Las sombras de mi maternidad. Parte II, punto y aparte.

Para leer la primera parte pincha aquí

… Algunas personas que leísteis la primera parte y otras que ya me conocéis de sobra, sabéis perfectamente la continuación y el desenlace de esta historia.  Que por otro lado es bastante fácil intuir. Para aquellas que lo leéis por primera vez, os pido, igual que hice en otra ocasión, que os pongáis las gafas de la positividad. Que por un momento, y aunque volver  la vista atrás abre muchas heridas que ya tenía cerradas, veáis la persona que soy ahora. Porque las cosas pasan por algo, porque la persona que hoy tengo a mi lado y con la que comparto la senda de la vida, de no haber ocurrido así las cosas, no estaría hoy aquí, conmigo, compartiendo y apoyándome en esta liberación. Porque quizá, si mi vida no hubiera tomado ese camino hoy no estaría aquí escribiendo esto, rodeada de gente maravillosa a la que he tenido la gran suerte de encontrar. Porque las cosas suceden por algo. Gracias por estar siempre a mi lado. Por no juzgarme y respetarme en todas mis decisiones.

Quiero, y lo hago por segunda vez, dejar claro que esto es una expresión de mis sentimientos, de mis recuerdos y de cómo viví yo aquel entonces esa experiencia. Voy a intentar en la medida de lo posible hablar solamente de eso, de sentimientos, de momentos, de sensaciones. Sin involucrar a terceras personas. Voy a iluminar con una gran luz el resto de las sombras que permanecen en mi recuerdo. Voy a darles luz para que de una vez por todas queden deslumbradas y desaparezcan.

Sin anestesia, así, como la vida misma. El 8 de julio de 2007 a tres días de que mi niño cumpliera los dos meses de vida, en plena depresión post-parto, cuando todavía no había conseguido aclimatarme del todo a aquel, mi nuevo estatus, el de la maternidad, mi matrimonio se rompió. El que era mi marido dejó de sentir eso que se supone que ha de sentir un hombre por una mujer con la que acaba de tener un hijo. Se murió el amor, como dice la canción, quizá de tanto usarlo. No voy a juzgar, ya lo he dicho antes. Aunque tengo mi opinión, y las cosas no fueron tan… sencillas, creo que simplemente no procede y tampoco es el caso. Pero sí os voy a transmitir, cómo viví yo aquellos momentos de desconsuelo. Cómo de repente de la noche a la mañana, mi vida, la que durante tanto tiempo había ido construyendo pieza a pieza, de repente de convirtió en un puzzle roto.

HorizontePodéis imaginaros cómo me sentía… Llanto era mi segundo nombre. Tristeza y desconsuelo mi desayuno y una mezcla de aterrizaje a la tierra y de incredulidad mi realidad. Mis padres estaban fuera. Estaba sola. Me fui en un viaje relámpago a Mallorca a su encuentro. Ellos no daban crédito de lo que estaba ocurriendo. Así, en 24 horas hice una maleta, cogí a mi hijo y me monté en un avión en busca de consuelo y olvido.  Fueron siete días de paréntesis maravillosos, durante los cuales coseché y fui alimentando una esperanza que cayó en saco roto cuando aterricé de vuelta en Bilbao otra vez. Mi realidad volvía a estar ahí. Se había terminado. Poco o nada más había que hablar.

Hoy, y es que en esta vida hay que ser agradecidos ante todo…. Quiero agradecer a mis dos grandes amigas, ellas saben perfectamente quienes son, su apoyo incondicional. Esas que aun estando a exactamente 2628 kilómetros no dudaron en llamarme por teléfono después de recibir mi mensaje. No entendían nada. No podía ser cierto.

Los siguientes meses se sucedieron entre lágrimas pero también con la ilusión de que no podía terminar así. De que aquello no podía estar pasándome a mí. No era real. ¿A mí? No, imposible. Por primera vez creí que estaba dormida, viviendo una pesadilla y en unos instantes me despertaría de aquel mal sueño. Pero no. Era real.

Me levantaba de la cama, me vestía, vestía a mi hijo y salía por la puerta, sin mirar atrás. Siempre en la misma dirección. Siempre en busca de ese abrigo que sólo unos padres pueden darte. Siempre caminando, pensando que ya nunca más volvería a hacer ese camino con el padre de mi hijo, ese trayecto que solíamos hacer para acercarnos al centro del pueblo.

Llegaba a casa, en ocasiones con la sonrisa puesta, en ocasiones rota de dolor, los bajones se sucedían más temprano que tarde y así iba dejando pasar los días. En ocasiones con huidas que hacía después de dar de mamar al niño. Lo necesitaba. Necesitaba salir, sola, respirar aire, llorar a gusto. Vaciarme. Que nadie me frenara en mi dolor, porque tenía que sacarlo fuera. Tenía que expulsarlo. Tenía que sufrirlo para poder seguir adelante.

El sufrimiento también dejó mella en las personas que estaban a mi lado. El recelo de mis padres cuando maridín entró en mi vida… cuando el padre del niño venía a ver a su hijo, y no les culpo… Ellos tampoco querían volver a pasar por lo mismo, ni querían que su hija y ahora también su nieto pasara por algo así otra vez.

Como con todas las historias y vivencias que nos toca pasar, llegó un momento en el que toqué fondo. No podía caer más, ya estaba en el abismo más oscuro. Sólo podía subir, remontar, salir a flote, respirar cosas buenas. Y así soy yo… terca como una mula. Con una filosofía de vida que es sin duda la de sólo se vive una vez y estamos aquí de paso. Era joven, con un hijo sí, pero joven y simpática (modestia aparte). Empecé a salir gracias a una amiga que me abrió sus puertas. Cuando me casé dejé de lado todas mis amistades, me fundí de lleno en esa relación y al final lo que me ocurrió es que me había quedado sola. Gracias a ella empecé a salir, empecé a sonreír, empecé poco a poco a levantar el vuelo. Y ya nunca nadie más me paró.

Y diréis… ¿Qué tiene que ver esto con la maternidad? Sí, es una historia triste pero, no habla de maternidad… Pues mucho, tiene que ver mucho. Tiene que ver, que aunque maridín se ofende mucho cuando lo hablo con él, tengo verdadero pavor a que vuelva a pasarme lo mismo. A vivir esa soledad que me arañó hasta lo más profundo de mi ser. Porque tocar fondo duele. Porque no sé si podría superar otra bofetada como esa en la vida. Otra vez. Él me dice que no va pasar, pero el miedo es libre.

Gracias a todas las personas, a todas, las que en aquellos momentos me brindasteis una mano, estuvisteis ahí día a día. Y a las que no estuvisteis también, porque en aquellos momentos me di cuentas de quiénes no merecíais la pena.

YinJanHe aprendido grandes lecciones de esta historia. Muchas. La primera de todas y más importante, es que si algo no va bien, rompe. La segunda es que para ser feliz y poder hacer feliz a los demás, tienes que sentirte bien contigo misma. Gustarte. Mirarte a un espejo y ver que eso que se refleja es lo que realmente quieres ser. Y no me refiero a lo físico… Obviamente. Y por último, otra de las grandes lecciones que aprendí de esta experiencia fue que nunca, por nada del mundo, abandones a tus amigos. Cuídales, porque los que son de verdad te cuidarán cuando lo necesites. No abandones a la gente que te quiere, que te cuida y que te aprecia por nadie, absolutamente por nadie. Sigue tus instintos, se tú misma. Siempre. Y si algún día tienes la mala suerte de tropezar y caer, alza la vista,  levántate y sigue caminando.

Mucha gente me dice que soy una gran mujer, me dicen se sienten orgullosos de mí. Otros cuando leáis esto sentiréis pena. ¡No! Rotundamente no. Hoy, soy quien soy, la persona que muchos y muchas conocéis, por todas y cada una de las cosas que he vivido. No quiero, no acepto, que nadie se compadezca de mí, porque estoy orgullosa de ser quien soy. Y porque cada cicatriz ha contribuido a que hoy me mire en el espejo y me guste lo que veo.

Fin…

Imágenes cortesía de: Rediez y Clker

47 pensamientos en “Las sombras de mi maternidad. Parte II, punto y aparte.

  1. Pingback: Tu primer cumpleaños | El rincón de Mixka

  2. Pingback: Mi historia de la teta. Nuestra primera lactancia. | El rincón de Mixka

  3. Pena ninguna, porque lo has pasado mal, eso queda claro, pero has tenido la fuerza y valentía de salir adelante y ponerte el mundo por montera.
    Si no hubiese pasado todo aquello, que vida tendrías hoy?. Nunca lo sabras, pero sería otra vida, no esta que es la que tienes y te gusta.

    Me gusta

    • Lo he pensado muchas veces. Las cosas pasan por algo. Y si ahora tengo al lado a la persona que tengo, igual es que tenía que pasar todo aquello. Porque a fin de cuentas quien soy hoy también es fruto de mis experiencias, de mis vivencias. Las buenas y las malas.

      Supongo que todo el mundo ante la adversidad se crece. Es puro instinto de supervivencia… 😉

      ¡Un besazo!

      Me gusta

  4. Pingback: Las sombras de mi maternidad. Parte I | El rincón de Mixka

  5. Primero felicitarte, por llegar a donde estas ahora, donde quieras estar. Porque te entiendo hace años caí en un pozo, un pozo que jamás pensé que conocería… Pero en esos momentos sacas fuerzas donde no las hay muchas veces te sientes perdida pero gracias a mi actual marido salí y floreci. Gracias , porque leyéndote he podido vverme y comprender que compartiendo el dolor mitiga…un abrazo

    Me gusta

    • ¡Hola preciosa!

      Me había quedado tu comentario pendiente de responder…

      Yo creo que nunca piensas que este tipo de cosas te pueden pasar a ti. Esto sólo le pasa a los demás… Y es obvio que no es así. Nos puede pasar a cualquiera.

      Yo soy una persona que necesita exteriorizar los problemas. Sin embargo hay gente que no lo hace. No sé si es mejor o es peor, a mí me ayuda a ir vaciando la mochila. Y yendo “más ligera”, se vive mejor.

      Un besazo preciosa. La luz siempre llega aunque las cicatrices permanezcan.

      Me gusta

  6. Acabo de terminar de leer los dos post y como te dicen por aquí… eres super valiente!
    Me gusta mucho que , por lo mal que lo pasaste, lo hayas querido compartir, por que eso a mi entender es una forma de desahogo brutal y es un remedio buenisimo para echarlo todo fuera y que no se queden esos “demonios” dentro…
    A mí me paso, bueno me está pasando como te he contado por privado, la mala suerte de toparme con un ser muy egoista que dudo que quiera o que ame si quiera…
    Estoy pensando en escribir yo también como lo as echo tu, pero es que me da un miedo volver a aquello… que a veces pienso que voy a la depresion de cabeza :S
    1beso y gracias por compartirlo tambien conmigo!

    Me gusta

  7. Si en algo me he sentido identificada es en las veces que le digo a mi recién estrenado marido (apenas dos meses) que si tenia que pasar todo lo que ha pasado para encontrame en este punto, bienvenido sea.
    Enhorabuena por el par de narices que le has echado a la vida.
    “No hay descanso para los valientes”

    Me gusta

  8. Cuando te leí por primera vez este post, y mira que lo he leído veces, eh!! me diste alas para escribir mi propia sombra. Muchas veces he empezado en mi cabeza el post, y muchas veces lo he olvidado. Tanto que hoy en día, sólo tengo un bosquejo de lo que quería escribir. Será cuestión de ponerse. Pero basta de parlotear de mí, que te acaparo los comentarios, y luego no tendrás tiempo de contestar, jijiji.
    Imagino que cada una tiene sus sombras, unas más largas que otras, unas más importantes que otras, y que según como seamos, la conseguimos alumbrar y que no nos persiga durante mucho tiempo, y otras las tenemos fijas junto a nuestros pies.
    En cualquier caso, eres una valiente. En situaciones como la que has vivido, con un niño recién nacido, es muy complicado salir adelante. Es importante y necesario tener a la familia y las amistades junto a una, que te permiten retomar el pulso a la vida, y volver a resurgir como el ave fénix.
    No tengo experiencia similar, salvo el romper con los ex. que se puede “parecer” un poco, pero ofú, tienes toda mi admiración.
    Leí este verano un libro de Cecelia Ahern, que me hizo pensar mucho en este tipo de cosas, en como desperdiciamos parte de nuestra vida, no nos preocupamos por nosotras mismas, y nos descuidamos, el título es Una cita con mi vida. Creo que te gustaría.
    Ah, y sí, las experiencias que vivimos, nos tallan el caracter, nos hacen sentir importantes las cosas que realmente lo son.

    Besos amorosos!

    Me gusta

    • Hola guapa!

      La verdad es que es un ejercicio de liberación absoluta. Un punto y aparte, el hecho de exteriorizarlo ayuda. Pero ojo, hay que estar preparada para hablar de ello sin que te afecte. Cuando sea el momento, ya lo escribirás!

      Te agradezco tus palabras, pero ¿qué otra cosa podía hacer Marta? Era ponerme el mundo por montera y tirar hacia adelante, o hundirme en mi tragedia y la verdad, no soy así. Soy una “vividora” (en el buen sentido) de esta vida que es efímera y por nada del mundo voy a permitir ni ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca que nadie me jorobe la vida. Y te juro que no es prepotencia… Es supervivencia pura. Siempre digo que lo único que no tiene solución es la muerte… Y así es.

      Un besito amorouso!!! 😉

      Me gusta

  9. Se me acaba de romper el corazón, y una lagrima vergonzosa, asomo a mis ojos…..
    Es una historia tristísima, OLE OLE OLE Y OLE por ti, eres toda una luchadora. No puedo estar más de acuerdo contigo en todo lo que has dicho, mi lema es “Vive el momento”, y cada día me lo recuerdo, desde que hace ya unos años, un golpe durísimo, me hizo espabilar. Mi vida no ha sido un camino de rosas, pero desde que decidí ser feliz, romper con una vida que no era la mía, se acabó el amor. Encontré a la persona más maravillosa del mundo, con la que inicié esta etapa de mi vida, nueva al 200%. 200%, pero de felicidad, alegría, amor, … Soy madre, me casé, soy mejor persona, me siento genial conmigo misma … que más se puede pedir???
    P.D. Las malas experiencias, siempre tienen un lado bueno, solo hay que salir a buscarlo.
    Me alegro de que lo hayas encontrado.
    Besiños

    Me gusta

    • Hola preciosa!

      No puedo estar más de acuerdo! Quiero pensar que a fin de cuentas las cosas pasan por algún motivo. Siempre he pensado que si no hubiera pasado por todo aquello, hoy no estaría con mi marido, la persona con la que recompuse mi vida. Incluso, quizá no estaría aquí contando mi historia. Este blog no existiría… Las cosas pasan pir alguna razón, estoy segura.

      A veces es necesario romper, y volver a empezar. La felicidad hay que buscarla y disfrutarla por encima de todo.

      Un abrazo y gracias por compartir un pedacito de ti. 🙂

      Me gusta

  10. A mi me ha dado mucha esperanza leerte. Yo estoy en ese punto de haber tocado fondo, justo cuando abrí el blog es cuando pensé que estaba preparada para sacar toda la basura y desprenderme de toda la poquería. Es una lucha diaria, pero arrastro mucho, desde hace mucho tiempo…y pesa, cuesta mucho. La decepción es un golpe duro, muy duro…porque siempre aparece cuando más apoyo necesitas.

    Me alegro, me alegro y te felicito por ser quien eres, porque al final lo has conseguido…espero poder algún día mirar atrás y poder escribir algo como esto.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Hola guapísima!

      La verdad es que hace seis años creo que no hubiera sido capaz de escribir esto, de exteriorizar todo lo que me estaba pasando, así abiertamente. Como todo, primero hay que digerirlo… Asimilarlo, y lo más importante, superarlo.
      No voy a decir que no me haya costado escribirlo, hurgar en la herida, abrirla, siempre es difícil y doloroso. Pero es cierto que hoy, un tiempo después puedo hablat de ello, incluso a veces me permito el lujo de frivolizar con el tema. Está superado. Todo se supera. Todo tiene solución en esta vida aunque en el momento que estamos más hundidos no somos caoaces de verlo.

      Lo único que puedo decirte al margen de contarlo o no, es que siempre mires al frente, para arriba, al futuro. Levántate siempre que caigas y tira para alante. Porque merece la pena. La vida siempre tiene algo bueno preparado para nosotros.

      Un besazo y aquí estamos en esta ventanita 2.0 siempre que lo necesites. Sólo asoma la cabecita y llama!

      Me gusta

  11. Sólo tengo 10 minutos de batería…. Así que te dejo aquí. Tdavía me queda pendiente comentarte esta entrada. Pero merece que le ponga todo los sentidos, y poder disponer de todo el tiempo para comentar. Así que… Te comento en cuanto pueda.

    Me gusta

  12. La verdad es que sos todo un ejemplo Vero, tuviste la fortaleza de salir adelante y luchar, no rendirte. Me alegra muchisimo que hayas reconstruido tu vida y que hoy seas feliz, sos una persona muy valiente y te admiro de verdad.
    Gracias por compartir estos momentos tan fuertes, que apesar de que me hicieron llorar, al final me dejan muy contenta por vos !!!

    UN besote apretado!!!!

    Me gusta

  13. A nena, no siento pena, siento admiración, rabia porque lo hubieras pasado tan mal justo en esos momentos en donde todo debería ser alegría, y sobre todo me alegra de que al final veas lo positivo de las cosas, esa es la actitud que a mi muchas veces me falta. Un gran ejemplo!

    Me gusta

  14. Bufffffff……….me ha tocado, me ha tocado mucho…… La fibra, las entrañas y los pensamientos y sentimientos…….

    Sabes????? Yo tb pasé por una ruptura, mi hija tenía 3 años…..pero la seoaración para con su padre realmente por mi parte fue el dia que murió mi padre. Ahí fui yo la que dije basta!!!! Pero para mi misma…….. A él se lo comuniqué pasado un tiempo prudencial para no disgustar a mi madre….. Pero el disgusto fue el mismo.

    Viví esa soledad, ese vacío y ese esto no me puede estar pasando a mi……aprendí con el tiempo lomque tú también has aprendido……. Mi familia también miraban con recelo al que hoy es mi actual marido y padre de la pequeña….normal.

    En esta ocasión tampoco he dejado a mis amigos…..hay que mimarlos y cuidarlos mucho…..también tengo el mismo miedo que tú, a la soledad forzada….y a veces pienso que si algo fuera mal…….puerta!!!! Pero me da panico pensarlo…….porquepor aquel entonces era joven…..y pude con ello tras trabajar mucho mis lloros, silencios y ausencias….. A dia de hoy dudo mucho que fuera capaz de superarlo y de salir victoriosa…. Saldría como mera superviviente…imagino…..lucharía por las niñas, eso no me cabe la menor duda…..pero entonces enfocaría mi trabajo personal en saber sobrellevar la soledad a nivel de mujer.

    Un gran post.

    Me gusta

  15. He leído las dos entradas y bien, está bastante claro que las experiencias que vivimos son las que nos hacen ser fuertes y nos hacen ser como somos ahora y lo que transmitimos.
    Los comentarios de las personas anteriores te han dicho ya tanto que a mi solo me queda decirte supercalifragilisticoespialidoso.
    Nada, ni caso. Un abrazo.

    Me gusta

  16. Y olé! Gracias de nuevo por tu valentía, tu desnudez y tu generosidad. Sin más. Sin adornos. Ésa eres tú, tal cual te has hecho y tal cual vives tu día a día luchando por sacar adelante tu vida y la de los tuyos.
    A veces necesitamos un poco de Sur, para poder ver el Norte…
    Un grandísimo abrazo, pequeña.

    Me gusta

  17. Vero!!! Que duro lo que contaste pero a la vez, que bueno que a partir de todo esto pudiste crecer, confiar en vos misma, quererte y valorarte… Pudiste sacar la persona hermosa que sos, sin tapujos, liberarte! Y eso es muy positivo… empecé llorando y termino con una gran sonrisa por esta admirable lección de vida! Te quiero amiga…

    Besazo enorme che!

    Me gusta

  18. Me alegra mucho conocerte un poco más Querida y leerte es un placer, porque aunque no lo creas muchas pasamos por cosas parecidas y tenemos sentimientos parecidos, definitivamente escribirlo nos ayuda a sentirnos mejor, me encantaron muchas de tus reflexiones y me ayudan mucho también. Cariños Guapa! 😉

    ¡FELIZ DIA!ॐ
    http://mamaholistica.com

    Me gusta

  19. Mira, pena no sé si me ha dado tu historia, pero me he empezado a encabronar yo sola al pensar que el futuro papá pudiese decidir que no me quiere cuando la bichilla tenga 2 meses ¡y ya he ido al salón a regañarle por adelantado por si se le ocurre hacerme esto alguna vez! Que su madre ya le dejó bien claro que si me quería dejar lo hiciese antes de irnos a vivir juntos, posteriormente antes de la boda, después antes de tener niños… así que más le vale que se lo haya pensado bien porque la que le iba a liar mi suegra se iba a quedar a la altura de una babucha respecto a lo que le querría hacer yo. Pero, ironías a parte, me alegro de que después de momentos tan difíciles pudieses rehacer tu vida con alguien especial y que te acompaña ahora. Seguro que esta segunda oportunidad puede ser tan buena o mejor que la primera. ¡Felices vacaciones!

    Me gusta

  20. Gracias un día más por compartir una experiencia tan ENRIQUECEDORA. Porque tú misma lo has dicho: todo eso te convirtió en quien eres ahora, te llevó a las personas que hoy comparten tu vida… Te hizo FUERTE. Y PODEROSAMENTE INTELIGENTE.
    Y te lo dice alguien que empezó historias de amor con finales POEticos, sin tilde, porque el POE va por el maestro del género de terror. Y aquí estoy, todo lo feliz que se puede ser y más. Así que BRAVO por tu resurrección, tu reconstrucción, tu reinvención.
    Un beso.

    Me gusta

  21. B-R-A-V-O, BRAVOOOOO!!!!!

    Está claro que no serías quién hoy eres si no hubieses vivido tantas cosas, aunque podían habértelo hecho pasar un poquito menos mal, no? joooo qué no sé si son mis hormonas pero se me pone una cosa en el pecho al leerte…

    Me alegro de que salieras de aquello, de que hoy seas tan feliz y de que ya seas capaz de mirar atrás sin rencor.

    Gracias!!!!!

    Me gusta

  22. Es de los momentos de crisis cuando crecemos y nos hacemos a nosotros mismos!!
    Cuando descubres quien esta contigo y quien no. Quien de manera incondicional te apoya y quien se apoyaba en ti para recostarse.
    Aprendemos de lo negativo para apreciar más lo positivo.
    Y crecemos como personas y nos vamos convirtiendo en quienes somos hoy en día.

    Tenemos que gustarnos siempre para poder gustar a los demás.

    Me alegro de que el final de la historia sea positivo!!

    Un saludo.

    Me gusta

  23. No soy muy partidaria de contar en la red mis sentimientos, aunque hoy os diré algo tanto a Cris como a ti Vero . Puesto que no lo dije cuando ella contó su “cuento” . Sois dos grandes personas a pesar de los caracteres, y la vida creo que os esta compensando . Aunque estoy segura que lograreis lo que os propongáis. Solo os deseo lo mejor. Muchos besos

    Me gusta

  24. Pena nunca, pero sí un poco mal sabor de boca al saber que lo has pasado tan mal, la verdad que como tu misma dices, si no viviéramos las cosas no seríamos las que somos y no tendríamos lo que tenemos hoy y eso es lo importante, aunque está claro que las cosas que duelen duelen.

    Sin entrar en materia te diré que a los pocos meses de nacer mi Cachorro fui yo la que pensó en separarse pues la tristeza y el agobio me hacían ver cosas que no eran “para tanto” aunque en aquel momento me podían. Recuerdo una conversación telefónica con la que era mi mejor amiga en la que me dijo “no debes separarte por tu hijo” y eso me jodió enormemente pues creo que cuando las cosas van mal efectivamente hay que poner fin, sobre todo por ellos. Pero bueno no me quiero meter en jardines a éstas horas de la mañana.

    Respecto a repetir maternidad creo que pese a tus miedos no debes frenarte pues pase lo que pase sé que Maridín estará contigo y no tiene por qué repetirse la historia, la verdad que creo o intuyo que él te ha demostrado que no tiene nada que ver con la otra persona, así que… no pienses, no analices y como tu misma dices VIVE.

    La verdad que has de sentirte bien orgullosa de ti misma pues eres una luchadora y estoy segura que tu hijo estará más que orgullosa de ti. Tienes toda mi admiración hermosa. Un besazo.

    Me gusta

  25. Pues yo no siento ninguna pena por ti. Veo a una persona fuerte, madura, que ha sabido reinventarse y apre(he)nder de todas las cosas que le han pasado en la vida… las buenas… y también las malas. Que se rompa una relación siempre es duro, pero si esa ruptura se produce en una puérpera es dolor es doblemente insoportable. Muchas personas en tu lugar habrían tenido una depresión posparto de impresión… y tú sin embargo, sacaste fuerzas por tu hijo, te pusiste el machete entre los dientes y hasta hoy…
    Me encanta.. Me encanta.
    No me suscitas ninguna pena… y sí una gran ADMIRACIÓN.
    Un besazo y gracias por compartirlo con nosotr@s

    Me gusta

  26. Mira, ese primer pensamiento con el que abres la entrada lo he tenido yo en muchas ocasiones, porque hay veces de las que me arrepiento y avergüenzo de comportamientos del pasado. Pero luego pienso que eso me hizo forjarme como soy ahora y quizá, gracias a eso, ahora esté con la persona más importante de mi vida, a la que quiero con toda mi alma y que tanto me quiere a mí.

    No voy a juzgar la ruptura de tu matrimonio, entre otras cosas porque no conozco la historia y aún así, no sería quién, pero sí sé que ese no es el momento… y que quizá tendría que haber aguantado algo más y ayudarte, porque al fin y al cabo eras una persona a la que había querido y que estaba atravesando una mala época: ¿qué menos que ayudar en vez de salir corriendo?

    Totalmente de acuerdo con que hay que cuidar a los amigos. Yo también los descuidé bastante en una etapa del pasado de la que ahora me arrepiento, pero gracias a Dios los repesqué, en parte porque ellos son maravillosos.

    Me alegra ver que has renacido de tus cenizas y que eres una mujer fuerte, ¡¡y olé tú y tus narices!! (por decirlo fino). Estate orgullosa de haberlo superado, de ser como eres ahora, que está claro que le gustas a mucha gente. Y adelante con la vida, con tu hijo, con tu maridín, que está claro que te quiere y no va a dejar que caigas.

    ¡Un abrazo grande y gracias por compartir esta historia con todos! Se aprende mucho. ¡Gracias, linda!

    Me gusta

  27. Qué te puedo decir? No hace mucho que nos conocemos, pero lo justo para saber que eres una tía que merece la pena y que los tiene bien puestos! jajaja En serio, solo puedo decir ole por ti. Por superar ese momento tan duro, por tener fuerzas para sacar enseñanzas de él y por no cerrarte al amor. Y tienes razón, los amigos son imprescindibles… Un abrazo enorme, y tienes toda la raz´on. En ningún momento he sentido pena sino admiración por tu actitud.

    Me gusta

  28. Hola niña,

    Pues como dice Fina, olé y olé y olé. Por contarlo, por haber sido capaz de remontar en una situación tan difícil, por haber aprendido tanto…A mí no me das pena, es fácil decirlo porque ahora ya ha pasado todo, cierto. Aunque sospecho que si te conociera de verdad y te hubiera conocido entonces tampoco me la habrías dado, sino más bien admiración por tu valentía.

    Enhorabuena por haber llegado hasta aquí, con un par…gracias por compartir tus sombras.

    Un besote!

    Me gusta

  29. Hola amore…

    Solo puedo ponerme en pie y hacer una ovación cerrada, y gritarte “Ole y ole!!”

    Me encanta la gente que saca lecciones de las cosas malas, que aprende por el camino, que no se queda solo con el poso negro (aunque éste no desaparezca nunca de la memoria, desafortunadamente).

    ¿Y sabes qué? Que tu me encantas ^^ ¿Y sabes otra cosa? Que mereces la pena, y maridín lo sabe, por eso no te va a dejar escapar 🙂

    ¿Y sabes otra cosa? Que a ver si hacemos una escapada al norte y te conozco, que me muero de ganas :))))

    Gracias por compartir tu experiencia, tu dolor y tu positivismo.

    Un besote y buenos días, guapérrima!!

    Me gusta

  30. Nena de pena nada! Yo lo que he sentido al leerte es pura admiración. No soy tan optimista como tú, cualquiera que se dé una vuelta por mi blog podrá comprobarlo… Jiji Y una vivencia como la tuya me hubiera hundido, casi con total seguridad. Intento ponerme en tu lugar y me rompo, literal. Pienso que mi hija me habría devuelto la vida, como viene haciendo siempre, que aferrarme a ella habría sido la única salida.
    Eres ejemplo, te guste o no, de positivismo, coraje, valentía… Mil cosas más que no me caben.
    Pero tienes razón en que todo pasa por algo, y de todo podemos sacar aprendizaje. Estoy convencida que ahora valoras mil veces más cualquier gesto amable de tu maridín.
    El resto es pasado… Que se quede en su lugar.
    Besazo, mi jueves (vivida también, vaya si vivida…)

    Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s