La maternidad de la A a la Z: “D” de Dilema

Dilema es lo que vengo teniendo de un tiempo a esta parte. Sentimientos encontrados, dudas razonables o totalmente injustificadas que rondan y vuelven a rondar en mi cabeza. Algunas veces exteriorizadas y compartidas, otras guardadas y escondidas. Pero lo cierto es que están ahí. Y creo que mi estado de ánimo que últimamente está algo tocado radica en este dilema.

Al borde de la tristeza absoluta, otras veces pletórica, y otras pasota e incisiva. El caso es que creo que va siendo hora de hacer “balanza”. Primero vamos a conocer el significado de la palabra.

Según nuestro diccionario de la Real Academia Española Dilema es,
1. m. Argumento formado de dos proposiciones contrarias disyuntivamente, con tal artificio que, negada o concedida cualquiera de las dos, queda demostrado lo que se intenta probar.
2. m. Duda, disyuntiva.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

BalanzaPues así me hallo. En plena disyuntiva ante la bimaternidad. Soy hija única y siempre he añorado esa figura del hermano o la hermana. Esa relación de complicidad, de amor incondicional, de miradas que todo lo dicen sin decir nada, de las tardes de domingo en casa, de las guerras de cosquillas, del “No he sido yo”…

Y ahora cambio de papel. Me pongo “el vestido” de madre, miro a mi hijo que se va haciendo mayor a pasos de gigante, me miro al espejo que ya tengo otros taintantos… Y digo ¿A qué estás esperando? Pues muy sencillo, a que mi cabeza deje de traicionarme. Pero el dilema vuelve, ¿A quién he de escuchar? ¿A la cabeza o al corazón?

WhatsApp que vienen y van, madrAZas alerta, consejos y reflexiones, miles de dudas planteadas, post dedicados, preguntas CON respuesta, salgo reforzada, me convenzo, sonrío y digo sí… Y mi cabeza me vuelve a traicionar. Y así llevo debatiendo conmigo misma la friolera de dos largos años, que se dicen pronto.

Siempre me ha gustado confeccionar listas para todo. Listas de tareas pendientes, listas cuando hago la maleta, listas para ir a comprar, listas, listas, listas… Vamos a sacar de una buena vez la balanza y al más estilo Contras y pros vamos a diluir este dilema, a desgranarlo hasta dejarlo arenisca.

Contras:

Aquí empezamos con los “Y si…”. Que la coyuntura económica no es boyante para nadie o para algunos es un hecho. Y no debemos quejarnos, las cosas como son, dios nos libre. No hay más que echar la vista atrás y ver que hay gente pasándolo realmente mal. Los dos contamos con un puesto de trabajo. Aunque mi estabilidad pende de un hilo y es pura incógnita. Y quizá esta sea la cuestión que más me preocupa. En resumen, la cuestión económica, siempre presente y protagonista. El mantenimiento de cierto nivel de comodidad, la educación de ellos, poder cubrir sus necesidades, con un nivel mínimo de calidad…

Lógicamente a esto, estoy dispuestísima a renunciar, pero estamos valorando los contras, y también es cierto que una se acostumbra a la “buena vida”, no horarios estrictos, no ojeras interminables. Implicaría un largo hasta luego a la poca vida social que tenemos en estos momentos.

Francamente, este último punto es un relleno en toda regla… No encuentro más razones de peso en contra.

Pros:

Ampliamos la familia. Cumplo mi deseo, nuestro deseo, de dar un hermano o una hermana a mi niño, de ser padres de nuevo. Que la soledad es muy dura y aquí “los mendos” no vamos a estar de manera perpetua.

2013-08-26-13-55-34_decoQuiero vivir una vez más la primera palabra, el primer paso, la primera sonrisa, el primer abrazo, el primer te quiero mi vida, la primera lágrima de orgullo. Necesito volver a sentir miedos, sentir en mi piel esa sensación que sólo aquellos que son padres y madres sienten. Que se me erice el vello cada vez que me mire a los ojos. No perder esos momentos que con mi hijo mayor se me van escapando día a día. Revivirlos, porque no estoy preparada para dejarlos atrás. Quiero ser generosa conmigo misma. Y egoísta con los que no están de acuerdo, con los que no entienden ni saben lo que todo esto implica.

Satisfacer esa llamada a la bimaternidad que tanto me atormenta. Volver a sentir como se gesta un pequeño ser dentro de mí. Dar y alumbrar una nueva vida. Disfrutar intensamente de esos momentos que la primera vez no pudo ser. O no al menos de la manera que me hubiera gustado. De una manera calmada, serena, sin prisas, sin tensiones, sin lágrimas que den sombra a ese momento. Desde la experiencia y el conocimiento.

Vivir mi maternidad desde otra perspectiva distinta a la que lo hice con anterioridad. Guiándome de mis instintos, hacerlo a mí manera, hacer caso omiso de los miles de consejos desaconsejados que la gente te da. Hacerlo siguiendo mi instinto más animal y primario. Sentirme realizada como madre y mujer.

… Y no es que  para sentirme realizada tenga que ser madre nuevamente, no, no es eso. Ese sentimiento no me pega en absoluto. Pero ahora es lo que me pide el cuerpo. Es lo que me nace, lo que me apetece. y diréis… ¿Pero esta mujer qué esta pensando si lo tiene tan claro a fin de cuentas? Francamente, no lo sé. Quizá y como me dice la mayoría de mis madriconsejeras, si estoy intentando hallar el momento perfecto, nunca lo encuentre. Quizá reflexionar e intentar buscar la solución perfecta a ese dilema no sea posible. Pero ¿Y si me equivoco? Ay… ¿Hacia dónde inclinar la balanza?

Consulta aquí mi diccionario completo de la p/maternidad de la A a la Z

La p/maternidad de la A a la Z es un carnaval de blogs iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada p/madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la p/maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser p/madre. El objetivo es crear en red, colaborando un@s con otr@s, un “Diccionario de p/madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Imagen cortesía de: Daniel Lobo. Con algunos derechos reservados

43 pensamientos en “La maternidad de la A a la Z: “D” de Dilema

  1. Pingback: Mi diccionario maternal: EPÍLOGO. | El rincón de Mixka

  2. Pingback: Balanceando… Me ¡Hasta la vista 2013! | El rincón de Mixka

  3. Pingback: Planificación familiar: el hamaquero de la playa y los hijos únicos | Planeando ser padres

  4. Vero, sigue tu instinto. Está claro que es complicado en estos momentos, por la situación económica, pero el hecho de dar un hermano a tu hijo puede pesar, y pesará más en la toma de decisiones, así como tu propio instinto maternal, que la parte económica.
    Un pro, antes las mujeres tenían familias numerosas con poco dinero, sólo trabajaba el cabeza de familia, y esas familias salieron adelante, y también hubo momentos de crisis…

    Yo estoy en el mismo dilema, pero con el tercero. Siempre he querido tener una familia numerosa, de tres. Por problemas ginecológicos, pensamos que no iba a poder tener ninguno, y mira, tengo dos Genovevas estupendas, buenas y sanas. El tercero se hace de rogar, pero por los contras que ve el padre. No tenemos espacio, mi sueldo es una mierda y media, el cole y la guarde son muchos gastos (pero los pago yo…), vamos, que ya me dijo que lo veríamos. Así que… En cuanto me revise el gine, creo que me voy a poner a ello. Estaría bien coincidir contigo, jijiji
    Yo soy hija única de tres hermanas. ¿Cómo? Soy la pequeña de tres, y me llevo un montón de años con la mayor, con lo que viví desde los 3 o 4, como hija única.

    Otra cosa, no piensas que con un segundo, harás todo aquello que no has podido/sabido hacer con D.?

    Al final, el dinero es una cosa “superficial”, aunque necesaria, pero entre las cosas que te prestan, y lo que se puede reciclar de lo que tengas… ¡¡Anímate!! Quiero ser tía virtual!

    Besos amorosos

    Me gusta

    • ¿Te cuento un secreto?… Ya he resuelto el dilema, a ver si nos quedamos a la vez y compartimos batallitas!!

      De todas formas, tienes toda la razón. Mi abuela materna tuvo 7 hijos… Y salieron adelante. No hace tanto… En la crisis de los 90 en mi casa sólo trabajaba mi padre y también salimos adelante… Creo que si tengo que renunciar a algunas cosas, lo haré si es necesario… Por lo que, decidido. Dilema resuelto. Persiguiendo mi instinto desde hace una semana. Sí, fui muy rápida. Lo que llevaba pensando y reoensando dos años, lo resolví en una tarde… Jajajajajaja

      Me gusta

  5. Hola nosotros pasamos por esa misma duda, desde el nunca más otro hijo, hasta el bueno lo pensaremos y después lo buscaremos en un tiempo. Justo al decirlo unos meses más ya estabamos embarazados del segundo bebé. No sabes como agradezco la presencia del pequeño, me encanta que se tengan el uno al otro y son todos unos cómplices. Difícil decisión que no debes pensar tanto, en lo personal nunca es el momento perfecto para tener un hijo sin embargo, llegan cuando más los necesitabas. Tranquila y espero que pronto lleguen a la mejor decisión como familia. Abrazo, Susana

    Me gusta

    • Hola Susana!

      Gracias por compartir tu “dilema” (que ya está resuelto) 😉 La verdad es que yo sí que tengo bastante claro que dos, SÍ. El ser hija única no me ha creado traumas… pero sí es cierto que he echado de menos esa figura y ese sentimiento muchas veces. Esa complicidad entre hermanos, que claro, yo no tenía con nadie.

      Es cierto que no debo pensarlo tanto. Soy una persona a la que le gusta dominar las situaciones, tener todos los puntos bajo control, y aunque sé enfrentarme a las situaciones adversas, también es cierto que me gusta más cuando las cosas van bien y están controladas. Por eso, le doy tantas vueltas.

      Pero también es cierto que hace unos años, en las familias sólo trabaja el hombre, los ingresos eran muy bajos, y sin embargo las familias eran numerosísimas… Si ellos pudieron, ¿por qué yo no? Dilema resuelto cielo. 🙂

      Un besazo…

      Me gusta

  6. Necesitas hacer lo que te nazca. Necesitas abandonar los miedos que te envuelven, y tienes un buen compañero para ayudarte en tu batalla interior. Pero sobre todo…..te mereces vivir lo que un día te arrebataron….porque como me dijeron a mi una vez…nadie debería hacer llorar a una embarazada, ni a una recién parida, porque no es justo empañar esos momentos de plenitud de una mujer. Así que….a por tu premio chata!!! (sea el que sea)

    Me gusta

  7. Qué coincidencia, yo también soy hija única y también me planteé el mismo dilema en el diccionario, pero con la D de dudas 🙂 La verdad es que me lo sigo planteando. Y vamos, a la franca, me muero de ganas, pero no por ahora. La mayoría me dice que de una vez, que luego da flojera, pero en mi caso, creo que no daría abasto. Porque mi niño se sigue despertando mínimo 2 o 3 veces por la noche, duerme solo una siesta y en el día solo quiere estar a mi lado 🙂 lo cual me hace sumamente feliz, pero por las noches termino muerta del cansancio. Como sea trato de sacarle un tiempito a escribir porque me hace bien. Además, está la plata, ay la plata. Si decidimos tener otro bebé, debería volver a trabajar, y si vuelvo a trabajar, con quién lo dejo? … esa es la gran desventaja de vivir en el extranjero y en un país con una irrisoria licencia de maternidad de 14 semanas.
    Este dilema lo comparto.

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Sí, el dinero aunque no nos guste, es un factor muy importante. Pero también es cierto que (siempre hay casos extremos) te adaptas a lo que tienes. Si tienes más, gastas más, y si tienes menos, gastas menos. Es así. Pero tal y como está la vida se hace casi necesario contar con dos sueldos en casa. Y sobre todo si se decide uno a tener un segundo hijo.

      Y por cierto, madre mía, desde luego que si aquí nos quejamos de nuestras 16 semanas, no tengo palabras con vuestras 14. Eso no es nada!

      Un besazo cielo! Gracias por compartir.

      Me gusta

  8. ¿Equivocarte? No creo que te equivocaras. Lo tienes muy meditado y en el fondo lo que estas haciendo retrasarlo por el miedo al ¿Y sí? Es lo que me paso a mi con el primero. Y mírameahora… Pero no me arrepiento.
    Sigue a tu corazón y que tu cabeza se preocupe cuando lleguen (sí llegan) los problemas.
    Un beso!

    Me gusta

    • Hola guapa!!

      Gran consejo, que además yo suelo dar mucho… ya sabes, consejos vendo y… Siempre digo, eso. No anticiparse!! Cuando lleguen los problemas ya se abordarán, que a veces nos preocupamos antes de tiempo y todo queda en agua de borrajas y resulta que hemos malgastado mucho tiempo y energía en nada. Peeeeeeeeeeero, aplicármelo a mí es otra cosa… No sé hacerlo. jajajajaja Vaya tela!!

      Gracias por tu consejo cielo!! Un besito!!

      Me gusta

  9. ¡Hola preciosa!
    Yo el mejor consejo que te puedo dar, y arriegándome a ser una atrevida desde mi inexperiencia es que pensárselo demasiado es un completa pérdida de tiempo.

    Sinceramente, creo que son cosas que no hay que pensarselas demasiado porque siempre va a parecer que los “contras” pesan más, porque los “pros” ya los conoces, ya sabes como es tu situación ahora, pero desconoces como será la bimaternidad…y ya pasamos a ponernos transcendentales si tocamos el tema del miedo a lo desconocido.

    Yo muchas veces me hago la misma pregunta después de haberme pasado un año convencidísima de que el vikingazo sería hijo único (pobre, con lo fácil que me lo ha puesto todo). Pero ahora…dudo, pero dudo de “esa manera” en la que sé que es lo que terminaré haciendo…vikinguillo terminará teniendo un herman@ si las circunstancias lo permiten y eso que yo no soy hija única, pero como si lo fuera.

    Con esto no quiero ni mucho menos intentar convencerte de que te lances a la bimaternidad (que releyéndome, lo parece), pero me da la sensación que tu también dudas “de esa manera”.

    Vaya ladrillo, corto el rollo ya….

    Un besazo!

    Me gusta

    • Hola Pepita!

      Tú nunca eres atrevida. Al contrario, me gusta “escuchar” tu opinión. Y además te diré que tienes toda la razón. dos largos años dando vueltas a la cabeza, teniéndolo claro… el hecho de querer tener quiero decir. Lo que me da vértigo es justo el único contra que encuentro.

      Sé que no intentas convencerme, tienes toda la razón, pero soy muy dudona!!

      Gracias por tu opinión guapa, y no dudes nunca en dármela, para bien o para mal. 😉

      Un besazo!!

      Me gusta

  10. Parece que lo todas lo tenemos más claro que tú misma… Vas a ser bimadre. Es cuestión de tiempo y de (a)tino, por supuesto.
    Ser madre es el gesto de mayor generosidad y sacrificio que se puede tener. No entiende de economía, de comodidades, de materialismo alguno; es puro sentimiento, así que la decisión dependerá de tu corazón y de esa capacidad de entrega.
    Yo prefiero que mis hijos sean más ricos en amor, en familia, en perspectivas emocionales, que en otra cosa. Yo prefiero dejar a mis hijos el mejor legado que se puede tener: un hermano, un compañero de crecimiento, de vida… que una educación “exquisita”. Porque, aunque uno no siempre se lleva bien con un hermano, la experiencia siempre SIEMPRE te hará crecer como persona, por lo que te aporta emocionalmente. No digamos si al final hay afinidad y puro amor fraternal, más allá de envidias y competitividades insanas, que haberlas haylas.
    Por lo que respecta a tu situación personal, a tu nueva y flamante pareja, pienso que si él lo desea también, y te quiere con locura, será cuestión de tiempo que seáis padres “de nuevo”.
    Decidas lo que decidas, aunque sé que ya está decidido, te deseo mucha suerte.

    Me gusta

    • Hola Nieves,

      Sí, cierto. Claro lo tengo… jejejeje Desde siempre. Quiero tener dos hijos. Además, dos. Osea que claro sí lo tengo. Siempre he dicho, por el hecho de ser hija única que a mi hijo le daría un hermano o hermana. Pero que más de dos no quiero.

      Lo cierto es que no cuestión de materialismo, para nada. No soy nada materialista, todo lo contrario, me desprendo de las cosas materiales con mucha facilidad, no siento apego por esas cosas. Siento apego por las personas, eso sí. Es más, la gente a veces se llega a sorprender… para mí una casa es una casa… y lo que me llevo son los recuerdos, no los ladrillos.

      Yo soy consciente de que miro a mi alrededor y veo parejas que con muchos menos recursos que nosotros tienen dos, incluso tres niños, pero yo no me meto en cómo lo hacen o dejar de hacer ellos, ello sabrán cuál es el borde de su precipicio económico. Yo me preocupo de mi familia, de ellos sí. De hasta dónde puedo llegar. Lo reconozco, le doy mil vueltas a la cabeza, pero también es cierto que al final de adaptas a lo que tienes (si tienes algo).

      Esa relación que describes me parece la vida misma, tal cual. Es la magia de la familia, y me quedo con esa parte de “lo que te aporta emocionalmente… un compañero de crecimiento, de vida…” Creo que lo defines muy bien. Lo veo precisamente en maridín y mi cuñada, se pueden estar odiando un segundo, pero el uno por el otro iría al fin del mundo… Obvio, y envidiable.

      Dilema resuelto 😉

      Me gusta

  11. Preciosa, tu corazón ya tomó la decisión… y lo que se decide desde el amor, ya no es dilema!
    Tener un hermano es un regalo, un privilegio, una hermosa experiencia por ser compañeros de vida y un día, será quien se quede con tu hijo, como su familia.
    No hay momentos perfectos, como tampoco los hubo con el primero ni los habría para más… El momento perfecto es hoy que lo deseas.
    El tema económico siempre será factor, pero con las condiciones que describes, tampoco es imposible… Y una cosa más: si Dios decide mandar a ese segundo angelito, también va mandando los medios para que él o ella y su familia estén buen.
    No digo que no lo pienses, pero no lo “sobre pienses”!
    Muchos besos, ánimo y que la luz llegue para disipar los temores… Esos que igual se van a borrar al sentir una vez más las pataditas en tu panza y cuando veas la mirada de ese nuevo bebé por primera vez.

    Me gusta

    • Hola Pao…

      Sí, mi corazón lo tiene decidido desde hace tiempo… Nada deseo más que mi hijo tenga el hermano o hermana que yo no tuve y que tanto añoré cuando era niña. Ahora, bueno, no es que no lo añore, pero lo vivo de otra forma.

      Y tienes razón, darle tantas vueltas a la cabeza creo que incluso deja de ser sano… sobre todo cuando por más vueltas que le des… siempre llegas al mismo camino.

      Un besazo y gracias por tus consejos preciosa!!

      Me gusta

  12. Yo de momento sólo puedo hablarte desde la más profunda ignorancia, que es lo que tiene esto de ser futura mamá primeriza. Siempre he creído que como mínimo minimísimo tendría 2 hijos, independientemente de la coyuntura económica o de si se alinea Venus con Saturno. Yo sólo tengo un hermano y nuestra relación fue tan buena que me quedé con ganas de haber tenido alguno más. A esto se une la circunstancia de que todos los hijos únicos que he conocido son raritos (lo siento si ofendo a alguien, porque sé que esto debe ser casualidad y yo me he topado con todos los maleducados, egoístas y malcriados, y seguro que existen los hijos únicos brillantes y ejemplares). Así que por mi parte ¡tienes un voto a favor para que te lances a por el segundo churumbel!

    Me gusta

    • Gracias guapa!!

      No creo que nadie se ofenda. De hecho yo no soy nada rara 😛 ya virtu-conoces a una hija única… Normal!

      Yo siempre quise tener dos, precisamente por haber sido yo sola… Al margen lógicamente de los instintos… Eso sí más de dos ni loca!

      Un besito!

      Me gusta

  13. Creo que tienes la decisión tomada.

    Aunque te voy a decir , que mejores momentos no hay, pq? Pq siempre puede haber imprevistos positivos o negativos teniendo 1 o 6 hijos. No dejes tu felicidad en manos de nadie, ni de la vida, ni de la situación y centrate en vuestros corazones y digo vuestros pq lo queréis los dos y sabes que creo? Que saldríais reforzados los dos, es el mayor acto de amor que hay.
    Tú podrás vivir plenamente tu embarazo y el nacimiento de tu hijo sabiendo que tienes a un hombre que estará contigo siempre (x la cuenta que le trae jejejej) y disfrutar de los momentos que te arrebataron y él vivir ese momento único y maravillos de ver el milagro de esta vida.

    Todo esto te lo digo desde la experiencia vivida reciente, creeme… merece la pena.

    Y que leches! Dadme un sobrino ya coña!!! a ser posible niña que estoy harta de cosas de niños!!!!!

    Por cierto,un hermano te acompaña siempre, yo a los mios aunque me mate con ellos, no los cambio x nada del mundo, les amo.

    Sigue a tu corazón, el mismo te está dando la respuesta que tanto buscas.

    Me gusta

  14. Pues sabes qué? Mi trimaternidad no planificada vino, a priori, en el peor de los momentos: si trabajo, sola porque mi marido estaba haciendo un curso fuera de Madrid (9 mesecitos), cambio de ciudad, de casa, coles nuevos, los dos enanos en casa, sin dinero para pagar a nadie que me ayudase, y sólo contando con la ayuda de mi familia para apañarme.
    Lloré que me maté del sofocón inicial, muchas noches en vela haciendo números, cuentas, teniendo pesadillas con el tema económico. A los 2 días de haber nacido Bárbara, mi marido se tuve que volver a terminar el cursito dichoso, con lo que yo tuve que apañarme con los 3, a las bravas.
    Y todo para……ser todavía mucho más feliz ahora.
    Pensándolo ahora, no podía haber un momento mejor, porque pude tomarme el embarazo con más tranquilidad, disfrutarlo con mis otros hijos, compartirlo con ellos….
    y no es que vengan con un pan debajo del brazo, pero todo se lleva mejor de lo que aparenta cuando ya has sido madre antes. Disfrutas más todo: el embarazo, el bebé, a tu otro hijo……
    Aprovecha para no pensar tanto, y disfruta de todo!!!!

    besazos

    Me gusta

    • Hola preciosa!!

      ¿Ves como sí tienes algo de SuperWoman? La verdad es que al final todo se afronta y casi siempre se encuentran soluciones… Pero yo en tu lugar me hubiera “acojonado” vida… Muchos factores Pauli… Comprendo que te sintieras desbordada y casi me siento ridícula dudando tanto!!

      Pero me alegro de que vuestra vida diera ese giro para bien, porque ¡te lo mereces qué leches!

      Ay… Seguiré tu consejo. Disfrutar y dejar de pensar TANTO.

      Besitos mi niña!! Gracias!!

      Me gusta

  15. Hola Cari!!!

    Tranquila y no te comas la cabeza! Al final se que tomaremos la decisión adecuada y que será la correcta!! Sabes que nada me haría más feliz que ser padre de nuevo, pero no debemos entrar en dilemas…todavía tenemos tiempo…yo menos pero también!! Te quiero!!!

    Me gusta

  16. En tus palabras hallarás la respuesta…
    ¿Te has dado cuenta de la cantidad de PROS que has encontrado?
    Creo que la decisión la tienes tomada pequeña, y en ese caso: ¡no hay vuelta atrás! No tengas miedo, no te pongas trabas, más de las justas al menos. Está claro que es cosa de dos, pero si tienes la suerte de que tienes a tu lado a la persona que deseas, a la que te mereces, al perfecto compañero de viaje… Por experiencia te digo: la BIMATERNIDAD será una maravillosa aventura. ❤
    No puedo decirte nada que tú ya no sepas, sólo te diré: VIVID. Y con eso te lo he dicho todo, futura BIMADRE.
    Te quiero, pequeña

    Me gusta

    • Noni cariñoooo!!!

      Sí, si lo cierto es que más claro no puedo tener que quiero ser bimadre. Eso es un hecho. Pero mi mayor contra es el miedo y el exceso de cautela. Pero sí, la decisión está tomada y que salga el sol por donde quiera! Abordaremos la tormentas cuando vengan y disfrutaremos de la calma.

      La cosa es de dos… en este caso la que que es más “reacia” por todo lo que he dicho, soy yo. Si fuera por maridín, ya tendríamos una prole!! jajajajajaja

      Gracias mi niña. Esto es la culminación a ese post!! Yo también te quiero cielote!!

      Me gusta

  17. Uffffffffff y va y me encuentro con este post, en un momento de mi vida que mi reloj biológico y mis circunstancias fisiológicas dicen… O ahora o nunca jamás……

    Que quieres que te diga…… El momento perfecto????? Si lo buscas y lo esperas no llegará nunca…porque siempre esperas otro mejor……

    Y esos y si?… Si tuviésemos en cuenta esos y si? Nunca jamás haríamos bada ni tomaríamos decisiones…….

    Por poco que puedas…..yo tb soy hija única….. Dale un hermano u hermana a tu hijo…… Las circunstancias de mi vida hicieron que se lleven 8 años de diferencia……. Y la verdad es que vale la pena……

    Realizada ya lo estás…. Ya has sido madre… Pero dale la oportunidad a ese hijo de ser el mayor, de tener a alguien más, de responsabilizarse, de jugar, de confidenciar, de amar…..yo cuando veo a mis niñas juntas muero de amor….. Suena cursi…. Lo se, pero es tal cual….yo no lo tuve, yo no lo tengo……y es por eso que me decidí…… Porque si hubiese esperado el momento perfecto aún seríamos tres…. Porque si hubiese pensado mucho los y si….. Aún seríamos tres, porque si esperas un buen momento económico….tardará en llegar, porque si piensas demasiado en los contras, en lo que pierdes…… Salidas, noches enteras de dormir, buena cara cada mañana, amigos, diversión ……… Piensa en lo otro….. En ese ser que se gesta en tu interior, en esa primera sonrisa, su primer pasito, su primer beso, su primera papilla, su primera palabra, su primer todo…………

    Yo si pudiera…. Ya sería mamadetres.

    Me gusta

    • Hola amore!!

      Pues sí, ningún momento es el perfecto y las dudas son efectivamente el mayor freno para todo en esta vida.

      Ay gracias Bea… Me han encantado tus palabras!! Nano tampoco se va a llevar mucho menos con su proyecto-herman@, va camino de 6 y medio, con lo cual, muy parecido… No te digo más, me ha encantado!!

      Gracias!! Un beso enorme… 🙂

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s