150 palabras. Volviendo a ser un niño.

Volviendo a serfather-and-son-hi un niño

(Sangre, recuerdos, sonrisa)

Mario tenía 35 años y por un momento los recuerdos se apoderaron de su mente, el niño pequeño que un día fue surgió. Cerró los ojos, elevó los brazos poniéndolos en forma de cruz, cogió aire y echó a correr por toda la estancia imaginando que era un avión emitiendo sonidos y haciendo quiebros con sus alas imaginarias. Sara, su hija, aunque atónita, le siguió sin pensarlo y él esbozó una sonrisa

Pararon, y con la respiración aún entrecortada cayeron al suelo entre carcajadas. Fue realmente divertido. Se dieron la mano…

Llevaba una vida frenética, trabajo, reuniones, viajes,… En ese momento fue consciente de que su vida debía cambiar, le hervía la sangre sólo de pensarlo. Sara crecía rápido, el tiempo volaba y sentía que se le escapaba de las manos. Aquel momento de locura le hizo darse cuenta que esos pequeños momentos con su hija le llenaban de vida.

___________________________________________________

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (Diario de algo especial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!

Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

Imagen cortesía de http://www.clker.com

25 pensamientos en “150 palabras. Volviendo a ser un niño.

    • Gracias guapa!! Me alegro que te haya gustado el mensaje. Un poquito de reflexión de vez en cuando jejeje.

      Creo que ya lo he contado, pero no sé si en mi blog o en algún comentario que os he hecho a vosotras… El otro día, escena: Nano en el baño presuntamente lavándose los dientes, yo en la cocina marujeando, digo… fregando. Y empieza a gritar como un loco sin ton ni son… y de la misma me puse yo a hacer el tarzán, a grito pelao, claro, qué más quiere el ciego que ver… Ahí empezamos los dos a devolvernos gritos tarzánicos como locos… jajajajaj Hasta que llegó papá Juancar y nos grito “Vais a parar ya que me duele la cabeza!!!” jajaja pero mira, ese ratito nos lo pasamos genial, y oyendo sus carcajadas se me quitaron por lo menos tres arrugas!! 😉

      Me gusta

  1. Me recuerda al video que puse en instagram, mi hija mayor con la escoba de juguete jugando a los caballos, me encantó su iniciativa, al igual que tu relato, deberíamos centrarnos más en nuestros hijos, porque el tiempo pasa, sí, muy rápido.

    Me gusta

    • Sí… muy rápido. Demasiado. Madre mía si me miro en el espejo y ya empiezo a tener arrugotas!!! Como para no crecer los peques. Un ejercicio de reflexión deberíamos hacer a menudo. Parar de ese ritmo frenético que nos va llevando poco a poco y no nos deja parar. Nos necesitan, nos reclaman. Y además es estupendo pasar el rato con ellos.

      Un besote!!

      Me gusta

  2. Que bonito, que bien trasmites esa necesidad de estar con nuestros hijos. Me has recordado tanto lo que estoy viviendo, mi princesa se llama Sara y yo estoy aprovechando ese tiempo que pasa rápido. Gracias. Parece que lo hubieras escrito para mi.
    Besazos

    Me gusta

    • Hola princesa,

      Pues ahora que lo dices, no me había dado cuenta, pero perfectamente podría haberlo escrito pensando en ti, el otro día me dejaste mustia. Quizá mi subconsciente hizo de las suyas.

      Si te gusta, te la regalo, jejeje. Un besote guapa!!

      Te veo más animada, me alegro. Buen día!! 😉

      Me gusta

      • Gracias!!! Me encanta tu regalo, jejeje. Y la verdad, es que sí parece que estoy más animada, llevamos unos días buenos. Besazos y gracias por tu apoyo 🙂

        Me gusta

  3. Que pena que la conciliación de la vida familiar sea tan complicada. Yo ahora saco a mis hijas del comedor y las traigo a casa porque me da la sensación de que se están creciendo muy deprisa. Como trabajo en casa me apaño como puedo y creo que es lo mejor que he hecho, ahora disfruto de ellas una hora y media más al día.

    Me gusta

    • Hola bella!!

      Pues pudiendo hacerlo desde luego que es mucho mejor. Al final pasan casi casi más horas fuera de casa que con la familia. Las obligaciones laborales no se pueden dejar de lado, y mucho menos con la que está cayendo… pero existiendo esa posibilidad, no hay duda.

      Un abrazo!

      Me gusta

  4. Mixka, precioso!!!!! Técnicamente impecable, como nos tienes acostumbrados, y hoy con un mensaje maravilloso. Genial como has introducido la palabra sangre es un relato salpicado de ternura. Me ha encantado… y añado que necesito leer más también de ti.
    Un besazo!

    Me gusta

  5. Hola guapísima!
    Qué gran mensaje, claro, directo y conciso…me ha encantado! Creo que el ritmo diario que llevamos nos hace plantearnos a más de uno muchas veces este tema. Yo creo que ya conseguí abordarlo con éxito y decidir disfrutar de ellos plenamente. Un besazo y a disfrutar del domingo.

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Gracias! Me alegro que te haya gustado. A veces tan sólo es un “click” en la cabeza para hacernos despertar de nuestra vida frenética. Me alegro que hayas conseguido combinar todas las responsabilidades y dedicar el tiempo que merece a la más importante de todas.

      Un abrazo y feliz domingo!

      Me gusta

  6. Muy buen relato! Esos momentos son cuando te das cuenta que lo mas importante no siempre son las obligaciones si no los momentos mágicos, verles crecer y sentir que no se te escapa su infancia y su esencia entre trabajo, stress y cosas que limpiar y que hacer… feliz dominguin! Jijiji

    Me gusta

    • Hola guapa!

      Y lo mejor de todo es que disfrutas con esos momentos!!! Por desgracia la sociedad nos empuja casi casi a todo lo contrario. El otro día se puso a dar berridos el enano, sin ton ni son, y cogí yo y me puse a gritar también en plan tarzán, yo en la cocina y él en el baño… nos tenías que haber visto, los dos muertos de risa… y cada vez más… Luego vino papá… y nos cortó el rollo jajaajjaja ¡Queréis dejar de dar voces! jijijiji Pero chica, esos momentos me los llevo conmigo. 😉

      Aprovecha a disfrutar del pequeñín y del no tan pequeñín porque en dos días en lugar de ir de bautizo nos vamos de boda!!! jajajajaja

      Un besote fuerte! 🙂

      Me gusta

    • Hola guapa!

      Sí, es una pena… A veces nos dejamos llevar por el día a día y las obligaciones y las responsabilidades y una infinidad de “y…” El tiempo pasa. Yo miro a mi hijo, y siento una nostalgia tremenda. A veces es complicado, pero si nos damos cuenta y tratamos de hacer algo, aunque sea poco, será mejor que nada.

      un abrazo!

      Me gusta

    • Muchas gracias María,

      La verdad es que viniendo de ti el comentario me hace sentir satisfecha. He tuiteado tu relato y todo. Escribes con una calidad y un uso de los recursos literarios de escándalo!! Excelente tú, jajajajaja.

      Feliz día bella.

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s