Yo no crié con apego

Esta mañana, desayunaba leyendo una duda que planteaba alguien a quien adoro. Una duda sobre cómo afrontar el sueño de su pequeña de un mes… ¿La duermo en brazos, la dejo en la cuna?

Ahí, en ese momento ha salido mi lado más maternal y comprometido y mi respuesta ha sido…

«Te voy a decir algo que vale para todo…

El apego, dormirle en brazos… Colechar con ella… Darle pecho y hablarle… Acariciarla… Todo eso es el mejor regalo que le puedes hacer a tu hija. Pero no es lo único, si decides no hacerlo. El apego es mucho más que eso…

Le transmites seguridad. Mucha. Créeme, que mucha gente te va a decir… ¿En brazos? ¡Estás loca! Verás luego para dormirle… Y yo te pregunto ¿Conoces a algún adulto que duerma en brazos? 

Sigue tu instinto y si tú crees que debes hacerlo, hazlo. La crianza de un hijo es algo muy personal. Yo me dejé llevar mucho por las opiniones de la gente y hoy me arrepiento de ello»

4332539155_513260c8a6Y así es, tal cual. Me dejé llevar por el no cogerle en brazos cuando me apetecía, no se fuera a acostumbrar… Me dejé llevar por el no duermas con él, que luego no va a haber forma de sacarlo de tu cama… Me dejé llevar por los consejos y por mi propia ignorancia y sí, confieso, que a pesar de ser hoy en día una de las mayores detractoras del señor Estivill, yo apliqué su método con mi hijo. Y por eso, precisamente por eso, creo que soy capaz y tengo suficiente criterio, para decir NO a su forma de crianza.

Probablemente me lloverán las críticas, y muchas madres se llevarán las manos a la cabeza, pero quiero compartir, no es una justificación ni mucho menos, el por qué lo hice y el por qué hoy digo NO. Rotundamente NO. He compartido conversaciones por las redes sociales con muchas madres que escandalizadas, y yo muerta de vergüenza, no mintiendo, pero sí omitiendo por puro apocamiento… Pero las experiencias vitales son las que te hacen aprender lecciones, redireccionar la forma de hacer las cosas. Como el mundo mundano dice… “De los errores se aprende” o “Rectificar es de sabios”.

Fui madre con 27 años, mi entorno no era “maternal” como el de hoy día, ni estaba rodeada de personas a las que consultar, con las que compartir inquietudes a las que plantear las mil y una dudas que me rondaban… No había oído en mi vida la palabra colecho, parto respetado, apego, ni siquiera sabía lo que era una Doula… ¿Qué era eso? Hoy entiendo y sé que hice muy mal muchísimas cosas, o bueno, no diría tanto. Quizá sea más correcto decir que hoy las asumiría y las afrontaría de otra forma bien distinta. Pero ojo, no me fustigo, ni me castigo por ello.

Como decía, no tenía experiencia de ningún tipo. Hasta ese momento para mí los niños eran algo así como “Pa’ un ratito sí, pero luego con su madre…” Y de repente me vi con un churumbel colgado en la teta todo el día, en camisón, con el pecho al aire, abierto 24 horas… todo el día, e incapaz de dormir dos horas seguidas…

“Ains… Es que sólo se duerme si me tumbo con él y se agarra al pecho. En cuanto le pongo en la cunita, ¡zas! Se despierta”

Ains… Es que este niño sólo quiere estar en brazos. ¡No me deja hacer nada!”

“Es que le acuesto en la cuna y no se duerme, no se duerme…”

Y así, una larga lista de etcéteras… Pero, ¿Había en realidad algún problema?

Ahora sé que todas esas circunstancias tenían un motivo. Ahora sé, que mi hijo demandaba de mí otras cosas, aparte de alimento. Hoy sé que fui una estúpida por no disfrutar de esos momentos acostada con él, que hay muchas formas de abordar esto, colechando o utilizando una cuna pegaba a mi cama. ¡Para mí todo eso era un mundo desconocido!

Ahora comprendo que cuando mi hijo lloraba me estaba diciendo que tenía miedo a la oscuridad, que no quería quedarse sólo. Que quería dormir, igual “que antes” pegado a mí.

Mi niño es un niño plenamente feliz. No tiene traumas de ningún tipo, noooo… No los tiene, el amor no sólo radica en el colecho o en aplicar unas técnicas u otras. Él se ha criado y ha crecido rodeado de amor. Quiero decir que, el hecho de que yo tomara unas u otras decisiones en su día no han influido en su crecimiento y desarrollo afectivo, ni físico. La espinita es mía, la tengo yo, no él.

Ahora tengo muy claro cómo quiero criar a mi futuro hijo o hija. Quiero disfrutar de ese vínculo y no apartarme que es a lo que me arrastraron, o, a fin de cuentas me dejé arrastrar (tampoco sería justo responsabilizar a terceros de mis propias decisiones). Quiero consolar a mi bebé cuando me lo pida. Susurrarle al oído que estoy ahí, acariciarle mientras se aferra a mí, quiero vivir mi futura maternidad de otra manera. Desde el apego más absoluto. Desde la cercanía. Quiero vivirla.

Me gustaría transmitir a muchas, a todas esas mamis que “se encuentran perdidas” que se dejen guiar por sus instintos más primarios, que tomen sus propias decisiones de cómo hacer o dejar de hacer. Que no se dejen guiar por patrones, ni estadísticas… Que den rienda suelta a su corazón. Que consolar a “su cachorro” cuando llora es legítimo y generoso. Un acto de amor.

Cada niño o niña decide cuál es su ritmo, cómo se desarrolla y cuál es su momento para hacerlo, y todo llega, a su debido tiempo. O ¿Conocéis a algún adulto lactante? O ¿A algún adulto que coleche con sus padres? O ¿Adulto sin problemas físicos que utilice pañal? La crianza no entiende de tiempos ni de mediciones.

No le veo sentido al  empeño de poner barreras al cariño. De educar con un cronómetro, de retirar platos de la mesa, de si llora déjale, cinco minutos la próxima vez, de pautar si debe o no usar babero… Hoy digo ¡Es un despropósito!

Yo fui una madre, hace seis años, que no crió con apego. Mi hijo nació sin manual de instrucciones. Y yo fui una madre sin instrucción. Peeeeeeeero, hoy desde la distancia, y con la sapiencia que te da la experiencia, veo las cosas de otra manera.

La moraleja de esta historia no es que esté arrepentida de la forma en la que he criado a Nano. En absoluto. Hoy, como he dicho, no lo hubiera hecho así, y hay prácticas de las que sí me siento algo apesadumbrada, pero es obvio que todas las decisiones que tomé en su día, más o menos acertadas, fueron tomadas pensando que era lo mejor para él. Que la decisión era la correcta. No me cuestioné cosas que hoy sí me cuestiono. No puse en tela de juicio los consejos que me daban en mi entorno. Hoy sé, que aunque seguiría oyendo a los demás, a quien primero debo escuchar es a mi corazón, a mi razón, y sobre todo a mi instinto. 

El mensaje que quiero lanzar es a esas mamás que acaban de estrenarse en ese nuevo “papel”, lo que creáis que está bien, lo estará. No hagáis caso omiso a los consejos, pero tampoco los sigáis a pies juntillas, fiaros de vuestra capacidad, que aunque no lo creáis está.

Os invito a que os paséis por la sección De interés. Ahí podréis encontrar dos guías editadas por www.edukame.com y Save the Children, que son de lectura imprescindible y que os recomiendo:

Guía ¿Quién te quiere a ti?, dirigida a padres y madres. Cómo educar en positivo.

Ser padres y madres… ¿Dónde está el manual de instrucciones? 

Imagen cortesía de: SINA. 
Asociación de apoyo a la lactancia materna y crianza con apego
 de Valencia

SINA:

54 pensamientos en “Yo no crié con apego

  1. Ais, si es que los mayores pagan la novatada. A mí me pasó algo parecido con mi mayor, pero rectifiqué a tiempo y con la segunda he disfrutado lo que no está escrito. Yo con Nora tenía 24 y ni una mamá a mi lado, conocí a una que era proestivill a tope, yo había leído a Carlos González, pero me encontré con na maternidad complétamente diferente a lo que “se prometía”. Me pasé seis meses colchando y a pesar de eso no dormía más de veinte minutos seguidos, era una tortura. Después nos encontramos y cada vez fue mejor. Con la segunda ha sido maravilloso. Un besete

    Me gusta

  2. Una gran declaración! A mi me pasó lo mismo pero con el parto y también estoy segura que hoy no me dejaría influenciar por nadie para tomar mis propias decisiones.
    La clave es hacer lo que te pide tu instinto que es el que nunca se equivoca.
    Besos

    Me gusta

  3. Ay, potxola, es que a ser madres también se aprende, es como todo.
    Opino que ser madre y educar a los hijos es lo mas difícil que hacemos en nuestras vidas y lo mas incierto y lo tenemos que afrontar sin formación, sin “armas”, sin saber porque además cada hijo es diferente y lo que funciona con uno no funciona con otro.
    Con mi mayor, como nació prematuro estaba estresada, quería hacerlo todo bien y resultado mi hijo era y es nervioso, lloraba mucho y dormía poquísimo. De todo eso me di cuenta después claro esta, con mi hija estaba mucho mas tranquila y ella también, un bebé tranquilo y feliz, como la mamá.
    Ese es el único consejo que yo doy a mamas novata, conservar la calma y disfrutar del bebé que crecen tan rápido!

    Me gusta

  4. Es curioso, pero has descrito todo lo que yo siento con lo que he pasado en estos casi 2 años de vida de mi peque, ahora siento que no lo he disfrutado tanto como me hubiese gustado, espero cambiar todo esto con el bebe que estoy esperando.
    Solo queria comentarte, que nunca me habia visto tan reflejada.

    Besotes

    Me gusta

    • Claro Bego…

      Yo al principio no decía nada. Nos movemos en un entorno maternal en el que todo parece que ha de ser perfecto y no es así. Somos seres humanos, y tenemos derecho a equivocarnos o simplemente a decidir que queremos cambiar algo. Pero por ello no debemos fustigarnos. Sólo aprender, rectificar y confiar en nosotras mismas.

      ¡Un besazo! 🙂 ¡Gracias por dejar tu huellita!

      Me gusta

  5. Ya llego, pesadilla! Yo no suelo dar ningún consejo. Perdón yo no doy ningún consejo, salvo uno, que me parece esencial, e importante tanto para mamás recientes, como para madres que ya lo han sido, y vuelven a serlo, sobre todo estas últimas, que no necesitamos nada, salvo un poco de ayuda y comprensión… Escúchate a ti misma, haz lo que tu SENTIDO COMÚN te indique.
    Esto de ahora no es el consejo, pero si unas indicaciones, que escribo, aunque no lo digo :p
    Si quieres darle la teta, adelante. No hay ningún niño que con 15 años siga con la teta. Bueno sí, pero de otras.
    Si quieres acostar al niño en la misma cama, adelante, él mismo querrá su espacio con unos años más.
    Si llora por la noche, ¿por qué no cogerlo en brazos? Por miedo a que luego no duerma? Todos los niños duermen, que sea a la hora a la que tú quieres…

    Mis hijas han crecido con teta, con apego, con brazos, yo misma las he echado de mi cama, porque necesitaba descansar, ellas han ido a sus camas, porque es más divertido contar historias en la cama suya, y acostarse con la luz de seguridad, que en mi propia cama. Han estado mimosas, o enfermas y han venido a dormir conmigo. No les digo que no.

    Y están fenomenal, sin traumas. He hecho lo que he considerado bueno para ellas y para nosotros. Y lo seguiré haciendo, porque a la vez que ellas aprenden, nosotros, como padres también lo hacemos, pero no quiero arrepentirme en un futuro de no haberles dado todo el amor y cariño que merecen.

    Ps. más o menos, bien, no? Me pones nota?

    Me gusta

    • Jajajajajaja, me parto contigo!! Pero si yo no te he metido prisa!!

      … Al tema. Y no voy a ser “chapas” creo que tu NO consejo, es un gran NO consejo. Es justo… Menos mal que tú me has captado al vuelo el mensaje. Ese es el mensaje que yo quería transmitir. Tal cual. Y no es por repetirme, pero es tan sencillo como decir… Sigue tu instinto. PUNTO!!!

      Por otro lado, has sintetizado a la perfección la madre que yo quiero ser. Que a ver… Tampoco dista tanto de lo que soy,… Vamos a ver… Yo creo que cuando Nano era pequeño sí me dejé llevar por terceros, obviamente, y de ahí ha salido este post. Ahora ya no. Escucho a todo el mundo, no me molesta que la gente opine, siempre que lo haga de una manera constructiva… Eso sí. La decisión luego es mía (o de mi marido). Sin embargo, cuando tenga otro hijo/a haré esto mismo desde el principio… Soy más ¿mayor?¿madura? jobar, me hago vieja “titi” (;)) dejaré que mi yo más primario me guíe. Y aplicaré el sentido común, como tú dices.

      ¿Nota? Pues como creo que todo es mejorable siempre… Un 9. Jijijijijijiji

      Me gusta

  6. Cada madre es un mundo, cada bebe es un mundo, cada familia otro mundo….
    SOLO la madre tiene esa capacidad para saber que es lo que su hijo demanda a cada momento. Yo tampoco crié con lo que hoy se “entiende” por apego….porque el apego que necesitaba mi hija lo marcaba ella. No tardé en darme cuenta de que esa pequeña cosilla marcaba fuertemente lo que a ella le gustaba, y desde luego….no era que la tuvieran en brazos (por su manera de revolverse estaba claritisisisimo)
    Está bien que no te arrepientas, porque hiciste lo que buenamente te indicó tu instinto. A la segunda ese instinto, ya estará más zurrido en saberes 😉

    Me gusta

    • Hola Lois!

      Creo que la palabra apego se ha alineado mucho con la lactancia prolongada, el colecho, el porteo… La verdad (y sigo pensando en voz alta) creo que el apego es otra cosa. Para mí apego es piel con piel, caricias, dedicación, educar desde el respeto… y todo lo demás es un plus, para la que quiera… Pero no por portear a tu hija, va a resultar que la quieres más que yo a mi niño… No.

      Cuando yo decía que no le crié con apego, me he referido básicamente a la cuestión del sueño. Al hecho de dejarle llorar porque el método así lo exigía… Cuando ahora lo que me pediría el cuerpo sería salir corriendo a consolarle. Cogerle en brazos o echarme a su lado en la cama y acariciarle la carita hasta que volviera a caer rendido ante las garras de Morfeo. No sé si me explico…

      Un abrazo amore!

      Me gusta

  7. Paisana!!menudo consejo que das a los futuros padres!!!
    Cuando yo era una recién estrenada mamá,que no sabía donde estaba pinada y con las hormonas por montera,una compañera de trabajo de mi marido me dijo una de las coasa que más me han ayudado en la vida:”¿Como no lo vas a estar haciendo bien?eres su madre”.
    Con eso quiero decir que cada niño y cada familia es un mundo,y que seguro que los padres hacen lo que creen mejor para sus hijos.

    Me gusta

    • Hola norteña mía!!

      Gracias por tus palabras! Totalmente de acuerdo con tus palabras, y esa es precisamente la clave. Si lees entre líneas “¿Como no lo vas a estar haciendo bien?eres su madre”, lo veo como un sinónimo de “Sigue tus instintos, déjate llevar por lo que tú crees que está bien”. Hombre… también es necesario pedir ayuda y consejo de vez en cuando. Pero pedirlo no es igual a seguirlo obligatoriamente. He ahí la cuestión.

      Un abrazo preciosa!!

      Me gusta

  8. Te felicito por tener un corazón tan grande y haberlo abierto a todos los que te leemos. Un post como este puede ayudar a muchas madres a no sentirse culpables a identificarse con tu caso a tomar valor para hacer lo que tienen miedo de hacer.

    No estoy de acuerdo con que tenga que pedir disculpas, tampoco creo qe deberías sentirte culpable. Una persona muy sabia y cercana a mí me dijo una vez que en la medida en que entendamos que todos hicimos lo mejor que pudimos en determinado momento de nuestras vidas, podremos vivir con menos culpa y tendremos mayor capacida de perdón. Hiciste lo mejor que pudiste y no hay decisiones incorrectas, sólo resultados diferentes.

    Un abrazo muy grande 🙂

    Me gusta

    • Muchas gracias guapísma…

      Creo que compartir algunas experiencias pueden en un momento dado ayudar a abrir los ojos, o a dejar caer la venda que muchas mamás primerizas, y quizá no primerizas, cuando se encuentren en un bache, o debatiéndose sobre qué camino tener. Nos centramos en las primerizas, pero si partimos de que la crianza y educación de cada niño es diferente, porque diferentes personas son a fin de cuentas… las dudas pueden surgir en cualquier momento.

      No sé cómo explicarlo… No es que me sienta culpable en realidad. Es una sensación de jo… si pudiera echar el tiempo atrás, no lo haría así, cambiaría muchas cosas. Pero obviamente las decisiones que tomé en su día, las tomé con el convencimiento de que era lo mejor para él. Segura de lo que hacía. En cualquier caso todas esas vivencias nos hacen a veces redirigir el rumbo de otras decisiones futuras. Y para mí ha resultado ser un gran aprendizaje.

      Muchas gracias por tus palabras bonita!! Un abrazo muy fuerte a ti también 🙂

      Me gusta

  9. Te leo y me veo en algunas cosas. pero sinceramente creo que hoy por hoy hubiese hecho las mismas cosas, no dar el pecho entre otras. Lo único es que ahora tendría una información que no tuve, por falta de interés, creo, en su momento. Actualmente tomaría decisiones de modo mas consciente, porque tengo más información.
    yo no tengo ninguna espinita con este tema de la lactancia, no creo que sea mala madre por haber dado biberón en exclusiva.Pero sí me parece un asco tener que estar explicando por qué lo hice a modo de defensa.
    y sobre todo, lo que creo que debes hace es elegir tú la próxima vez. ahí estaré para apoyarte!!!!!

    besos gordos

    Me gusta

    • Hola Paula!!

      Amiga… La información es poder, sin duda. La verdad es que yo me quejo de esa falta y de que no me dieron la suficiente, a lo mejor, ahora así, reflexionando y pensando en voz alta, sea un poco injusto decir eso. Estamos en la era de la información, también yo podría haberla buscado. Es cierto. Pero también te digo que cuando eres madre por primera vez, las hormonas, el super cambio de supone de vida, tampoco te dejan tiempo y ganas de bucear por la red, al menos a mí no.

      No tienes por qué sentir espinitas por no haber dado pecho a tus tres soletes, faltaría más. Fue tu decisión y punto. No es cuestionable. Yo sí soy pro-teta, pero esa es mi decisión. Debates al respecto los justos… jajajajaja, que últimamente con este tema hay una de susceptibilidades…

      Sé que estarás ahí para apoyarme cielo y me encantará tenerte cerca, a poder ser, mejor para lo bueno, vamos a cruzar los dedos para que sólo pasen cosas buenas, vale?

      Un besito.

      Me gusta

  10. ¡Vaya confesión! Pues claro que no hay que avergonzarse pero a veces nos cuesta muchísimo confesar que con el paso del tiempo hemos descubierto que si volviésemos a encontrarnos en la misma situación haríamos las cosas de otra manera ¡y reconocer los propios errores cuesta mucho! Ves, ¡por eso creo que estás preparada para lanzarte de nuevo a la aventura con un segundo churumbel y aplicar todos estos aprendizajes que no conociste en su momento!

    Me gusta

    • Hola guapa!!

      Bueno, en su día, te diré que te hubiera requetediscutido que era un método ideal y maravilloso… Ahora digo, madre mía qué burra eres hija!! Pero la información o desinformación es tan importante… Y cuando más la precisas que es con el primero, es cuando menos te dan. O más susceptible estás. No sé, yo era una flower power…

      ¿Te cuento un secreto? Ya resolví mi dilema… ¡Vamos a por ello! Schhhhhhh… Es nuestro secreto.

      Me gusta

  11. Hola!. Como madre primeriza que fuiste, es absolutamente normal lo que hiciste. Los hijos no vienen con manual, y, una tiende a idealizar todo: que si los bebés duermen, están todo el día durmiendo, duermen, duermen… Luego, nace el tuyo, no duerme como tu crees que tiene que hacerlo o como la madre-suegra- vecina- pediatra te dicen que tiene que dormir, tú empiezas a pensar que el bebé tiene algún trastorno y buscas solución .
    Afortunadamente, la información da poder, poder de decidir qué es lo que mejor se adapta a tu forma de ser y pensar, de criar. Yo, también me equivoqué con mi peque mayor. Apareció en mi vida Carlos González y todo cambió. Me dejé llevar.
    Con la peque menor, todo ha ido rodado. Sé cómo quiero criar, tengo las cosas claras. Si reincides, ya verás.
    Besos.

    Me gusta

    • Hola guapa!!

      Quizá es que nos hacemos una idea en la cabeza, o nos hacen tenerla y luego nada tiene que ver con la realidad. Cada niño es un mundo y se desarrolla y crece de formas diferentes. Los estándares… no existen en este tema. Hay niños que duermen toda la noche desde el primer mes y otros que se están dos años enteros despertándose cada poco tiempo… Pero, es así.

      Ahora, y no es que haga tanto que tuve a mi hijo, sólo seis años, pero es cierto que la información que dispongo ahora, cuando realmente la necesité no la tuve. Yo no soy seguidora de nadie en particular. Me gusta leer e infórmame de todas las opiniones y a partir de ahí me hago mi composición de lugar. Rosa Jové también es una gran profesional en temas de sueño, por ejemplo.

      Ya te diré… pero sí, es lo que decís todas las bimadres. Un besazo y gracias por pasarte cielo!

      ¡Bienvenida a mi rinconito!

      Me gusta

  12. Completamente de acuerdo. Daniela tiene 3 días y pienso dejarme llevar, de hecho ya hemos colechado xq necesito sentirla y q me sienta y los consejos los escucho todos pero luego ya se verá. Además, desde que empecé con el blog de las q más aprendo es de vosotras. Tus palabras son siempre muy cercanas. Gracias!

    Me gusta

    • Gracias guapa!

      De verdad creo que esa forma de hacer es la mejor. Escuchar… Valorar con lo que te quedas y lo que “deshechas” de los consejos o pautas de terceros y hacer lo que a tí te parezca.

      Yo también he aprendido mucho de unas y de otras. De toda la información que obtengo luego yo hago mi propia composición. 😉

      Tres días de bebé!!! Qué cosita por favor… Disfruta cada momento, que es efímero…

      Un besazo y gracias por tu aportación! 🙂

      Me gusta

  13. Pues todo lo que transmites a mi me lleva a pensar que tu hijo ha sido criado con apego. Últimamente esa expresión se ha usado para hablar de colecho, teta a demanda, porteo… Pero en realidad se trata de responder a las necesidades de nuestros hijos y hacer que nuestros hijos sientan seguridad, y en eso cada persona va desarrollando su estilo.

    Todas las mamas del mundo hemos fallado en algunas o muchas cosas, todas, las que colechan y las que no, las que llevan a sus hijos siempre pegados, y las que alternan con carrito…

    Me encanta como has explicado todo en el articulo, desde el corazón, y desde la información conocida a dia de hoy…

    No soy de ningún método, creo que los métodos en general no son buenos porque si los seres humanos somos diferentes, como puede funcionar un método para todos? Pero intento no juzgar a quien no piensa igual o no lo hace igual que yo creo que lo haría, porque cadapersona esta viviendo su momento particular.

    Enhorabuena por tu reflexión y gracias por hacernos reflexionar a las demás!

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario!

      La verdad es que no tengo mucho que añadir. Me quedo con tu aportación sobre los métodos. Cada persona es única e irrepetible. Aplicar estándares y métodoligías tan rígidas por exceso o por defecto, creo que no es viable.

      Yo tampoco soy partidaria de juzgar a nadie. El respeto es fundamental. Aunque lógicamente cada cual tenga su óptica de las cosas.

      Muchas gracias por tu aportación! 🙂

      Me gusta

  14. Gracias por escribir este post. Un placer leerte. La verdad me sentí muy identificada con tus palabras, es difícil saber que hacer cuando uno no ha tenido la experiencia previa. Pero algo esta claro, el instinto es el que mejor sabe. Todos aprendemos por ensayo y error, todos cometemos errores… Hace 6 años no lo hiciste mal, ni de la manera incorrecta, ¡¡lo hiciste lo mejor que sabías en ese momento!! Recuerda que tu pollo tiene a la mejor mamá del mundo y que cada día lo haces mejor. Un besazo!!

    Me gusta

    • Hola preciosa!

      ¡Gracias a ti por pasarte!

      Cierto, la in-experiencia lo es todo, para bien o para mal. La (falta de) seguridad, los miedos… Los cambios que implica la primera vez… Porque en la bimaternidad ya sabes a qué te enfrentas. Creo que se afronta de otra forma.

      Me quedo contu frase de todos aprendemos por ensayo y error. Así es.

      Gracias por tus palabras 🙂

      Me gusta

    • Hola María!

      Claro que sí! De verdad que no me fustigo para nada… Jo! Creo que no he podido transmitir el mensaje como yo quería… Mi mensaje, la esencia era más una llamada a las mamis primerizas o que se encuentran desorientadas, a que se guíen por su corazón. Que se dejwn de fórmulas magistrales y de antídotos mágicos para el dirmir y el comer y, y, y… El corazón y que no se nos olvidé somos animales, el instinto, la naturaleza,vson sabios. Mucho.

      Un besote preciosa!! Gracias por tu aportación!!

      Me gusta

  15. Ains guapa, me ha encantado leerte excepto cuando dices que fueste una estúpida y todas esas cosas. No. Fuiste inexperta y quizás estuviste mal aconsejada, pero en ese momento hiciste lo que creías que era mejor para tu hijo, y eso no la hace a una estúpida y mucho menos mala madre. Claro que con la trampa del tiempo y la experiencia todas vemos las cosas de otra manera ¡Nos ha jodido! Es que así la vida sería muy sencilla… y aburrida. Lo que tú dices, tui hijo es feliz y tú sabrás utilizar tu experiencia para hacer las cosas de otra manera, de la que creas que es la mejor. Un besote.

    Me gusta

    • Hola guapísima!

      Muchas gracias por pasarte 🙂 Sí, totalmente inexperta o incluso diría lo siguiente… Es cierto que el tiempo nos hace más sabias, o resabiás 😉 pero no es justo que cuando más información necesitas, es cuando menos te la brindan… O la que te llega no es la mejor.

      Un besazo!

      Me gusta

  16. Cada uno cría a sus hijos como sabe!!!!!

    Ni equivocaciones ni leches, otra cosa es que ahora que has visto otras cosas lo quieras hacer o te gustaría haberlo hecho.

    Espinitas las justas, y además yo te he visto colechar con diego aunk no fuera de bebé si cuando lo ha necesitado.

    Boba!♥

    Me gusta

  17. A mi me parece admirable saber reconocer un error. Ya lo has hecho, no hay vuelta atrás, una vez que has hecho examen de conciencia aceptando tu error ¿para qué seguir dándole vueltas?

    Es muy, pero que MUY difícil escuchar a tu instinto con las hormonas revolucionadas, muerta de cansancio, rodeada de gente todo el día aconsejándote y que te repite una y otra vez, lo horrible y esclava que será tu vida si no dominas a ese pequeño “diablillo” que te reclama constantemente.

    Yo también tuve miedo, yo también perdí el tiempo escuchando a los demás ignorando las necesidades de mi hijo, y aunque nunca lo he dejado llorar…me he equivocado en miles de cosas; me he enfadado con él porque no dejaba de llorar, he tenido miedo de cogerlo, de alimentarlo, de dormir con él… hasta dudé de si había sido buena idea ser madre.

    No puedo justificar de ninguna manera la aplicación de este método, pero sí que entiendo que la desesperación y la desinformación pueden llevarnos a errar sin mala intención.

    Has sido muy valiente, te felicito. Estoy segura de que tu hijo es un niño muy feliz y muy querido, no puede ser de otra manera teniendo una madre como tú.

    Fantástica. Un abrazo.

    Me gusta

    • Hola Pepita!

      Creo que estas circunstancias, al menos en la mayoría de los casos, sólo se dan en las mamás primerizas. El desconocimiento, las dudas, la falta de información, en cambio físico y de vida (radical) que supone la maternidad y las hormonas haciendo de las suyas no ayudan en nada en absoluto. Si a eso le sumas los satélites “doctorados” en todo y en nada, pues perdóname, pero “la hemos cagao”.

      Pienso que es demasiado duro decir que cometí un error… Simplemente me dejé llevar, ojo, yo solita, y me dejé convencer, y arrastrar. Ahora con la experiencia de seis añazos (casi nada) pues algo habré aprendido… Y eso es precisamente lo que nos hace reflexionar. O al menos a mí, que le doy tantas vueltas a las cosas…

      Yo hace seis años, te hubiera debatido y justificado y argumentado que el método del Señor Estivil era la pera limonera… Ahora, te digo que es una barbaridad. Así, sin más, una barbaridad. Dejar llorar al niño cada vez que lo haga un minuto más… y uno más… Vamos, me escandalizo yo misma… Pero… Es lo que hay y así os lo cuento.

      Muchas gracias por tus palabras y por tu cumplido… 🙂 Eres un cielo guapa… Mmmmmmuak!

      Me gusta

    • Hola guapa!
      Pues claro que sí!! Me parece bien la opción que tomas. Tampoco es obligación colechar o dejar de hacerlo. Si se hace perfecto, pero sino, también. Lo principal es el niño o la niña. Y cada cual que tome la opción que quiera, que le nazca.

      Un besito!

      Me gusta

  18. Bueno preciosa decirte que eres una mami extraordinaria, que aunque no te conozca personalmente lo sé! Y he visto también la sonrisa de tu niño!
    Ser madre es un aprendizaje y todos esos mitos de los que hablas llevan años extendiéndose y es muy difícil no caer. Menuda responsabilidad un bebé! Y de repente tu madre, tus amigas, el pediatra, la enfermera, la matrona en las clases pre-parto… Ya te avisaban de todo lo que NO tenías que hacer. Me imagino la situación porque la he vivido: tu instinto diciendo le quiero coger en brazos y ese demonio por detrás… Ni se te ocurra!! Se acostumbra!! Y luego que? Tu no le quieres hacer ningún mal a tu bebé verdad? Quien no caería en ello? Yo también caí, lo que pasa que al final las circunstancias me llevaron por otro camino.
    No te sientas culpable ni creas que te van a llover críticas porque ninguna somos perfectas y vamos aprendiendo todo el camino.
    Y los errores siempre son un aprendizaje!
    Mil besos y eres grande!! Gracias por ser como eres y compartir tanto!
    Muacks!

    Me gusta

    • Hola guapetunia mía!

      Muchas gracias por tus palabras hacia mí, así da gusto… Y de verdad que suscribo todas tus palabras. Después de leer todos los comentarios me he dado cuenta de que no había sabido transmitir bien el mensaje de lo que quería decir. Cometí errores, pero cuando lo hice, yo estaba segura de que lo que hacía era lo correcto, que así debía hacerlo y que de hecho era la mejor forma. Como todas ¿Verdad? Pero ahora, que los horizontes se amplían, que me he empapado de información, de experiencias, de otras historias, veo que lo que realmente nos tienen que trasladar médicos, pediatras, matronas, madres, abuelos… es que sigamos a nuestro corazón. Que al querer no hay que ponerle ni horarios ni tabas…

      Las críticas me las esperaba por mi pequeña confesión… Ayyyyyy, qué vergüenza reconocer que me leí el libro convencidísima y aplicadísima y vamos, vamos, vamos… ¡Para matarme!

      Un besazo y… muchas gracias a ti también por estar. 🙂

      Me gusta

  19. No creo que la palabra “apego” deba englobar puramente el contacto físico, existen los abrazos forzados, los besos falsos, ¿acaso eso es apego?
    Desde mi punto de vista, criaste con apego sin duda, lo que has escrito demuestra que le diste amor a raudales a tu hijo.
    La maternidad no tiene instrucciones por muchos libros editados que haya intentando enumerar normas que, aunque radicalmente opuestas a las que había hace 20 años, no dejan de serlo (puede que dentro de otros 20 nos echemos las manos a la cabeza, quién sabe?). Tú sigue TU instinto, quiere a tope a tu peque que eso él lo nota, y serás la mejor madre del mundo 🙂

    Un besazo! 😉
    Y martirizarse por algo que estamos intentando hacer con todo nuestro cariño e ilusión, eso NUNCA.

    Me gusta

    • Hola bella!!

      No, obviamente eso no es apego… (Me refiero a cuando hablas de abrazos forzados y besos falsos) ¿Pero hay madres que hagan eso con un hijo/a?

      A Nano le di todo el amor que sabía, que tenía y que no tenía también. Pero a veces la falta de información y recursos… Ains! Nos hacen hacer cosas, a veces burradas! Nos hacen dudar sobre si dormir a nuestro hijo en brazos o no!! Estamos tan condicionados por terceros… Seguramente, que como tú bien dices, dentro de 20 años hablar de esto será otra patochada. Aunque es cierto que el día que vuelva a ser madre, haré las cosas de otra manera. También es cierto que la experiencia es un grado.

      Un besito y gracias por darme tu opinión! 🙂

      Me gusta

  20. No creo que haya culpables o inocentes. Siempre hacemos lo que creemos mejor para nuestros hijos y a eso no creo que haya critica.
    Tampoco me fustigo por cosas que he hecho me han servido para ser como soy. Sin mas.
    Besos.

    Me gusta

  21. Mira yo crié como pude, no di lactancia mixta porque es lo que pude hacer. No he colechado porque directamente, no me ha dado la gana, mi cama es de mi marido y mía. Tampoco he tenido la necesidad de colechar, supongo que si hubieran dormido mal igual los hubiera metido en mi cama para encontrar la paz. Los he cogido en brazos todo lo que me ha dado la gana y creo, han necesitado. He leido a Estivill y a González pero no me considero “seguidora” de nadie, ni de grupos de crianza natural, o con apego, o con despego, yo soy yo y cada familia tiene maneras de educar y criar distintas, no hay una fórmula matemática.

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Obviamente, cada una lo hace como puede, y sabe. Damos por hecho que ninguna de nosotras actúa pensando que hace mal… Lo haces desde el convencimiento de que es lo mejor. Y tampoco es de obligado cumplimiento ni viene en el carnet de madre perfecta la premisa de colechar, claro que no. Pero por ejemplo en mi caso, que me daba unas noches toledanas que para qué… yo me empeñaba en meterle en la cuna… porque había que hacerlo así. Le pasé a su habitación a dormir solito con seis meses, porque me lo dijo el pediatra. No sé si me explico. Lo que he querido transmitir, es que debemos dejarnos llevar por nuestros instintos y apetencias (dentro de un orden, lógicamente) Crianza natural, creo que son todas… Como digo en otro comentario. No creo en las maternidades idílicas y perfectas. Cuando yo hablo de apego lo hago en otro “tono”… De ahí la modificación que he hecho en el post.

      Y no puedo estar más de acuerdo contigo cuando dices que cada familia es un mundo, que NO hay fórmulas matemáticas ni magistrales… Pero sobre todo y lo más importante, cada niño o niña es diferente, y por ende cada crianza también lo es.

      Un besote y ¡gracias por compartir tu punto de vista!

      Me gusta

    • Hola guapa!!

      La verdad es que es “difícil” o llámalo X, reconocer en un foro maternal como en el que nos movemos, que es aplicado un método del que hoy día tú misma te escandalizas… Pero así es, de los errores se aprende y se sale reforzado.

      Gracias por tu opinión guapa… Un beso fuerte 🙂

      Me gusta

  22. Yo creo que cada uno cría como las circunstancias en ese momento te permiten!
    Tu no estabas pasando tu mejor momento e hiciste lo que pudiste.

    Se que dices que no te fustigas por ello, pero se nota que tienes l espinita clavada!!

    Como bien dices tu hijo no tiene ninguna carencia afectiva y eso es lo importante.

    Mucho ánimo!!

    Me gusta

    • Hola cielo!!

      Totalmente de acuerdo. No es que me fustigue, de verdad. A lo hecho pecho… Y una no puede hacer nada para cambiar sus actos, mas que aprender de ellos. La espinita que tengo es por el hecho de no haber hecho lo que me apetecía cuando me apetecía por los satélites que de todo saben y de nada entienden.

      Tampoco creo, además ya lo he dicho muchas veces, en la maternidad idílica, no creo que eso exista… En la perfección. Qué va! Es más ni todas tenemos por qué colechar, ni dar pecho hasta los dos años, ni… Eso no nos hace peores para nada. Hablo más de apego en el sentido de hacer lo que te pide el cuerpo. Leñe… Que el niño lo parí yo, e igual me apetece achucharle sólo porque quiero, no porque llore!

      Un besito!!

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s