La vuelta al cole y muchos cambios más

En este nuevo curso nos enfrentamos a muchos cambios. No sólo por el hecho de que cambiemos de ciclo escolar, que ya en sí supone un gran reto. Sino por otras cuestiones que van dejando de manifiesto que ya no estamos en edad infantil 😉

Hoy comenzamos primaria. Dejamos atrás la etapa de educación infantil. Un cambio sustancial en cuanto a metodologías académicas. Van desapareciendo las rutinas de bienvenida, las canciones mañaneras y un sin fin de cosas que van dando paso a mayores responsabilidades y mayor autonomía. Nos adentramos más específicamente en materias como las matemáticas, conocimiento del entorno, ingles, educación en valores, etc.

descarga

La forma de trabajar también supone un giro. Pasamos del trabajo por proyectos individuales o en pareja, en los que cada uno aportaba una ficha del puzzle para llevar a cabo la tarea, el trabajo por rincones o txokos, como les decimos aquí, abriendo camino a la metodología de trabajo cooperativo, técnicamente más conocido como estructuras Kagan,  en el que cada integrante del equipo de convierte en pieza imprescindible para la consecución de los objetivos.

Comenzaremos con el trabajo serio, y llevaremos a casa los deberemos que no hayamos terminado en clase… Ya nos advirtieron el día de la convivencia inicial… que muchos y muchas nos la intentarán dar con queso, y no. No se mandan deberemos como tal. Lo que va a casa es la tarea inacabada.

Además de todo eso que ya en sí es todo un giro en la metodología de trabajo, añadimos que este año ha habido cambio de compañeros y compañeras, quizá una de las cuestiones que más me “preocupa”. Tres largos años compartiendo con los mismos niños y niñas, mucho tiempo de convivencia diaria… ¡A ver qué tal resulta el cambio!

Nano empieza el curso con mucha ilusión, desde hace ya varias semanas nos está diciendo que ya no quiere más vacaciones. Se aburre y es que 91 días dan hasta para aburrirse (No tengo la costumbre de contar los días, pero parece que Nano estaba muy interesado en saberlo, por lo que me tocó tirar de calendario…). Hoy íbamos al cole con una sonrisa de oreja a oreja bajo el grito de “Ama, es que fíjate que ya llevo mochila grande y estuche!” ay… su estuche… 😉

Por si no fuera poco el trabajo de adquirir responsabilidades deberá continuar en casa. Nos piden colaboración (más que colaboración creo que está dentro de mi papel de madre y educadora) para que comiencen a implicarse con sus cosas y ser responsables de ellas. Él deberá ser quien se ocupe de preparar su mochila, de asegurarse de que todo está en orden y todo el material esté listo. Que la bata vaya el lunes y vuelva el viernes, que el “hamaiketako” (almuerzo) esté preparado. De revisar que todo el material del estuche está. De preparar la ropa de gimnasia, que a diferencia de otros años, este año tendrán que cambiarse en el colegio. Otra forma de afianzar la autonomía personal y mejorar los hábitos del vestido y desvestido.    

Es muy gratificante (y me quedo mucho más tranquila, las cosas como son) ver que emprende el nuevo curso con ilusión, y no pesaroso. Que afronta con muchas ganas el re-encuentro con sus antiguos y nuevos compañeros y compañeras. “Ya soy mayor”. Me alegro ver la sed de conocimientos que tiene, y la gran capacidad de adaptación a los cambios que demuestra.

SONY DSCY al margen de todos los cambios que supondrán este nuevo curso, me encuentro (ya desde hace un par de meses) con el varapalo que sabía que tarde o temprano llegaría… Ains… “Coco”, su amigo y compañero de sueños ha sido “nominado” para abandonar la cama. En julio aproximadamente él solito decidió que ya no dormiría más con él. Ese viejo amigo cosido y recosido por todas las costuras, negro como un tizón a pesar de haberlo lavado en muchas ocasiones, ya no le acompañará durante las noches. Sin embargo, hemos decidido por cortesía y porque a fin de cuentas se lo debemos, que seguirá decorando su cama y le dejaremos descansar en ella durante el día.

Otro avance más. Lo cierto es que según “la teoría” ese objeto de transición debería haber desaparecido del mapa entorno a los tres años. Pero francamente, me parece incongruente decir que hemos de respetar los ritmos individuales de cada niño o niña y luego estandarizar la edad a la que deben o no dejar el chupete, o aquellos objetos a los que tanto apego les cogen. Él ha encontrado su momento, él ha decidido cuándo y cómo dejaría de usarlo. Sin momentos dramáticos ni drásticos. 

¿Qué más cambios nos iremos encontrando en esta etapa? Habrá que descubrirlo… ¿Te enfrentas tú a alguno? ¡Compártelo!

¡Feliz inicio de curso a todos y a todas!

17 pensamientos en “La vuelta al cole y muchos cambios más

  1. Qué mayores y cómo crecen Vero!
    Nano, pese a ser un año mayor que el mio, me recuerda mucho a Al, según todo lo que comentas. Él también estaba deseando empezar el cole, le encanta y como tú dices, ir todos los días con esa ilusión y la sonrisa puesta por ver a sus amigos y profe me parece alucinante para su edad. El paso a primaria es importante, ya son mayores y tienen que ser responsables y aprender, ya verás como lo consigue de maravilla.
    Y en cuanto a Coco, nosotros tenemos también el nuestro particular, pero es Tigger, jejejej, y no le veo yo por la labor de deshacerse de él para dormir. Es llegar a casa e ir a buscarlo. Lo lleva a cuestas siempre… y también está sucio y recosido,…jajajajaja.
    Besitos guapa

    Me gusta

  2. Qué mayor!!!!! Le va a ir genial, va a ser un curso muy intenso lleno de cambios, pero todos ellos buenos, seguro!!!!
    El curso de mi peque, el último de la guarde, también será lleno de cambios (pañales, dientes, ampliar vocabulario…. solo de pensarlo, se me ponen los pelos d punta!!!!) nos damos cuenta que hay que aprovechar cada momento al máximo…. see hacen mayores muy rápido!!!

    Muchos besotes!

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Ay maja… el tiempo vuela. Sí, estoy segura de que le irá genial! Tiene mucha sed de aprender.

      Espero que al pequeñín le vaya estupendamente también! Estoy segura de que así será. No te agobies con la operación pañal, llegará cuando tenga que llegar, ya lo hemos hablado. No te agobies 🙂

      ¡¡¡¡Hay que exprimir cada minuto!!!!

      Un besazoooooooo!!!!

      Me gusta

  3. ains, se me acongoja el corazón de sólo leerte y pensar que en cuanto menos me lo piense mi peque también pasará a ser un hombretón y a ir al cole de los niños grandes.
    Mi peque también tiene un muñequito al que le tiene mucho apego y desde luego que yo no se lo quito, que sea él quien decida cuando. Yo también siempre he pensado que cada niño tiene su ritmo para todo y que hay que respetarlo.
    Por cierto, qué casualidad, a mi peque le encanta Coco! anda cómo loco con el Coco! incluso tengo pensado comprarle uno para Reyes!

    Me gusta

  4. cambios, avances, progresos…….es alucinante lo que crecen, y muchas veces nos damos cuenta sólo porque alguien de fuera, como el cole, nos exige que abandonemos esas parcelas y las dejemos en sus manos.
    Pero también son cambios para nosotros……no te olvides- no creo que puedas- de que en ese estuche están guardadas todas las pinturas y lápices que has marcado, libros que has forrado, batas que has marcado……

    besitos!

    Me gusta

  5. Ohhhh, cómo se hace mayor!! Mi hija está en un colegio en el que la educación cooperativa está desde infantil (autobombo: si navegas por mi site, verás un par de posts sorbre el aprendizaje cooperativo), me gusta la metodología, ya que es una manera de aprender dinámica, y hace que los propios niños vayan definiéndose, tanto en caracter, como en actitud, etc…

    Preparar solo la mochila, eso es un paso más allá!! Yo no recuerdo cuando empecé a hacerlo, pero a su edad, no creo :p Aunque tampoco he salido mal, eh!

    Y sobre el doudou… Hay fases y etapas, cada niño a su ritmo, con mi hija pasamos de llevarlo a todas partes a dejarlo en la cama. Y ahora muchas veces no se acuerda de él. Pobre perrito, tras unos años, acaba de ser bautizado como Teddy, y justo lo deja en el olvido, ains… qué ingratitud!

    Buen comienzo, y felices cambios!

    Me gusta

    • Hola Marta!

      Sí, a mí también es una metodología que me gusta mucho. Va mucho más allá de los aprendizajes de las materias. Creo que es imprescindible formar en esos otros ámbitos también. Saber afrontar el trabajo, trabajar en equipo, respeto, escucha, etc… Creo que va todo bastante unido.

      La mochila… creo que me tocará supervisarla… jajajajaja al menos al principio. 😉

      Igualmente guapísima! Un besazo!

      Me gusta

    • Hola guapísima!

      Un cambio importante sin duda. Pero realmente si está preparado (¿preparado o preparada?) no tendrás problemas de ningún tipo. Sólo debes tener presente que el control de esfínteres es un proceso de aprendizaje como cualquier otro y que cada niño o niña necesita su tiempo. No te dejes llevar por estándares de edad, es un error. Observa, observa mucho y comienza con el proceso sólo si está preparad@, verás señales que te indiquen que ha llegado el momento. Armarse de paciencia durante el proceso es importante, muy impotante.

      El año pasado hice junto con unas compañeras una guía sobre la adquisición de este hábito. Voy a intentar localizarla y si me dan autorización la colgaré en el apartado de “De interés” del blog.

      Un abrazo y ¡ya me irás contando los avances!

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s