Iron Blogger. Compromiso NARANJA

Estrenamos septiembre y me sumerjo de lleno en la rutina, en la vuelta al cole, en los días que van acortando y este verano que aunque todavía queda, poco a poco va llegando a su fin, se va apagando, y al que con lagrimillas en los ojos, vemos poco a poco alejarse, dando así paso al otoño. Lo bueno es que aquí en el norte, al verano no nos da tiempo a cogerle demasiado cariño. Es de visitas cortas e intermitentes…

Creo que es un buen momento para llevar a cabo nuevos propósitos. Es momento de mejorar, de hacer un profundo análisis interno. Normalmente esto lo suelo dejar para enero, con el año nuevo (aunque reconozco que siempre se queda en eso, en nuevos propósitos, nuevos porque no los llego ni a estrenar), pero en esta ocasión, y dadas las circunstancias, creo que la ocasión lo merece. Voy a poneros en antecedente.

Las personas que me conocéis o leéis con regularidad, ya os habréis dado cuenta de que en estos últimos meses me he convertido en una redsociópata, consulto cada poco lo que se cuece en Twitter, Facebook, consulto otros blogs y ahora también me he vuelto bloguiguasipera… (Bonito palabro).

rinoceronte-copy

Bien, un día llegó a mis ojos y me llamó la atención un hastag que no puede dejar de seguir #Yanogrito, hice una inmersión directa y sin bombona de oxígeno en ese blog y me desayuné el post sin azúcar y de un trago. Me llamó tanto la atención que decidí seguir investigando sobre el tema. #RinoNaranja… Captó mi atención desde el primer momento. Hasta tal punto que busqué por la red información sobre el tema, leí y pregunté a otras madres que lo habían puesto en práctica, busqué recursos para abordar este reto y  es que…

SÍ, grito. Rectifico… Gritamos. En casa, en el parque, en la calle… Llegar a casa con la sensación y sentimiento de ser la verdulera del barrio, ha llegado un momento en el que me ha provoca mal sabor de boca. Los gritos, o reprimendas, realmente ¿Son la solución? Me temo que no. O al menos no por sistema. Es cierto que a veces tengo la sensación de que Nano sólo reacciona cuando hay grito. Así, tal cual. Esto se ha convertido en la tónica habitual y ya estoy cansada. Hoy, aquí y ahora hago declaración de intenciones y digo. YA NO GRITO. A partir de hoy en casa no se grita. Ojito al dato que hay documento firmado y esto es vinculante… Osea, que este compromiso es de a tres. El padre, la madre y la criatura, hacemos público nuestro compromiso.

Como os decía, para todo ello y antes de ponerme a las bravas… he recopilado mucha información sobre el tema. Un post que me parece muy apropiado y donde se explica a las mil maravillas en qué consiste el reto, es el que Pilar Martínez nos regala en su Blog Maternidad Continuum y que por supuesto te recomiendo su lectura. El reto nace en Estados Unidos hace exactamente hoy 573 días. Una mamá que harta de gritar decide que “hasta aquí hemos llegado” y hace pública su andadura y su proceso hacia una educación sin gritos, y ahí es donde nace The Orange Rino.

2013-09-02-23-35-48_deco

Pero como os decía, y a pesar de estar perfectamente establecidos los pasos para poder afrontar el reto yo personalmente consideré que además de esto necesitaba otro tipo de recursos. Pregunté, y la gente con muy buen criterio me derivaba siempre al mismo artículo. Pero lo que yo buscaba era otra cosa. Herramientas y recursos para llevar a cabo en el momento de crisis. Y ahí, como una luz en el horizonte, en medio de la oscuridad, me di de bruces con un post que volvió a captar por completo mi atención. En esta ocasión ¡Mamá qué sabe! Me daba la solución sin ella tan siquiera imaginarlo. ¿Cómo combatir un enfado, un disgusto o un mal grito? Tan sencillo y tan simple como una sonrisa… Aprendiendo a regalar sonrisas

Bien… Coctelera en mano… Combinamos:

» Dosis diaria de sonrisas

» Unas gotitas de predisposición

» Un chorrito de recordatorio distribuido por todas las puertas de la casa, que me haga ver de manera regular que esta, nuestra casa ya es una casa sin gritos.

» Una tabla en la que me apoyaré observando, los logros que con dedicación, despacito y con buena letra sin duda conseguiremos.

Y los pasos a seguir que nos propone la creadora del método, para poder llevar a cabo este desafío:

Paso 1. Reconoce que necesitas cambiar; decídete y comprométete totalmente a hacerlo: la madre reconoce que modificar un mal hábito es en realidad un gran trabajo, que requiere muchísima energía y concentración. Por esto, ella decidió tomárselo en serio y hacerlo su prioridad. “Creí en él (el desafío) y en mí misma, y me prometí que haría lo fuera para tener éxito”, comenta en su blog.

Paso 2. Establece un objetivo: que no sea demasiado vago ni tampoco abrumador, pero sí que motive y que sea  medible. “Escoge una meta que te ayude a gritar menos y fomentar la confianza”, alienta, y propone algunas alternativas a los 365 días: pueden ser 30 días sin gritar, 30 horas de acostarse sin levantar la voz, una semana, etc.

Paso 3. Comparte tu objetivo, para poder rendir cuentas: “MamaRinoceronta” aconseja contarles a familiares y amigos sobre la propuesta, para que ésta sea “real” y no sólo una idea. “Sí, fue difícil admitir que gritaba demasiado, pero sabía que era importante tener un grupo de personas a quienes rendir cuentas y compartir mis progresos”, señala.

Paso 4. Crea una red de apoyo: elige a quienes te darán su respaldo para que puedas sobrevivir al desafío. Según la madre, deben ser cuatro tipos de personas:

1.- Aquellas a quienes puedes llamar cuando tengas ganas de renunciar y que siempre te dirán que no lo hagas, que puedes seguir adelante y que lo estás haciendo de maravilla.

2.- Aquellas a quienes puedes escribir cuando sientes que necesitas gritar y que sabes que te contestarán rápido con un “no lo hagas”.

3.- Tus propios hijos, quienes cuando se den cuenta de que estás a punto de gritar, te lo harán notar enseguida.

4.- Una comunidad de Facebook, donde puedas encontrar consejos, estímulo en los días malos y refuerzo en los días buenos.

Paso 5. Identifica qué cosas, actitudes, etc. provocan tus gritos: esto ayuda para que elabores un sistema de alarma mental, identifiques los problemas pequeños, adquieras conciencia de ti misma y crees un plan de medidas preventivas.

Paso 6. Comienza lentamente a practicar: como es difícil dejar de gritar de un día para otro, “MamaRinoceronta” recomienda seguir haciéndolo pero lejos de los niños (en el baño, en el dormitorio con la puerta cerrada, etc.). Luego señala que es posible reemplazar los gritos por sonidos, silbidos o cualquier cosa que venga a tu voz. “La clave aquí es repetir y aceptar que ‘no siempre puedo controlar las acciones de mis hijos, pero SIEMPRE puedo controlar mi reacción’”.

Paso 7. Continúa practicando: luego de sobrevivir a la primera etapa de no gritar frente a tus hijos o reemplazar los gritos por otros sonidos, podrás darte cuenta de que tienes el control sobre ti misma para no levantar la voz. Así que, debes seguir trabajando hasta encontrar tu ritmo.

Paso 8. Mantén tu meta siempre presente: haz lo que sea necesario para recordar la promesa que hiciste. En su blog, “MamaRinoceronta” cuenta que para lograrlo llenó su casa de adornos de color naranja, vestía ropa del mismo tono, ponía mensajes, etc.

Paso 9. Si gritas, persevera en tu desafío: la madre reconoce que debió recomenzar su reto en varias ocasiones, lo que la hizo sentirse desalentada. Sin embargo, comenzó a recordarse a sí misma que todo era un proceso y que tomaría tiempo. “Dejé de ser tan dura conmigo misma y cuando gritaba, me perdonaba, le ofrecía disculpas a mis hijos y prometía seguir intentándolo”, relata.

Paso 10. Celebra cuando tengas éxito: la idea es que seas creativa y que cada vez que no grites, hagas algo para celebrar: levantar los puños en señal de triunfo, publicarlo en Facebook, llevar un calendario e ir tachando los días en que no has gritado, etc.

Paso 11. Deja de gritar, comienza a pensar y continúa en calma: el consejo de “MamaRinoceronta” es que cuando sientas que quieres gritar, cierres tu boca, aprietes tus manos y cuentes hasta 10. También que analices qué te hizo querer levantar la voz, qué puede calmarte y cómo puedes proceder. Luego, continúa en calma.

Paso 12. Recuerda que no estás sola: “Muchos creen en ti y están allí para ayudarte”

onlinelogomaker-072313-2441Pero, además de todo eso, creo que este coctel debía ser aderezado con algo que le diera fuerza, me nos diera energía y cierto compromiso para llevarlo a cabo. Por eso he decidido que este, mi/nuestro reto personal, lo voy a compartir con todos y todas vosotras, haciendo un resumen semanal de los avances y retrocesos que vayamos teniendo en el proceso de conseguir una casa llena de sonrisas y ningún grito. Un análisis de las situaciones y de los momentos que me/nos hacen llegar al grito, de los recursos que nos vayamos sacando de la manga, ojo, sin hacer trampas. Un reporte semanal de los días sumanos y/o restados. Ese ingrediente que me faltaba y que me vino como anillo al dedo, fue la idea de convertirme en Iron Blogger, liderada por Y papá también, y a la que no dudé en sumarme. Iron, que significa hierro, y hierro me transmite fuerza, energía y persistencia.

 ¿Te resulta apetecible mi cóctel? ¿Me acompañas? Creo que el reto lo merece. Podréis observar que contará con su propio espacio en el blog. Semanalmente publicaré una entrada en la que os contaré los avances, retrocesos, los motivos de los mismos (si los hubiera) y algunas cositas más.

 Aprovecho para deciros que hoy y esta es mi entrada número 100… Muchas gracias a todas aquellas personas que me leéis a diario, que compartís vuestras opiniones conmigo. Que me mostráis vuestro cariño. Gracias porque sin vosotros ahí detrás de la pantalla “El rincón de Mixka” no tendría razón de ser.

Mil gracias.

54 pensamientos en “Iron Blogger. Compromiso NARANJA

  1. Pingback: La crisis de los seis años… | El rincón de Mixka

  2. Pingback: Mis blogs favoritos de Maternidad: 2-8 de septiembre | Maternidad Continuum

  3. Sólo te puedo decir que me encanta y que tú eres capaz de conseguir esto y mucho más. Me he sentido muy identificada con el principio, así que creo que va siendo hora de que me centre en este tema yo también y diga adiós al os gritos de una vez por todas. No sé de dónde sacas el tiempo para todo pero te admiro!
    Un besazo y enhorabuena por tus 100 entradas y por todo lo que nos regalas!!!

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Gracias… Muchas gracias por tus palabras! A todos y a todas las que estáis ahí. Sino, ¡no sería posible!

      Respecto al reto, creo qué hay un momento en el que hay que decir… ¡Hasta aquí! Y cambiar las cosas para mejorarlas. 😉

      ¡Un abrazo enorme!

      Me gusta

  4. Pingback: Iron Blogger. Compromiso NARANJA. El Feedback. | El rincón de Mixka

  5. ¡Tu cóctel me parece más que apetecible y ya ansio leer la próxima entrega!

    En esta mi primera visita a tu rinconcito me gustaría aportarte mi experiencia pues me parece magnífico y muy interesante el trabajo que has hecho y estás haciendo, la claridad en la definición de tu objetivo, los recursos que tienes a disposición para que tu plan de acción siga firme hasta la llegada de meta… ¡Es genial! Aunque querría añadirte algo por si te resuena y te es de utilidad, para que lo apliques con total libertad si así te apetece hacerlo.

    Y es que me gustaría proponerte que te conectaras con la emoción, con la motivación más interna que te ha llevado a plantear el Compromiso Naranja. Exacto… Tómate un momento para ti e imagina que ha llegado ya ese momento tan esperado, el momento en el que se ha cumplido vuestro acuerdo contractual a tres bandas, momento en el que os ves en casa, en la calle, en el parque… Reina la serenidad, la armonía, la felicidad, la actitud o el talante por el que tanto has trabajado. ¡O, simplemente, vuestra interacción familiar tal y como la habías imaginado al proponerte el reto! ¿Qué sientes? ¿Dónde lo sientes? Quédate con esas sensaciones. Y si se presentara alguno de esos momentos en los que tienes que contar hasta 10 evócalas, trae al pensamiento, al cuerpo, al corazón aquello que sentiste visualizando el gran momento. La emoción imprime la información con fuerza a todos los niveles (¡incluso a nivel celular!) y hacer un cambio en tu estado emocional en el momento de despiste, conectándote con tu motivación más interna, logrará que te sientas mejor y, sobretodo, que sigas adelante de forma más sencilla, rápida y con los pasos aún más firmes.

    Recuerda, a diario, darte una palmadita a ti misma en la espalda pues es de valientes decidir construir un “camino de carro” hacia el YA NO GRITO teniendo hecha la cómoda “autopista verdulera”. Y si algún día, sin querer, te cuelas por la vía rápida… ¡Ríete! Sí sí, alégrate porque significa que en tu autopista al menos ahora hay peajes pues te has dado cuenta de lo que has hecho y teniendo esa consciencia ya has dado el primer y más importante de los pasos hacia el cambio.

    ¡Enhorabuena por las 100 entradas y por el doble reto!

    Nos leemos en el Iron Blogger 🙂

    Un fuerte abrazo,

    Raquel

    Me gusta

    • Hola guapa!!

      Primero de todo ¡gracias por el apoyo y bienvenida!

      Muchísimas gracias por tu consejo. No te queda duda que lo tendré en cuenta. Es más, lo tengo anotado como sugerencia para el post de “reporte” de la primera semana.

      Por cierto, me ha gustado mucho eso de… “autopista verdulera” jajajajajaja… 😉

      Un abrazo!

      Me gusta

  6. Felicidades por tus 100 post (que no son moco de pavo) y ánimo en este nuevo reto que te propones. La verdad es que desde que tuve al peque me lo propuse también, lo de no gritar, aunque no de una forma tan estudiada como la que nos muestras tú. Y creo que he conseguido, poco a poco, ir salvando situaciones sin usar la herramienta del grito, aunque de tanto en tanto no te negaré que se me escapa alguno, pero pocos. Mi truco es ser consciente que voy a gritar y a partir de ahí respirar hondo varias veces mientras busco una alternativa al grito. Y mucho, mucho yoga jeje.
    Los peques son unos imitadores natos por eso me propuse lo de no gritar, no quería que mi casa se convirtiera en una olla de grillos jajaja. Así que me parece una genial iniciativa la que nos comentas 🙂

    Un fuerte abrazote y…shhhhh silencio 😛

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Reconozco que soy puro nervio, y ese es precisamente mi fallo. El no saber parar, frenar y coger aire. La parte positiva es que soy consciente de que ese es mi problema. Y en estos tres días las veces que me he sentido saturada, al menos he cogido aire, y mantenido la compostura. Aunque ayer, tuvimos un par de conatos… (jejejeje) que nada que ver, pero absolutamente nada que ver, con los de antes, pero sí tuvimos dos momentos de crisis. Analizados los errores, volvemos a la carga!!

      El martes os cuento todo bien. Besos y gracias por contarme tu secreto 😉

      Me gusta

    • Muchas gracias guapísima!

      La verdad es que, y no es peloteo, que no es mi estilo…, viniendo de ti, es todo un halago…

      100 post dando guerra y espero tener energíavy ganas para otros tantos. La experiencia me está compensando. Gente increíble, aprendiendo un montón, incluso descubrirme a mí misma un poquito fíjate.

      El RinoNaranja, ya se estaba convirtiendo en necesario… Y no es que me quiera convertir en Teresa de Calcuta, que tampoco es mi estilo… Pero sí, quiero aprender a controlar mi temperamento y ese pronto “parao” que me caracteriza. Los años me han templado, pero la sangre me sigue hirviendo… Vamos a ver qué sale de todo esto. Vamos a ver qué aprendemos… 😉

      Muxu handi bat eta eskerrik asko neska!! Bihotzez…

      Me gusta

    • Hola Pilar,

      Muchas gracias por tu confianza. El sentido del humor es el ingrediente imprescindible de la vida en general. Sin él estaríamos perdidos. Como se suele decir, al mal tiempo buena cara ¿verdad?

      El martes os cuento los avances y pequeños retrocesos (que ayer los hubo, pero muy lights) y el análisis que hemos hecho en casa sobre ello. No sé si con mayor o menor acierto, pero desde luego sí, con muchas ganas.

      Vamos hablando y gracias a ti guapa!

      Un besazo. 🙂

      Me gusta

  7. ¡Genial! Lo has explicado muy bien. Reconocerlo ya es un paso importante, aunque la verdad es que muchas veces son nuestros propios hijos quienes nos dan la clave para que seamos conscientes de que gritamos demasiado. A mí a veces me dicen “mamá, estás gritando”. Entonces yo respiro hondo y sigo, pero en un tono más bajo. Si te lo repiten mucho, es el momento de plantearse el reto.
    Espero ver tus progresos, que seguro que los tendrás, semana a semana.
    Yo lo estoy haciendo a mi manera… eso de decírselo a la familia, como que no lo veo. Es más, ya oigo a mi madre diciendo que eso son tonterías y que más vale un grito a tiempo que un lamento después… en fin, son formas distintas de ver las cosas. Pero sí, yo intento no gritar. Aunque ya te digo que si el Peque está a punto de meter los dedos en un enchufe o los mayores a punto de cruzar la carretera sin mirar, entonces sí soltaré un grito. Pero para regañarles estoy poniendo todo mi empeño en evitarlo. Así que, si necesitas apoyo, puedes contar conmigo 🙂
    ¡Mucha suerte!
    Besotes.

    Me gusta

    • Arusca preciosa!

      Ay madre mía, me siento como en un “gritones anónimos” jjajajajajajaja… Pero sí, tienes razón. Llegar al límite y decir hasta aquí hemos llegado, ya es el primer paso.

      Lógicamente hay casos como el que comentas que no dudaría en pegar el gran berrido si fuera necesario. Hay casos y casos. Una cosa es gritar sistemáticamente y otra hacerlo para evitar un accidente…

      De momento lo llevo bien, estoy muy concienciada y estoy tomando notas de todo. Me ayuda a analizar y reflexionar las cosas. Busco el por qué y el por qué no.

      El martes nos ponemos al día. Besazos!!

      Me gusta

  8. Impresionada!

    Esto es entrar en el Iron blogger por la puerta grande.

    Genial post. Como han comentado varias anteriormente pedazo compendio, ahora ya no hay excusa para decir que no se sabe de qué va.

    Te diré que lo he intentado pero mi rino debe ser morado en vez de naranja y la vena morada me pierde… Pero creo que es porque lo del formalismo en sí no me lo acaba de creer. Voy a esperar a tu valoración semanal y si eso con el comienzo de curso lo pongo, digo, lo ponemos en marcha en casa.

    Una gozada leerte y descubrirte vía blog!

    Nos leemos!

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Ay sí…. Llevaba mucho tiempo pensando, desde que me enteré de este tema… Pero yo necesito prepararlo todo mucho, tener bajo control ciertas cosas. Necesitaba recursos para el momento “X”… y de ahí ese mix de ideas y herramientas, que por cierto, son de terceras personas, pero las he adoptado con todo mi amor. jejeje

      Hoy, a día cuatro, te diré que, hay momentos en los que me tengo que amarrar los machos, coger aire y decir lo mismo que iba a gritar, pero templando el tono. Creo que ese es el único secreto. Ese y el sembrar buen rollo, alegría y sonrisas a nuestro alrededor. Que por cierto te diré que nos está funcionando genial. Nos pasamos el día buscando notas. Porque claro, sabemos que las habrá. Es divertido y desde luego logra su objetivo con creces, la sonrisa.

      ¡Ya os iré contando! Encantada de queh aya reporte mutuo ¿eh? jejeje
      ¡Besos!

      Me gusta

  9. Ohhhhhh!!!!! Este coctel tiene una pinta estupenda, me apunto!!!!
    … no sé si podré pasarme cada semana, pero lo intentaré, con todas mis fuerzas, no me quiero perder esta gran fiesta coctelera, por nada del mundo …
    Me encanta!!!!!!
    P. D. Cuando se apunte la mami o el papi nº 100 …. con qué nos sorprenderás?????? Que grande eres!!!!

    Me gusta

    • Hola preciosa!

      Qué bien que te apetezca degustar este cóctel de sonrisas, fuerza y actitud positiva.

      Sólo puedo decir que nos levantamos hoy, segundo día, con el buen sabor de boca de ayer.

      No te preocupes guapa, sé que estás cerca y cuando quieras, sabes que te recibiré encantada a mi fiesta…

      Hablando de fiesta… Si se suman hasta 100 papás y mamás de este entorno 2.0, ¿hacemos una? 😉

      Un abrazo grande!

      Me gusta

  10. Guau! Me ha encantado tu entrada 100, llena de propósitos e ideas muy interesante.
    Te seguiré de cerca con lo del rino, me parece una gran iniciativa yo a veces tb grito un poquito…
    Un abrazo!

    Me gusta

  11. ¡Felicidades por volver con ánimos renovados y con retos tan importantes! Aquí lo de no gritar lo llevamos bien, porque estamos solo dos adultos, pero en cuanto desembarque la bichilla ¡a ver si nos convertimos en los más escandalosos del bloque!

    Me gusta

  12. ¡Ánimo con el reto!Estoy segura de que tendrás progresos de los que te sentirás muy orgullosa y eso se notará en casa.

    Yo tengo que iniciar mi particular #yanotegritocariño propuesto por @Mousikh en su blog. Creo que lo necesitamos después de un año tan malo. Me han gustado mucho esos 12 puntos, creo que se lo propondré a mi marido, para empezar septiembre con buen pie.

    Un abrazo

    Me gusta

    • Hola Pepita!!

      No te haces idea del subidón de energía que he sentido al finalizar el día y decir…lo hemos conseguido!!!! Orgullosa, contenta, animada y mucho más!

      Me temo que yo ne uno a vosotras Pepita… Mi rino es naranja fosforito deslumbrante. Yo #yanogrito a mi marido y a mi hijo, a lis dos. Y viceversa. Osea que yo hago el pack completo. Te animo a que hagas propósito de hacerlo. La semana que viene os doy reporte!!

      Un abrazo guapísima!

      Me gusta

    • Hola Bea!

      Esas madres gritonas, sinpiedadosas, yugular tensa y a “grito” de… JUROQUEJAMAS!!! Esas somos nosotras. Jajajajajaja… Te invito a que termines el post y te unas al reto.

      Las palabras de Nano a dos horas de cumplir las 24 horas sin elevar el tono, llámese vulgarmente, gritar… Me animan a seguir hasta el infinito y más allá!!!

      Un besazoooooooo!!

      Me gusta

  13. Titi, te dije ayer que tenía pendiente escribir un post sobre lo de los gritos, y el rinoceronte naranja. Retiro lo dicho, y haré un miserable copy-paste de tu post. Jajajaj
    Bueno, ya que no lo voy a escribir, al menos lo voy a comentar, y quien sabe, tal vez haga un post de mi propio comentario, menudo lio…
    Grito, claro que sí. Como todo ser humano. Cuando estoy frustrada, o enfadada. Grito por nervios, por cansancio, por impotencia. Y me enfado conmigo misma. Porque había momentos que no podía controlarme. Si añades tacos a los gritos, hasta sonaban mejor, aunque sabía que estaba mal decirlo y soltarlo, y me arrepentía al momento. Ni dos segundos.
    De pequeña, bueno, de jovenzuela, tenía ataques de histeria. Siempre he sido muy nerviosa, y mi manera de echar todo afuera era el grito.

    Hasta que comprendí que no servía para nada.

    Hice ballet. Eso calmaba mi irritabilidad, me convertía en una señorita de buenos modales y actos (eso es lo que quería mi madre, ¡ni que yo fuera un chicazo!), y cansaba mi vena franco-aragonesa. Porque las francesas tenemos mucho caracter. Y si le sumas, o añades al coctel, mi vena patria de la misma Zaragoza, esa tozudez, que dicen que tenemos, yo era una mezcla explosiva, que podía incendiarse en un segundo.

    Tuve perro. Una boxer. La llevaba de paseo, conocí gente con mismas inquietudes, aprendí de su tranquilidad, y de la de mi perra.

    Cambié de carrera. Hice lo que me gustaba. Hice las prácticas en un colegio público, y la maestra que me tocó de tutora, había sido alumna de una de mis tías. Encontré el camino de la tranquilidad interior.

    Al mudarme de ciudad, las cosas cambiaron. Vine a la isla de la tranquilidad. Aquí todos van con calma, mucha calma. Cuando van por la calle, van relajados. Cuando quedan a una hora, llegan una hora más tarde… No estoy acostumbrada, y creo que nunca lo estaré, pero he aprendido a soportarlo.
    Mi marinovio es tranquilo, le falta el nervio que a mi me sobra. Puede tardar semanas en gritar. Pero cuando lo hace, todos bajo el edredón.

    Volviendo al tema niños. Mis hijas me han visto gritar, y decir tacos. Ahora casi nunca. Hemos llegado a una especie de acuerdo. Ellas saben que hay veces que necesito mis momentos, y me dejan tranquila. Saben que si estoy nerviosa -llego tarde a casa del trabajo, me encuentro todo manga por hombro, y lo que menos me apetece hacer es recoger-, ellas intentan ayudarme, me facilita el trabajo. Si en algún momento, l’aînée ve que voy a saltar, me recuerda que tengo que ponerme tranquila, y se va lejos, para no vivir esta situación tan desastrosa. Tacos ya no digo, lo sustituímos hace tiempo por el “oh la la”.

    Es antinatural no gritar o no exaltarse. Pero debemos controlarnos nosotros mismos para dar el ejemplo que nuestros hijos necesitan. Yo no grito, en alguna ocasión si elevo la voz, -numerosos casos de sordera selectiva se han producido en mi hogar, por parte de unas y otro-, pero si lo necesito, me voy del lugar.

    Ahora es ella la que nos recuerda a nosotros que no se grita, que no tenemos que enfadarnos, y que en caso de nervios, lo expresemos con “oh la la”.

    Y siempre suele funcionar, una ducha de agua caliente, con la radio puesta. Hace replantear los gritos que estuvimos a punto de dar, y que por el bien emocional nuestro y de nuestros hijos, no dimos.

    Me gusta

    • Ay dios!!

      Que va a ser cierto que nos separaron al nacer!! Me he visto descrita en tus dos primeros párrafos. De cría, más que gritar, era escandalosa… De volumen incómodo… Jijijijiji pero en lo demás… Incluidos tacos, es mi descripción.

      Volviendo al tema,cte diré… Que ne ha encantado conocer el proceso que seguiste hasta comprender que no sirve de nada gritar. Y te digo más… Tomo nota del recurso “Oh la la”, porque soy una deslenguada… Horrible. Tacos mil, y no mola. Buscaré una palabra que nos guste a los tres y ya te contaré qué pasa.

      Primer día requetesuperado, con un notable muy alto. Ya sabes que no me gusta poner dieces, todo es siempre mejorable.

      Un besazo y gracias mil por aportarme tu experiencia con el tema. 🙂

      Me gusta

  14. Felicidades por ese post número 100! Madre mía vas a toda mecha!! Felicidades también por tu reto, yo debería apuntarme, pero dejar de fumar y gritar a la vez chuuungo chuuuungo ;)) Besotes mi niña!!

    Me gusta

  15. Felicidades guapa! por tu post 100 y por haber decidido ponerte en serio con el reto naranja. Cuando lo vi me encandiló y decidí sumarme al reto como esa madre estadounidense y alguna que otra española (en un blog de El País muy conocido también hablaron de ello). La verdad es que es un reto estimulante e ilusionante. Yo he logrado cumplirlo a cachos, tal vez porque no me puse tan en serio como tú. Y no he puesto en práctica los consejos básicos que nos cuentas aquí.

    Gracias por haberme recordado que debo aplicarme de nuevo a ello. El otro día le di tal grito a mi pequeña que la pobre se asustó muchísimo, le temblaba el cuerpo y me sentí fatal.

    Mil gracias!

    Un besote

    Me gusta

    • Hola Bego!!

      Encantada me hallo… A mí también me cautivó y pregunté y pregunto. Y busqué y recopilé información para poder abordarlo como dios manda.

      El lunes o martes os cuento, pero he montado una estanpida naranja en casa que no se pue’ aguanta’!!!

      La implicación de maridín, incluso de Nano ha sido del 200% sólo tengo palabras positivas para este día.

      A ver mañana qué pasa…

      Un besazo guapa!

      Me gusta

  16. Punto 1: Felicidades por tus 100 post, haces un gran trabajo, enhorabuena!!!!!!!

    Punto 2: hazle un collar a mi hermano con las palabras…NO SE GRITA. Jijijijiji(para que lo recuerde constantemente)

    punto 3: si mi hermano deja de gritar JURO que no vuelvo a soltar un grito.

    Paso 4: me mola mogollón tu/vuestro compromiso. Ánimo.

    Pues eso nena, mucho ánimo y que la paciencia os acompañe, a ver si por aquí nos decidimos…. que hace falta!

    Un bessote!!!

    Me gusta

    • Hola ojos preciosos…

      Gracias por tu apoyo incondicional. De verdad. 😉

      Por otro lado… te diré que contra todo pronóstico (y no es que no confíe en él) tu hermano se ha ganado, al menos por hoy, el ir suelto y sin collar. Cero gritos. Autocontrol absoluto.

      ALUCINADA ME TIENE… No es que sea un energúmeno… Vamos a ver, pero paciencia poca gasta y hoy desde luego, me ha desmontado completamente. Ojo! Encantada!

      Un besote!!

      Me gusta

    • Hola preciosa…

      Ains qué mal me ha sabido. Solucionado. En cualquier caso, estoy de acuerdo, y por ello los he adoptado. Te diré querida amiga… Que las sonrisas han brotado durante todo el día. Que han sido fundamentales para superar este primer día libre de gritos, lleno de sonrisas. Y que por supuesto hemos logrado!

      Estoy feliz y contenta. Un día de paz ABSOLUTA en casa. CERO gritos. Sin palabras.

      Un besazo y gracias por tu apoyo. 🙂

      Me gusta

    • Hola Mamiusi!

      ¡Bien! ¡Me alegro mucho guapa! Me pongo la insignia de paño lacrimoso y ¡vamos hacia adelante!

      Este primer día… Que precisamente por ese motivo, por ser el primero, pensaba que iba a ser un desastre… Sin embargo, estoy gratamente sorprendida.

      La próxima semana hacemos balance, que seguro que también hay tropiezos.

      Un besazo!!

      Me gusta

    • Me alegro mucho Paula!

      Reconozco que me pueden los nervios a veces. Pero es que ya hhabía llegado un punto de o grito o pasas de mí… Y desde luego, eso ya no podía ser.

      Sólo te puedo decir, que tal y como lo he planeado, hemos tenido un día fantástico! Al ir a la cama Nano y maridín se han fundido en un abrazo super tierno. Genial. Pero no te adelanto más. El lunes que viene hago balance de la semana.

      Besos!

      Me gusta

    • Anya…

      Muchísimas gracias!! Pues te invito a que te unas cuando quieras. Yo me he tenido que concienciar muy mucho, buscando información, recursos, o al menos recursos que he creído me pueden servir. En todo caso, la semana que viene os doy reporte… ¡Espero ser formal!

      ¡Un besazo guapisisisimisima!

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s