La maternidad de la A a la Z: “V” de Verborreitor

Ooooooh… Qué momento… Después de casi un mes alejada de mi cachorro, de sus idas y venidas, llegó para no marcharse más en muchos días… Estoy feliz, contenta, pletórica… Tanto silencio llenando cada rincón, el eco mudo retumbando en cada estancia, y la tristeza por fin se esfuma… ¡Llegó, por fin! Se acabaron las tardes de silencio absoluto, de miradas vacías y añoranza. Porque ya llegaste, porque volviste con tu sonrisa perfectamente dibujada, como siempre… El reencuentro… Es un momento tan, tan, tan, es, es, es un instante tan, tan tan, es, tan, es ¡Verborreitor! ¡Dioooooos! ¡A mí me han cambiado a mi niño!

Vale. Estamos de acuerdo. Esa palabra no existe, no está en  ningún diccionario que se precie, pero nos quedamos con la palabra de la que deriva. Y en este nuestro diccionario particular le vamos a hacer un hueco.

Según la Real Academia Española…

Verborrea

1. f. coloq. Verbosidad excesiva.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Vale que mi niño nunca ha sido mudito, nooooooooo, le ha dado a la sin hueso de tal manera que estoy segura de que sería capaz de hacer tres series de quince dominadas sin despeinarse el flequillo… Pero con la lengua. Desde que tuviera dos años, hablando perfectamente… Y digo desde, porque “desde” aquel memorable día no ha parado de hacerlo.

yell-1159730-mVale que el silencio nunca ha sido el rey de esta casa, que no nos caracterizamos por el mutismo, ninguno. Pero esto es demasiado… Y sí, estoy convencida, me lo han cambiado. Setecientas palabras al minuto y sin coger aire ni para respirar. Un, dos, un dos… Por no hablar de decibelios… 15… 10…5… y los tímpanos a punto de estallar, la cabeza y todas las vísceras me retumban, los ojos ensangrentados, no puede parar. Es como si durante días, qué digo días, semanas, qué digo semanas… ¡Meses! Hubiera estado reprimiendo cada palabra para llegar a casa y deleitarnos con sus interminables peroratas… “Ama, ama, ama, ama, ama, ama, ama…” “¿Cuándo me compras un móvil? ¿Cuándo sea mayor, con ocho años me vas a comprar móvil?” ¡Noooooooooo! ¿Para quéeeeeeeee? ¿¡¿¡¿¡Te parece poco lo que hablas ya?!?!?!

Es como si no fuera a haber mañana. Y yo, sin apenas darme cuenta, he descubierto mi recién estrenada capacidad. Abstraerme hasta desconectar de tal manera las orejas, que oye, no escucho, o mejor dicho, ¡no oigo! Y de repente me encuentro perdida en lo más profundo de mi mente. En mi mundo paralelo. Cual Hommer Simpson en pleno concierto de platillos. Mientras, Verborreitor rojo como un tomate y la yugular a punto de estallar sigue en su hacer tan hacendoso.

Bonito cuadro…

Y yo pienso y reflexiono… Llegar a ese punto de desconexión ha llevado un proceso, lógicamente. Juegos inventados, estrategias sin resultado. Negociaciones innegociables. Unas cuantas A dónde vas, manzanas traigo, y es que Nano es muy dado a eso, para que nos vamos a engañar. Cuando algo no me interesa, “paso palabra”. Nada. Naaaaaada ha funcionado. Mi cerebro ha decidido autoprotegerse. Desde el “Si gritas, no te oigo” al “Vamos a jugar a los susurros”, retorcer su oreja como si de la rueda del control del volumen se tratara… ¡Dios! Un ente desconocido ha poseído a mi hijo, para dar paso a una máquina de hablar.

¡VERBORREITOR! ¡Sayonara baby! Te venceré, lo conseguire, lograré que me devuelvas a mi cachorro parlanchín, sí, tú que poseíste su garganta, su volumen, su aguante (y el nuestro). ¡Sufre mamón y devuélveme a mi niño! ¡O te las tendrás que ver conmigo!

Y después de estos pensamientos, me siento mal… Entro en modo reflexivo #on y pienso soy #malamadre total, ¿Será que no se siente escuchado? ¿Es simple y llanamente así o es una forma de llamar la atención? ¿Es una forma de pedir a gritos atención? Que no es que no la tenga, obviamente. Vivimos por y para él. Pero ¿Y si no es suficiente? ¿Necesita más estímulos?

Consulta aquí mi diccionario completo de la p/maternidad de la A a la Z.

La p/maternidad de la A a la Z es un carnaval de blogs iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada p/madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la p/maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser p/madre. El objetivo es crear en red, colaborando un@s con otr@s, un “Diccionario de p/madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Imagen cortesía de: www.sxc.hu

35 pensamientos en “La maternidad de la A a la Z: “V” de Verborreitor

  1. Pingback: Mi diccionario maternal: EPÍLOGO. | El rincón de Mixka

    • Sí, el silencio es sinónimo de que algo no marcha bien del todo… Pero una cosa es hablar… Y otra cosa es literalmente no callar. Este hijo mío es que es una exageración… Desde que se levanta sacando a pasear la húmeda. Y sin parar. Aunque estoy de acuerdo, es mejor que se expresen. ¿No hay término medio posible? 😉

      Me gusta

  2. Jajajaja, pues creo qeu yo se de una que va por el mismo camino. Y qué cierto es lo que dices. Ha empezado a soltarse hace poco pero ya no hay quien la pare. Una semana de guarde lleva y ya me han dicho…”madre, cómo habla la niña…no se calla ni debajo del agua”, jajaja, así que creo que va camino de convertirse en verborreitor2. Un besito niña!

    Me gusta

    • Hola guapa!!

      Pues tal cual… Y la tuya encima ¿¿¿niña??? Que no te pase nada… 😉

      Ya sabes que la técnica Hommer funciona ¿verdad?

      Pobres, tanto tiempo deseando que hablen y luego lo que queremos es que descansen ls lengua un rato… Jijijijiji

      Un besazoooooo!!

      Me gusta

  3. UY!!! empiezo a entenderte!!!!! El peque empieza a verborrear sin parar!! puede repetir la misma frase cienmil veces en un minuto, sin respirar… ¡¡¡LA MISMA!!! hijo mio, cambia por lo menos de frase!!! jajajajaj

    Creo que a veces esa desconexión tipo homer Simpsom es absolutamente necesaria!!!!!

    Besotes!!!!

    Me gusta

    • Hola mi niña!!

      Bueno, por aquí las mamis dicen que en los niños no es tan grave… “que se quita” jajajajajajaja… Pero sí, entiendo esa sensación, y la de que no puedas terminar una frase de tres palabras sin cortarte cinco veces también. Son auténticas máquinas de hablar.

      La desconexión al estilo Simpson es un mecanismo de autodefensa… Estoy segura. La mente es sabia. (pobres, si en el fondo…)

      Un besazo!!

      Me gusta

  4. Yo suelo leer estas entradas, pero no las comento, a no ser que me inspiren muy mucho, porque creo que yo no sería capaz de hacer un diccionario así.
    Mi hija mayor empezó a hablar con año y medio a hablar, y ya me estaba preocupando. Y ahora sí, no para. Hay veces que la tengo que mandar a callar, porque parlotea como si no hubiera un mañana.
    La petite todavía no hace frases largas, aunque sí palabras, y se suelta con cositas, me tiene menos preocupada, pero son dos años y aún no se ha soltado la melena, pero si sigue el mismo patrón que la hermana, miedito me da cuando se suelte del todo, y parlotee.
    Yo no soy de parlotear, con lo que tendré que comprarme unos tapones cuando comiencen a dialogar entre sí, que ya lo hacen, vaya que sí, pero…

    Besos amorosos!

    Me gusta

    • Hola guapa…

      Que no te pase nada… Niñas y encima dos!!!!! La verdad es que es un placer escucharles… Pero un rato, generoso, sí, pero no permanente. Mi cabeza desconecta sin permiso. Cuando me quiero dar cuenta… Estoy a otra cosa mariposa!!

      Eso sí, esta semana que ha estado fuera, no veas lo que se le echa de menos!

      Un besito!

      Me gusta

  5. Eres una locatis!!!
    Has hecho qe me imagine al pobre Verborreitor con vena a punto de estallar y todo!!!!
    Jajajajaja!!
    Pero esto pasa, vamos, si no será la excepción, que ya sabes que los chicos son más bien calladitos… Así que aprovecha!
    Aunque te entiendo, que a mí me pasa con Pichu: ella pone modo ON y ¡ale! ¡Que el ritmo no pare! Así que a veces también soy la reencarnación de Hommer, pero es que me pierdooooo!!!
    Jajajaja!!! Verborreitor forever!
    A la próxima le dices: espera cariño, cuéntaselo a mis amigas, y lo grabas 😛
    Un besazo

    Me gusta

    • Wea… Locatis honorificus!!

      Pues así, justo como describes a Pichu. Modo ON, no voy a decir 24, voy a restar las horas de sueño… 12 horas. Me da miedo cuando empiece el cole… A ver si le van a llamar la atención por charlatán y no atender. Ains… mira que dan guerrita!!

      Besoooooooos!!! Y espero no acabar poniéndome tapones!! 😛

      Me gusta

  6. Oh no. Yo vivía exhausta cuando mi niño era un bebé e ingenuamente pensaba que cuando creciera iba a estar menos cansada y oh, oh, empezó a gatear y yo a dejar de ver televisión. Y luego a caminar y yo a dejar de navegar (tanto) en internet. Y si mi niño todavía no habla y hay momentos en que estoy más que exhausta, no me quiero imaginar qué va a ser de mí cuando empiece a hablar!!!!!!!!!!!!! Pero gracias por contarme lo que se avecina 😀 La estrategia Homero Simpson podría funcionar. Ups, ya se despertó de su siesta. A correeeeeeeeeer 🙂

    Me gusta

  7. Nena! Muriel sigue el mismo camino con la diferencia que es mujer. Según una neuróloga estadounidense, las mujeres pronuncian 20 mil palabras por día, mientras que los hombres sólo 7 mil. Y no sólo eso, sino que las mujeres hablan más rápido. Así que como vaticina Nieves… este ataque verborreitor es transitorio… en unos años vas a extrañar que hable sin parar!!! Por qué será que son TAN callados?

    Besote che!

    Me gusta

    • Hola Pao…

      Que no te pase nada reina mora. Que cuando empiece, quizá hable menos, porque yo creo que las niñas somos más vergonzosillas (claro, esto me refiero en la calle), ahora… que cuando se vaya haciendo mayor… Mira tú las madrAZas, que nos dejas sólas una hora y cuando vuelves ala! 500 mensajes!! Pues Muri igual.

      Un besote amore!

      Me gusta

  8. uffff que locura!!! cuando no hablan estamos deseando, pero cuando aprenden joliiiinnn es que no callan!!!!!!!!!!!! Me he reido un rato contigo jaja
    Besotes

    Me gusta

  9. ufff lo que me espera!!! mi cachorro empezó ha hablar perfectamente (vamos que se le entendía todo) con 15 meses y ahí sigue cotorrarreitor jajajajajaja espero que no sufra la misma mutación que Nano pero miedo meda pues ya usamos algunos de tus métodos, como el si gritas no te oigo, con el mismo exito que tu 😀
    Espero que sea una etapa producto de la euforia de estar de nuevo con su amaaaaaaaaaaaa Ya nos contarás.
    Un besote.

    Me gusta

    • Hola leona!!!

      Pues ya te contaré. Yo creo que es falta de rutinas… jajajajaja, una buena dosis de colegio. Y que conste que él está deseando de volver. Hablando de colegio… Espero que no se convierta en un problema su charlatanería. Ay madre! La que me espera!

      Un besote. Seguiremos informando. 😉

      Me gusta

  10. Jajajajjaja. Lo estaba esperando!! Genial entrada, y real como la vida misma.
    Me encanta lo de hommer…yo me veo como el, me hablan y yo “bla bla bla”. Es lo unico que se puede hacer a veces. Pero he llegado a tal nivel de abstraccion que a veces contesto que si a cosas que me ponen en compromisos.
    Besotes!

    Me gusta

    • Hola Pauli!

      jajajajajaj Tal cual ¿verdad? Hommer es un crak. ¿Quién no se ha imaginado esa escena en su propias carnes? Yo cuándo las frases acaban en pregunta, vuelvo a hacer masa y conecto… No vaya a ser que meta la pata, y el sí cariño me meta en un jaleo.

      Un besito!!

      Me gusta

    • Hola guapa!!

      ¿Pero tan difícil es encontrar el equilibrio? Osea, ahora habla para luego callar, y nosotras las mujeres, de pequeñas somos quizá más introvertidas y de mayores cascamos que da gusto…

      Seguro que lo echaré de menos… Y mucho, porque bromas aparte me río mucho con él y sus ocurrencias.

      Un besote 🙂

      Me gusta

  11. De mala madre nada! Yo creo que es cuestión de supervivencia. Somos madres pero también humanas,tenemos nuestros momentos. Te felicito por ese sentido del humor que hace que sea tan fácil y divertido leerte. Un abrazo!

    Me gusta

    • Gracias Pepita!

      Claro, no va a ser todo llorar! De eso nada. Hay que buscar el sentido del humor a las cosas (a algunas es difícil encontrárselo claro). Y sí, creo que mi cabeza se ausenta por pura supervivencia. Sino estaría chalada ya. ¿Te puedes creer que le dejo en la cama, cierro la puerta y sigue hablando él sólo? Otras veces canta… mira, la verdad es que me meo de risa con él.

      Un abrazo cielo!

      Me gusta

  12. De malamadre nada. Abstraerse se convierte en necesidad. A mi esa etapa no me ha llegado, pero mi niña ya apunta a que va a ser un torbellino. Tiempo al tiempo y, mientras, te leo y aprendo 😉

    Me gusta

    • Hola guapa!!

      Creo que lo de perderme en mis pensamientos es un método de autodefensa, a veces no puedo evitarlo. Es que es un no parar. Pero también te digo que lo prefiero al silencio absoluto. Ains… ¿Tan difícil es encontrar el punto medio?

      Un besazo!

      Me gusta

    • Hola guapa!

      No sé si es normal… Lo de este niño, jajajajajaja! Espero que sea una etapa. Porque es un no parar. No nos deja ni mantener una conversación a nosotros. Es imposible… ains!!

      Bienvenida a mi rinconcito guapa! Encantada de recibirte.

      Me gusta

  13. Creo que es un conjunto de cosas y sentimientos….. Emoción de llegar a casa con su madre, nervios, y marcando territorio del yo estoy aquí. Además a ti te parece excesivo por ese silencio de la ausencia……. No??????

    Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s