¡Cómo crecen nuestros niños y niñas!

En estastick-29455 esta entrada encontrarás unas sencillas nociones sobre uno de los parámetros de control que nos ayuda a conocer si el crecimiento en el niño o la niña se está produciendo dentro de los valores normales. Para saber si es así, es necesario que conozcas…

¿Qué es la talla y por qué se mide?

La talla es la altura de una persona de la cabeza a los pies.  El aumento de la talla es uno de los parámetros que nos indica la evolución del crecimiento.  El Crecimiento es el aumento en número y tamaño de las células corporales, expresándose en las personas con un aumento de talla. Además es un indicador medible.

¿Cómo se realizan las mediciones?

Distinguimos dos formas de realizar la medición. Desde los 0 a los 2 años se mide la longitud con un tallímetro horizontal, mientras que a partir de esa edad lo haremos con uno vertical.

¿Cuáles son los valores normales?

Se considera que un parámetro o una talla son normales si su valor se sitúa entre los percentiles 97 y 3. Los niños excesivamente altos o gordos están por encima del percentil 97 y Los niños excesivamente bajos o delgados se sitúan por debajo del percentil 3.  A continuación encontrarás los estándares en cuanto al crecimiento de la talla:

Recién nacido
50,3 cm Niños
50,3 cm Niñas
3 meses
59 cm Niños
60 cm Niñas
6 meses
65 cm Niños
67 cm Niñas
9 meses
70 cm Niños
72 cm Niñas
12 meses
74 cm Niños
76 cm Niñas

*Estos valores son aproximados, pudiendo existir una pequeña desviación en los valores.

¿Qué es un percentil?

Cuando el pediatra nos dice que nuestro bebé se encuentra en una talla del percentil 50 correspondiente a su sexo, significa que el 50% de los niños o niñas de su misma edad miden más que él o ella y que el otro 50% miden menos. Miraremos la curva de percentiles posicionándonos en la edad de nuestro hijo o hija y en la medida correspondiente, así veremos en el percentil que está situado nuestro o nuestra pequeña.

¿Y si observamos alteraciones en la talla de nuestro hijo o hija?

La alteración del crecimiento puede definirse como una desviación del patrón normal del crecimiento de los niños y niñas sanas. Es importante recordar que, dado que no existen dos niños exactamente iguales, no hay que darle excesiva importancia si el niño o niña presenta una talla ligeramente por encima o por debajo de lo indicado en las gráficas para su edad y sexo. Lo importante es que vaya ganando talla a una velocidad adecuada. El problema puede surgir cuando repentinamente se desvía de forma rápida del patrón de crecimiento que había estado siguiendo hasta ese momento. En ese caso será recomendable consultarlo con el pediatra.

¿A qué se deben estas alteraciones?

Pueden ser motivadas por diferentes causas, aquí veremos algunas de ellas: Talla baja familiar: en este caso los factores genéticos son fundamentales. El retraso constitucional del desarrollo: es este caso se produce un retraso en el inicio de la pubertad y del “estirón”. Durante un tiempo el niño puede parecer más bajo pero alcanzará una buena talla en la edad adulta.
También influyen factores genéticos: alguno de los padres o ambos iniciaron la pubertad muy tarde. En estos casos la edad ósea está atrasada respecto a la edad cronológica del niño. Las pruebas hormonales son normales. Al final la talla adulta está dentro de los límites de la normalidad. Alteraciones de la hormona de crecimiento: la ausencia completa de esta hormona es una enfermedad muy rara. Lo más frecuente es que se detecten pequeños déficits, alteraciones en su producción, de la calidad o de los sitios donde actúa la hormona.

Aquí encontrarás un artículo muy interesante sobre las alteraciones del crecimiento.

“Un jardinero no debe ser impaciente. Las flores necesitan tiempo para desarrollarse; si se intenta apresurar su crecimiento, se les hace más mal que bien. Se las puede proteger contra los elementos, se las puede dar de comer y de beber, pero no resulta difícil matarlas si se las proporciona demasiada comida o bebidas demasiado fuertes. Ellas responden a la simpatía; son capaces de soportar tratamientos extremadamente duros. En resumen, se parecen mucho a los seres humanos”
Alexander Fleming. Médico y científico.

4 pensamientos en “¡Cómo crecen nuestros niños y niñas!

  1. Sabes que nuestro pediatra nunca en la vida me ha nombrado nada de los percentiles? Solo en la última revisión, a los 18 meses, me dijo que estaba un pelín bajo de peso, pero que sin importancia. Asiq ni una vez he mirado una tabla de esas, vaya a ser que me empiece a volver loca a estas alturas… jajaja!

    Me gusta

    • Bueno, entiendo que si todo va dentro de los parámetros que se consideran normales, el pediatra no te diga nada. Pero en ka cartilla del peque anotan la evolución.

      No dejan de ser datos estadísticos, pero que nos ayudan a conocer si lis peques crecen a un ritmo… Normal.

      ¡Un besote!

      Me gusta

    • Claro, es una forma de saber que va creciendo dentro de li normal. Esos controles se los hace el pediatra y lo anota en el librito médico de Nenúfar… En realidad cuando todo está dentro de lo normal no es necesario preocuparse!
      A veces, los padres se obsesionan con estas cosas… Y no procede tampoco.
      Pero siempre está bien conocer en qué se basan cuando miden a nuestras criaturas 😉

      Me gusta

¿Me dejas un pensamiento?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s