soy madre; y como madre la experiencia de dos hij@s me ha llevado al convencimiento de que no se puede vivir la crianza en base a métodos. Ni a unos, ni a otros. Se cría desde el corazón y las tripas. Se cría con el cuerpo. La crianza es una actividad orgánica, un discurso que llevamos escrito no tanto en el neocórtex como en el cerebro instintivo y emocional. No se puede criar desde el “dicen que debo hacer…”; hay que hacerlo desde el “siento que debo hacer…” Los métodos están en los libros y la crianza está en los brazos, en el pecho y en el corazón de las madres 🙂

¿Cuáles crees que son los tres mejores consejos que le puedes dar a una mamá que acaba de ser madre por primera vez?

Para y escúchate a ti misma.

Para y escucha a tu bebé.

…Y rodéate de personas que te ayuden a escucharte/le.

 

Parto respetado y el parto en casa ¿Vuestro papel?

Primero puntualizar: Yo no ATIENDO partos; los acompaño. No soy personal sanitario, así que estoy muy lejos de lo que supone atender un parto, respetado o no. No hago diagnósticos, no receto, apenas toco a la mujer, no tomo decisiones médicas… Nada de eso. Yo no soy matrona, así que no soy la persona que una mujer debe tener cerca para atender médicamente su parto. Soy doula, así que de lo que me puedo ocupar es de cubrir su bienestar emocional. Si la pregunta es si puedo verme en la situación de estar en un parto domiciliario sin matrona… la respuesta es no. No es mi trabajo. No me corresponde a mí.

 ¿Acompaño partos respetados y partos en casa? Por supuesto. Acompaño los partos de las madres que quieren ser acompañadas, sea en casa, en el hospital, en clínicas privadas, respetados, naturales, medicalizados… Acompaño a la madre y estoy con ella en su parto, sea el que sea, porque es suyo.

 Hay personas que piensan que la doula es una figura que va unida sí o sí a una corriente pro-parto natural o en casa, etc. Esto no es así. Ya te digo que para mí lo importante no es el parto, cómo y dónde sea o deje de ser, que al fin y al cabo no es asunto mío, sino la mujer que me pide que esté con ella. Yo la sigo a donde vaya, a donde ella quiera ir.

 ¡Gracias Olatz!

31 pensamientos en “Entrevista con Olatz Doula. La guardiana y protectora.

  1. Mixka te agradezco mucho esta entrevista. Siempre me han llegado comentarios muy negativos de las doulas, doulas que asisten partos en casa, doulas que asesoran sobre lactancia (hace poco la Asociación de Matronas de Madrid denunció varios casos de lactantes con desnutrición, hijos de mamás asesoradas por doulas), doulas que imparten preparación al parto en clínicas, doulas que cuestionan tratamientos médicos a mamás embarazadas, doulas que nos ponen a las matronas y ginecólogos como maltratadores…

    Hay matronas y ginecólogos que son unos pésimos profesionales, que no comprendo cómo se les permite trabajar de la manera en que lo hacen, con total falta de humanidad y de respeto y, me da mucha rabia que a mi me metan en ese saco (porque me considero todo lo contrario) para que las mujeres, presas del miedo, terminen confiando más en una doula que en el profesional sanitario. Hace tiempo tuve la suerte (porque fue el parto más bonito que he acompañado nunca) de asistir el parto de una doula. Para mi fue muy doloroso que me dijera al irse “muchísimas gracias, no imaginé que me fuerais a tratar así de bien en el hospital”. ¿Qué clase de miedo traía en su cabeza para imaginar que íbamos a maltratarla? sí, hay profesionales malísimos, lo repito (como en cualquier profesión), pero generalizar eso para “venderte” como escudo protector de las mujeres, no lo veo sano. Y, desgraciadamente, muchas lo hacen.

    Se habla mucho en nuestro sector del intrusismo de las doulas en el campo de las matronas, pero yo creo que el daño no está ahí. El daño lo hacen las doulas que se aprovechan del miedo de las mujeres y lo refuerzan, a doulas con una filosofía como la de Olatz. Profesionalización o no? pues no lo sé, pero sí al menos una regulación. Porque sin estar reguladas de ninguna forma, a la mujer no se le puede dar ninguna garantía de que su doula está verdaderamente capacitada para acompañar, sólo vale el boca a boca y, quien no conozca a nadie que le de unas referencias, puede terminar contratando a la doula menos recomendable. Hay casos de madres con verdaderos traumas de su parto que se hacen doulas para evitar que otras mujeres pasen por ello. Como bien dice Olatz, esto requiere una introspección muy profunda, una sanación, sólo estando en paz contigo misma, podrás transmitirle esa paz a la mujer y no proyectar en ella tu experiencia frustrada. Y sin regularización… esto es muy difícil de garantizar.
    Ojalá todas las doulas fueran como ella. Muy buena entrevista, de verdad.

    Me gusta

    • ¡Hola guapa!

      Gracias a ti por aportar tu punto de vista. Yo pienso que en esta vida, en general, las personas hablamos sobre nuestras propias experiencias y tendemos a generalizar. Cuando en realidad somos un grano de arena de todo un desierto. Yo por ejemplo, cuando di a luz, lo hice en un hospital muy conocido de la ciudad donde vivía en aquel entonces. Muy bien reconocida su área de maternidad en cuanto a trato, cuidados, etc. Mi experiencia fue nefasta. Pero fue la mía. No puedo hablar mal de un lugar donde el 90% de las personas que han sido allí atendidas salen encantadas. Pero sí puedo decir que a mí me trataron fatal. Y no son percepciones, fue así. Esto, es sólo un ejemplo.

      Se habla muchas veces de violencia obstétrica, ¿La hay? Pues seguramente. ¿Intrusismo? Pues también. Pero generalizando corremos el grave peligro de enturbiar el trabajo que hacéis vosotras, las matronas (Y matrones, no sé si en masculino se dice así) que realmente trabajáis con vocación en vuestro trabajo. Entiendo, quiero entender, que habrá Doulas jetas y oportunistas y habrá personas que como Olatz, hagan su trabajo desde el respeto y sabiendo mantener su papel en todo momento.

      Mira, yo cuando hablé con Olatz, mi desconocimiento era enorme. De verdad te digo que meses atrás no sabía ni que esta figura existía. Y una de mis preguntas fue precisamente algo relacionado con los partos en casa. Al trascribir la entrevista, reformulé la pregunta. Ella lo deja muy claro. No es personal sanitario. Su trabajo, su función es bien distinta. Lo que me alucina es que haya personas que se dejen a la brava en manos de personas no cualificadas. Y ya no su vida… ¡La de su hijo o hija!

      El papel que cumplís las matronas es fundamental en el proceso del embarazo y del parto. Yo tengo un recuerdo magnífico de mi anterior matrona, Gurutze… Me acordaré de ella siempre. De hecho lo he dicho muchas veces… Si mi lactancia triunfó fue por ella. Tal cual. La que me atiende ahora es muy agradable y me transmite mucha calma. Me da más autonomía, me hace reflexionar, (bueno, en algún post de los referidos al embarazo creo que he hecho alusión a ella), es la referencia, ha de ser la referencia. Así lo veo yo.

      Después de semana santa Olatz me acompañará durante unos días y experimentaré en primera persona su acompañamiento. No tengas duda de que hablaré de ello en un post relatando mi experiencia. No dejes que cuatro garbanzos negros estropeen el cocido. Me ha parecido muy… Impropio el comentario que recibiste en aquella ocasión. Fuera de lugar totalmente. Primero porque aparte de profesional, eres persona… ¿Cómo pensaba que la ibais a tratar?… Sin comentarios.

      Un abrazo y de verdad, gracias por tu aportación. 😉

      Me gusta

      • Pues qué ganas tengo de que pase Semana Santa y que nos cuentes!

        Creo que… si te dedicas a esto de la maternidad, seas ginecóloga, vendedora de artículos de bebé, doula, matrona, asesora de lactancia, profesora de yoga o lo que sea, la prioridad es la mujer, no tú como profesional. Me apena ver cómo se intentan poner tantos límites a las competencias, con el “esto es mío y aquí tú no te metas”, porque esto lo único que deja son muchos flecos sueltos en la atención a las mujeres. A muchas matronas se les llena la boca criticando a las doulas, pero se niegan a hacer visitas domiciliarias para atender problemas de lactancia, por ejemplo, o en sus revisiones se limitan a pesar y tomar la tensión, sin interesarse por el estado anímico de la mujer o si desea hablar de algún miedo (y no, el escaso tiempo de las consultas no siempre es excusa válida).

        El trabajo en equipo siempre enriquece, en el ámbito que sea. No me cabe duda de que vas a vivir una experiencia muy satisfactoria (ojalá incluya también el parto esta vez y la alegría sea máxima) 😉

        Me gusta

      • Totalmente de acuerdo… No lo has podido decir mejor. Complementar. Ni más ni menos.

        Pero ¿Sabes algo? Esa sensación de, este es mi trabajo y el tuyo llega hasta aquí, lo veo yo en mi trabajo también… ¡Soy administrativa! Somos territoriales, somos muy necios a veces…

        Gracias por tus deseos… ¡Espero que sea así! 🙂

        Me gusta

  2. Me gustaría añadir tres detalles muy importante del trabajo de las doulas que no fueron mencionados pero son fundamentales:
    – Las doulas jamás realizamos ninguna maniobra médica, osea no tactamos, no controlamos los latidos fetales, no pinchamos, etc. por lo que en ninguna circunstancia suplimos el rol de la matrona o del médico.
    – Muchas veces servimos como nexo entre el equipo médico y la embarazada y su familia (es de repetir que jamás tomamos decisiones, eso es campo de la mamá y de la matrona o médico que esté a cargo del control del parto)
    – Nosotras acompañamos no sólo a la mamá, que sin ninguna duda es nuestro objetivo principal, sino que también al papá o al familiar que esté acompañando a la mamá, a quien jamás suplimos, sino que les ayudamos a participar asertivamente. Sobre todo a los papás que a veces pasan mucha ansiedad y nervios por ver a su mujer en una situación que no terminan de entender y sabiendo que está por nacer su hijo. Nosotras estamos ahí para ellos también, para mostrarles de que formas pueden ayudar, para sentirse parte (como lo son desde el inicio), y no sólo un acompañante.

    Me gusta

  3. Me cuelo un momentito por aqui para agradecer tanto el espacio que me habeis ptestado en este precioso blog (lo es!!!) como el mimo y la atencion con que me habeis recibido y leido.
    Cuando el trabajo que realizas te apasiona es un placer hablar de ello; cuando, ademas, quien te
    escucha muestra tanto interes y tanto respeto, el placer se
    multiplica.
    Gracias a todas!

    Me gusta

  4. Yo soy de las que sí conocía lo que “son” las doulas, pero no hasta que punto eran necesarias. Me refiero que el sentimiento de “acompañamiento” a lo largo de todo el embarazo y posterior no lo tenía claro, pensaba que se quedaba en los últimos meses y en el momento del parto. La compañía es tan importante. Yo tengo mi doula particular, que es mi marinovio, el que ha estado a mi lado en todas las revisiones, en todas las decisiones, en el momento del parto, y en constante cuidado de sus retoñas.
    El trabajo de las doulas debería ser reconocido, y hacer ver a la sociedad la importancia de ese “sentimiento” de compañía. No en vano, su trabajo se ha visto durante siglos en los países africanos, como siempre hay una señora, la más vieja de la tribu, que acompaña a la mujer en el momento del parto. Vale, vale, que parece de película, y el trabajo de una doula va más allá, pero me refiero a que esa figura existe. Y debe existir.
    No me imagino sola en el paritorio con todos los miedos que una madre primeriza pasa, con todas las incertidumbres que pasan por tu cabeza en esos momentos… Con mi primera hija, sólo conseguía decir “maman”, fue como si ella estuviera allí conmigo.

    Me ha encantado la entrevista, y me ha gustado la sinceridad de Olatz y su visión. Y gracias a ti por resolver preguntas que surgen cuando se habla de doulas 🙂

    Me gusta

    • ¡Gracias Marta!

      Así es, esa sensación de soledad no debería sentirla ninguna mujer. Tu caso es un gran ejemplo a seguir por parte de todos los padres. Pero no siempre es así. Porque no se puede o porque, simplemente no les sale hacerlo así. No se asume ese papel.

      Creo que y se me ocurren varios casos en los que su papel pasa a ser imprescindible. En el caso de las madres solteras, o que por los devenires de la vida sufren circunstancias traumáticas durante el proceso. Madres adolescentes y un largo etcétera. Igual que existe la figura del ginecólogo o matrona para ayudar en el parto ¿por qué no el de la doula para acompañar el proceso?

      ¡Gracias por tu aportación guapa!

      Me gusta

  5. Supe de su existencia, en la última etapa de mi embarazo, y personalmente, la entrevista me ha emocionado, me hubiera encantado, poder contar, si lo creyera necesario, con una persona como Olatz, que, de su propia experiencia, saca lo mejor, y aprende de lo peor, para … por qué no? … acompañar a otra mujeres en su maternidad.
    Suelo dejarme llevar, y en mi embarazo, no iba a ser de otra manera, me deje llevar …
    Quería un parto natural, una lactancia materna y crianza natural, y por qué no? … Si se quiere, se puede, excepto, que entrañe algún riesgo, en ese caso, pues, que la naturaleza, que, es muy sabia, que haga su trabajo.
    Mis nueve meses de embarazo fueron maravillosos, mi parto, totalmente respetado y natural, la lactancia, llevamos 28 meses, y la crianza, es con apego.
    No todo el camino es de rosas, pero hay que aprender a salvar los obstáculos …
    ” No se puede vivir la crianza en base a métodos. Ni a unos, ni a otros. Se cría desde el corazón y las tripas. Se cría con el cuerpo. La crianza es una actividad orgánica, un discurso que llevamos escrito no tanto en el neocórtex como en el cerebro instintivo y emocional. No se puede criar desde el “dicen que debo hacer…”; hay que hacerlo desde el “siento que debo hacer…” Los métodos están en los libros y la crianza está en los brazos, en el pecho y en el corazón de las madres”
    Estas palabras, lo resumen todo, y nosotros, lo intentamos desde el principio, a veces, caemos, pero, nos levantamos, de la mano, y seguimos el camino.
    Para acabar, decir, que me da mucha pena, que haya gente, que lo califique como moda, para defender, a capa y espada, una moda, que, no es natural ….. Me da mucha pena por ellos…
    Espero no ofender a nadie, cada cual, que haga lo que crea conveniente. Yo, me dejo llevar … “Carpe Diem”
    Enhorabuena a las dos por esta pedazo entrevista. Un besiño.

    Me gusta

    • ¡Hola guapísima!

      Muchas gracias por tu comentario. Siempre tan generosa en tus opiniones.

      De todas formas cielo, sólo una puntualización. Las Doulas acompañan sea cual sea la decisión de la madre. Tanto sea crianza natural como si no. Y eso las engrandece mucho más si cabe, ya que dejando al margen sus propias creencias, respetan y acompañan a la madre sea cual sea su decisión. Sin juzgar y sin influir.

      Me gusta

  6. Vamos a ver si logro transmitir mi opinión.
    Empezare diciendo que me ha transmitido muy buen feeling esta doula y sus palabras, había leido sobre lo que hacían y el colectivo sanitario lo desconoce completamente y ademas es vivido como una moda mas.

    Creo profundamente en el acompañar a las personas, soy una firme defensora de los GAM (grupos de ayuda mutua) para ayudar en ciertos problemas como son duelos, enfermedades, procesos de cambio… En fin, que nadie como alguien que lo ha vivido entiende tu problema.

    Al final las doulas EMPODERAN a la mujer y eso es algo en lo que creo firmemente.
    Pero si algo me cuesta ver es el hecho de profesionalizarlo. No se, algunos precios que he leido por internet me parecen abusivos y algunas intervenciones que mas alla del mero acompañamiento.
    Pero igual estoy influenciada por “profesionales” que se dedican o se quieren dedicar y no me prestan confianza.

    Espero no ofender a nadie con mis palabras. Es un tema que me gustaria saber mas porque al final esto solo es mi opinion.

    Besotes.

    Me gusta

    • ¡Hola bella!

      Para nada creo que ofendas a nadie. Simplemente has expresado una opinión.

      Yo realmente no he preguntado sobre este tema. Y sin tener el más mínimo conocimiento te digo que son muchas horas de dedicación. Mucho desgaste emocional. Porque lógicamente habrán casos más dulces que otros. Y por otro lado… Yo que trabajo en una administración pública, en una agencia de desarrollo local, sin ir más lejos el otro día comentábamos con un formador. La gente ¿realmente sabe lo que cuestan las cosas? De verdad, igual veo ahora el precio y digo lo mismo que tú… Jajajajajaja… Pero creo que hay que poner en valor todo esto que comento.

      Besos molones y por supuesto, no dudes nunca en dar tu opinión tal cual sea. 🙂

      Me gusta

    • Hola, yo soy uruguaya, doula y promotora de lactancia. No sé cuanto salen las doulas en otros paises, ni como es su dinámica de trabajo pero aqui es parte de nuestro código de ética que si una mujer quiere una doula, tiene una doula. Con esto quiero decir que si una mamá no puede pagar los honorarios se ve de pagarlo en varias cuotas, hablamos de posibles canjes, de rebajas o si la madre no puede pagar nada trabajamos gratis. Si quieren una doula no dejen de contactarse con alguna, aunque crean que no puedan pagarla, que si no es ella seguro las contacta con alguna otra que si lo hace o si no es una buena idea hablar con alguna escuela de doulas para conseguir una estudiante que acompañe gratis. Espero que les sea útil el comentario.
      Besos

      Me gusta

      • ¡Hola Melania!

        Muchísimas gracias por tu aportación. Me alegra leer lo que comentas… Es obvio que nadie trabaja gratis, y que el tiempo es muy valioso. Es fantástico que lo planteéis así.

        ¡Gracias! Un fuerte abrazo… 🙂

        Me gusta

      • Hola, quería remarcar que lo de trabajar gratis no es una forma de decir, las doulas que integramos la asociación nacional de doulas del uruguay (ANDOU), como parte de nuestra labor incluye el hacer como mínimo 2 acompañamientos por año a mamás de los sectores más carenciados de la sociedad, los cuales son 100% gratuitos. En esos casos nosotras percibimos solo viáticos por parte de ANDOU que salen de las cuotas de las socias y es solo para que no le signifique a la doula un gasto extra de dinero, pero por las horas dedicadas no recibimos ni un solo peso.
        Si bien nuestro tiempo, dedicación, compromiso y nuestra disposición 24 horas 7 días de la semana sin dudas vale y vale cada centavo, pero no debemos anteponer nunca nuestros intereses económicos a las necesidades de las mujeres a tener una doula en su parto con todo lo que ello implica.
        Por esto nosotras lo incluimos en nuestro código de ética, si una madre quiere una doula, tiene una doula, y nos tomamos muy en serio lo que ello implica

        Me gusta

  7. Creo que es una figura totalmente desconocida para bastante parte de la sociedad por desgracia.

    Creo que hacen un gran trabajo y quién crea que es”superficial” es que no ha estado en el pellejo de una mujer con un embarazo ,parto y posparto, complicado o no. Sólo con la revolución de hormonas y la inexperiencia, debe de ser mágico tener a una cerca.
    Me encanta vuestro trabajo y me encantaría formar parte de él.

    Muy buena entrevista.

    Beso a las dos!

    Me gusta

    • ¡Gracias Cris!

      Me parece un acto de gran generosidad el que hacen estas mujeres al implicarse de esta manera y sin condiciones en cada embarazo, con cada persona.

      Eres una persona muy pasional. Estoy convencida de que harías un extraordinario trabajo.

      Un besito 😉

      Me gusta

    • Gracias Bea!

      Tú eres de las mías… Descubrimos hace poco su papel. Curiosamente tú por tu hija pequeña y yo en una charla ofrecida por un comercio local usuario de la empresa en la que trabajo.

      A mí también me hubiese hecho muchísimo bien su acompañamiento.

      Un abrazo… 🙂

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s